Fernando Signorini: "Maradona seguirá vigente en la memoria por el resto de la vida que le quede a la humanidad"

Fernando Signorini fue preparador físico personal de Diego Maradona en su época de futbolista y como entrenador, un íntimo en vida que hoy nos atendió en exclusiva desde Argentina para hablar de su relación con 'La Pelusa'.

Por Edgar Witty

Era lunes por la tarde y estaba muy ansioso ya que después de varios días, finalmente logré conseguir una entrevista en exclusiva con Fernando Signorini, que seguramente si eres cercano a la época de los 'millennials´ como yo, no sabrás de quién se trata.

Seguramente vas a ´googlear´ su nombre, pero antes de eso te adelanto que se trata del preparador físico de la Selección de Argentina en los mundiales del 86', 90', 94', 2010, entrenó a Diego Maradona y Lionel Messi e inclusive al mismo Pedro Troglio, hoy entrenador del Olimpia.

Hablar con Signorini es conversar con un hombre de muchas anécdotas y experiencias inigualables que conoció mejor que nadie el cuerpo y la mente de Diego Maradona, hasta el día de su muerte. Hoy relata parte de sus pasajes vividos a la par de un ídolo mundial que según él, nunca será recordado hasta el final de nuestra existencia humana.

Saludos líder, conversar con usted es hablar de mucho tiempo en historia de fútbol. ¿Cómo fueron sus inicios en el fútbol?

Yo cursé la carrera de educación física y tenía decidido que me dedicaría a la preparación física de jugadores de fútbol. En el deporte individual prefería el tenis, afortunadamente tuve la posibilidad en ambos de poder sacarme el gusto.

¿Nunca se visualizó como futbolista?

No, yo como Eduardo Galeano tenía dos problemas y uno era la pierna derecha y otra la izquierda. Le pegaba con las dos, pero juntas.

¿En todo su pasaje como preparador físico cuál ha sido el jugador que más le ha impresionado por su forma de entrenar?

Sin duda ha sido Diego Maradona, no solo por su parte física, sino por todo lo que tenía que ver con su amor por el juego, por descubrir los secretos y usarlos a favor de la eficacia suya y del equipo en que intervenía.

Hay una fotografía muy recordada de usted y Maradona en un entrenamiento a lo Rocky Balboa previo al Mundial de Estados Unidos del 94´...

Sí, era un momento especial en su vida, su último gran desafío de jugar su cuarto mundial. Rescato esos días en medio de los campos de desierto en la Pampa de la provincia con cariño.

¿Con qué tipos de desafíos se han encontrado como preparador físico a lo largo de su carrera?

El desafío era siempre el mismo, antes que nada, conocer a los jugadores. Si quieres ayudar a alguien, debes conocer no solos su punto de vista físico, sino también sus certezas, sus dudas, temores, convicciones y a partir de allí tratar de ayudarlo para que puedan rendir a la hora de comenzar a jugar. Siempre ha sido así y creo que es el argumento.

¿En qué ha cambiado el futbolista de los años 80´, 90´con los que vemos hoy en cuanto a su preparación?

Lo que ha cambiado es la sociedad, antes era un ambiente más romántico, no solo en el fútbol, sino también a nivel social. Hoy hay un desarrollo bastante preocupante del individualismo y también de los medios de comunicación que han transformado el fútbol en un argumento imprescindible, yo pienso que es equivocado. En Argentina últimamente ha habido hechos preocupantes, dos o tres jugadores han decido poner fin a su vida, el último fue un chico de Godoy Cruz por ser dejado afuera de las convocatorias de los clubes. Los mensajes que bajan desde los medios son preocupantes y llevan a estos chicos a un grado de depresión.

Ver: Las 20 fotografías más recordadas de Diego Maradona que quedarán para la historia

Son puntos de fluctuación fuerte entre los jóvenes...

Es inaceptable, el deporte fue creado con la idea de preservar y mejorar la salud, no solamente física, sino también emocional, pero hoy a favor de los intereses del gran negocio.

Líder, usted fue uno de los privilegiados de estar a la par de una leyenda en primera fila: ¿Qué le dejó su amistad con Maradona?

Sin lugar a duda. Ha sido un gran privilegio haber estado tanto tiempo junto a él compartiendo una parte de su increíble zaga de vida, quedan recuerdos maravillosos de un chico que también lo era y un jugador extraordinario.

Hay una fotografía en su Instagram donde Maradona aparece colgado de los pies... cuénteme sobre ello.

Eso era un sistema que utilizábamos para tratar de liberar su zona lumbar porque él tenía un grave problema de inflamación en su nervio ciático por sus movimientos bruscos y era en función de eso que se colgaba para poder ayudarlo a que sus discos se pudieran separar, aunque sea unos milímetros para no comprometer el dolor que sentía en el campo de juego.

¿Fue un método de ustedes directamente?

Fue por sugerencia del doctor Rubén Darío Oliva que era su médico personal.

Diego Maradona colgado sobre sus pies.

Michael Jordan tuvo a Scottie Pippen, Messi a Iniesta y Xavi, Cristiano Ronaldo a Mesut Ozil: ¿a quién tuvo Diego Maradona como mejor aliado?

En la selección hizo buenas millas con Claudio Caniggia quien siempre rescataba como uno de los jugadores con el que mejor se entendía, pero también en el Mundial del 86´con Jorge Burruchaga, en el Napoli con Antonio de Oliveira; siempre tuvo, él además lo buscaba. Es cierto que cuando mejor son las compañías, mucho mejor es uno mismo, sobre todo cuando es alguien de la capacidad increíble de Diego Maradona.

¿Profesionalmente cómo era Maradona?

Hubo dos etapas, la primera fue cuando trataba de llegar a la cima que se había propuesto llegar, a la cima de poder ser uno de los mejores del mundo y lo segundo a partir de su adicción a la cocaína. Mientras él estuvo libre de eso, fue un profesional cien por cien responsable que trataba todos los días de ser mejor que el día anterior, muy querido por sus compañeros y un rebelde por autonomía de las injusticias que el poder del fútbol en esa época ejercía en el fútbol.

Cito sus palabras: usted dijo en un medio argentino -preferiría que Diego se muriera antes que lo despersonalizaran de esa manera- ¿tan malas eran sus amistades?

Yo creo que no, de lo contrario nos los hubiese elegido. Eran malas para la gente que se sienten capaces, hasta de la ridiculez de pretender elegirle los amigos a los demás, es como que de pronto alguien te dijera a vos que tienes que cambiar tus amigos por otros, como si fueras un títere. Él tenía el derecho de estar con los amigos que él quisiera.

¿Tan desordenada fue la vida del ídolo?

Yo llegué a él cuando prácticamente estaba descartado para jugar por una fractura en la articulación de su tobillo izquierdo, desde allí el surgió como el ave fénix, puso toda su voluntad y cariño por el fútbol. Él tenía en el fútbol la única posibilidad de transformar su vida y la de su familia que un principio había sido bastante preocupante tras haber surgido de una condición social muy humilde, en ese sentido, Diego era un profesional ejemplar que sentía un enorme amor por el juego y por la camiseta argentina, además de un compromiso ineludible para su familia.

¿Qué es la muerte para usted cuando la vida le arranca a un amigo como Maradona?

Es tener que disfrutar todavía de esa relación que tuvimos, de esos momentos maravillosos, eso es lo queda. Aunque seas analfabeto sabes que algún día te tocará irte, pero a mí me quedan recuerdos maravillosos, por eso siempre lo recuerdo con una sonrisa luminosa, no le voy a dar el gusto a la muerte de andar llorándolo por los rincones, fue un chico lleno de vida, prefiero recordarlo de esa manera.

¿Cuándo fue la última vez que tuvo contacto con Diego antes de su muerte?

Fue hace tiempo, él siempre andaba por varios lugares del mundo, iba y venía. La última vez que estuvimos juntos fue en el fallecimiento de su padre, después de allí solo por mensajes.

Fernando junto a Maradona en el Mundial de México 86´

¿Cómo será recordado Diego Maradona más allá del ídolo mundial?

En su recuerdo está condenado a ser inmortal, se me ocurre pensar que 2.800 años después de Ulises, Homero, Aristóteles -época que no había radio o televisión- sin embargo, su obra ha llegado hasta nuestros días. Diego Maradona seguirá vigente en el recuerdo y memoria por el resto que le quede a la humanidad en esta aventura de vivir sobre la tierra.

Te puede interesar: Muere Diego Maradona a sus 60 años

¿Cómo lo recuerda como entrenador?

Como una persona de gran carisma, no tuvo el tiempo de prepararse como entrenador, pero con el tiempo trataba de ser mejor que hoy y logró campañas fantásticas como en el Dorado de Sinaloa, equipo en el que llegó siendo último en la tabla y lo hizo jugar las dos finales por el ascenso. Entre las cosas que le caracterizaban es que siempre se ponía del lado de los más débiles, él no pedía equipos de gran prestigio, quería ir a los equipos donde menos posibilidades.

¿Por qué fracasó Maradona en el Mundial de Sudáfrica 2010 con un Messi en su mejor momento?

No estoy de acuerdo, primero porque Messi no estaba en su mejor momento, era un chico de 23 años que a su misma edad Diego no pudo hacer mucho en el Mundial del 82. El equipo tenía jugadores por debajo de los 23, como Sergio Agüero, Otamendi; el Mundial de esos chicos iba a ser el próximo (Brasil) donde se les escapó el chico por muy poco, por ello también ese poco dominio de la situación del partido, creo que fue dentro de todo un Mundial aceptable. Ganar es siempre una posibilidad y nunca una obligación. Ese equipo se encontró perdiendo ante un rival como Alemania.

Fernando Signorini, Lionel Messi y Maradona durante el Mundial de 2010

¿Cómo fue la preparación física de los jugadores del 2010?

Prácticamente no se puede hacer nada, estuvimos en preparatoria 10 días antes del comienzo del Mundial, allí fundamentalmente con jugadores que venían de calendarios recargados por semanas. Había que privilegiar el otro lado importante del entrenamiento que era el descanso. En el algún momento la FIFA tendrá que revisar eso, no se puede privilegiar una competencia con jugadores que llegan con sus últimas energías a disputarlo. El último mundial (2018) hubo gran cantidad de futbolistas lesionados. Los que manejan el negocio le están apretando demasiado el cuello a la gallina de oro y algún día se tendrán que lamentar de eso.

¿Fue un tirón de piernas?

Es mucho lo que se habla y el periodismo hace su juego perverso y miserable. Los jugadores de cualquier selección del mundo intentan dar lo máximo y después, te repito, lo importante es participar. Hay muchos que no pueden y se quedan con las ganas. Después del Mundial hay uno solo que se salva de los críticos y es el campeón.

¿Fue un golpe duro no levantar el título en Brasil?

Yo puedo decir lo que me produjo a mí y fue absolutamente conforme, cualquiera firmaría antes jugar la final y Argentina lo hizo, el triunfo se escapó por esas imponderables. Ese día la suerte calló por el lado de Alemania que fue un digno campeón.

¿Sabe del éxito del Pedro Troglio en el Olimpia?

Desde aquí le envío un abrazo, tengo muchos recuerdos maravillosos con él. Yo me alegro que así sea, porque todo lo bueno que le pase, lo merece.

¿Qué tipo de futbolista fue ante sus ojos?

Un típico jugador argentino, enamorado de todo lo que hacía y orgulloso de vestir los colores de la selección de Argentina, él fue un maravilloso intérprete de un modo de sentir y de expresar el juego y la vida.

¿Fueron muchos momentos gratos con Pedro y Maradona no?

Fueron casi 11 años, hay una gran cantidad de anécdotas que a veces haces que me pellizque para darme cuenta que no estoy soñando, que fueron realidades todas esa historias vividas.

¿Vendrías a Honduras? ¿Has tenido comunicación con Pedro Troglio?

La última vez que hablé con Pedro fue cuando estuvimos en Perú, estuvimos tomando un café, pero hace tiempo que no lo veo. Me encantaría conocer ese país, que como todos de nuestra querida América me llena de curiosidad por conocer su paisaje, su cultura, su gente, estaría muy bueno viajar hasta allí.

La invitación está abierta, espero que pueda venir...

Ojalá pudiera ir, a alguna charla, conferencia; como siempre la posibilidad está abierta de cara al futuro.

¿Qué le ha dejado sus años de trayectoria?

La certeza de que si el fútbol no sirve -como alguna vez dijo Menotti- como una maravillosa excusa para ser feliz, a la que yo agrego -si no sirve como argumento formativo, no sirve para nada- solo para el gran negocio y dar una vuelta olímpica o alegrarse después de una gran victoria o entristecerse después de una gran derrota, entonces no han entendido nada. Otras son las cosas que me preocupan en esta sociedad convulsionaba en donde hay tantos chicos que por no tener, no tienen ni siquiera para comer, sin empleos, sin techos. El fútbol nació para las clases populares porque desde allí sale la posibilidad de ser felices y tratar de ello.

Finalmente, ¿sigue activo o ya está por el retiro?

Ahora estoy formando parte de la escuela de César Menotti y con dos proyectos ligados al fútbol social que me tienen ocupados.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias