Internacionales

¿Qué pasó con la selección húngara de fútbol después de su Era Dorada?

Dentro del fútbol europeo, la llegada de los años 50 trajo como sorpresa la época dorada de la selección de Hungría.

2022-12-01

Dentro del fútbol europeo, la llegada de los años 50 trajo como sorpresa la época dorada de la selección de Hungría. Un equipo que revoluciona el fútbol y que estableció las primeras bases de ese fútbol de otra que posteriormente la naranja mecánica de Holanda desarrollaría para mayor gloria de sus jugadores y aficionados.

Sin embargo, esta época tendría su final unos 25 años después, iniciando un periodo de declive que debemos conocer. Un cambio que se hubiera pagado bien en las casas de apuestas como Bet365, de no ser por el pequeño detalle de que por aquel entonces las casas de apuestas online no existían y de que bet365 en concreto no nació hasta el año 2000. Bromas aparte, conozcamos la historia de esta mágica selección y cómo el fin de su época dorada la llevó casi a su desaparición.

La época dorada de Hungría

Aunque Hungría ya había cosechado un subcampeonato del mundo en 1938, su época dorada comienza en 1950. Los efectos de la Segunda Guerra Mundial afectaron a todas las selecciones, aunque en el caso de Hungría el cambio de normativa relativa al profe-sionalismo le dio un pequeño impulso.

En este contexto, en el periodo transcurrido entre 1948 a 1956, la selección jugó 52 partidos de los que solo perdió uno, la final del Mundial de 1954 contra Alemania. Sin embargo, los resultados serían siendo favorables aún a pesar del desmembramiento del equipo debido a la invasión del país por parte de las tropas soviéticas en 1956. Muchos jugadores acabaron recalando en España o en Italia y no podrían volver a su selección durante mucho tiempo. Precisamente esta es la causa por la que Puskas acabó jugando en el Real Madrid e incluso en la selección española, tras conseguir la nacionalidad.

Estos fueron algunos de sus compañeros en esa época dorada.

● Zoltán Czibor

● Sándor Kocsis

● Nándor Hidegkuti

● Ferenc Szusza

● József Bozsik

● Gyula Grosics

A pesar de ello, la selección siguió sumando participaciones en mundiales y eurocopas, en las que realizaría un papel interesante. La prueba la tenemos en la medalla de oro en las olimpiadas de Helsinky de 1952 o la Copa Gerö de 1953. El juego rápido y táctico de esta selección marcó una época que serviría de referencia a futuras selecciones como la naranja mecánica de Cruyff.

Un declive de largo plazo

La llegada del Mundial de 1974 supondría el punto inflexión de esta época dorada, da-do que no sería capaz de clasificarse para ninguno de los cuatro mundiales siguientes hasta México 1986. En este último, como ejemplo, Hungría solo gano 2 de los 9 partidos de la fase de grupos. Un aviso de lo que estaba por venir y que llevaría a la selección a desaparecer de la esfera internacional durante muchos años.

Y es que, por si no fueran pocos los problemas de la selección hasta 1986, debido a la caída del sistema comunista en Hungría en este año muchos de los clubes desaparecie-ron, debido a la situación económica del país. Algo a lo que se sumaba una falta de rele-vo generacional, dado que desde el Gobierno central no se potencia el fútbol de base y en consecuencia, las generaciones que iban jubilándose del fútbol profesional no eran reemplazadas por nuevos jugadores de calidad.

Las consecuencias de esta situación resultarían gravísimas, hasta el punto que, desde 1987 hasta prácticamente 2014, la selección pasó por las diferentes clasificaciones de Eurocopas y mundiales con más pena que gloria. Como prueba, tenemos las derrotas frente a algunas de las peores selecciones del mundo tales como Malta o Moldavia, o bien la clasificación para la Eurocopa 2008 en la que Hungría quedó penúltimo de su grupo. Una racha de resultados que deja bien claro que la grave crisis que sobrevino so-bre la selección húngara tras el final de esa época dorada se iba a mantener durante mu-chísimos años.

Una pequeña esperanza

En los últimos años, con la llegada del técnico alemán Bernd Storck, Hungría rompe la serie de ausencias de torneos internacionales clasificándose para la Eurocopa de 2016 tras quedar tercera de su grupo. Un evento en el que sería capaz de superar la fase de grupos, aunque caería derrotada por 0 a 4 ante la selección de Bélgica, una de las más potentes de aquel entonces.

Sin embargo, pese a esta señal de mejora, en las eliminatorias del Mundial Díaz 2018 caería derrotada ante la selección de Andorra y quedaría tercera de su grupo tras Portu-gal y Suiza. Una mala noticia que sería compensada por el ascenso al Grupo A de la Liga de Naciones de la UEFA durante el ejercicio 2020-2021 atrás. Un evento donde de nuevo la selección húngara mostró una buena imagen, aun a pesar del grupo complejo que le tocó jugar.

En consecuencia, aunque lo veremos con el paso del tiempo, parece que los tiempos de ostracismo de la selección de Hungría han quedado atrás, aunque también los años do-rados de su gran fútbol total.