Carlos Mejía y su conmovedor reencuentro con su papá gracias a Facebook

El delantero, figura de Honduras en el Premundial Sub-20 en Bradenton, Florida habló en exclusiva para Diario Diez y relata el reencuentro con su padre.

Carlos Mejía con su Padre Adonis 'Zapatilla' Mejía y su hermanito Kengel Mejía.
Carlos Mejía con su Padre Adonis 'Zapatilla' Mejía y su hermanito Kengel Mejía. *
BAYRON GÓMEZ

Hace ocho años dejó a su familia sin dar explicación alguna. Emigró a Estados Unidos buscando un mejor futuro, pero Carlitos tenía apenas 10 años y no entendió la decisión de su padre Ignacio Mejía, porque no volvió a saber nada de él.

Leer más: Chirinos: "Selección Sub-20 de Honduras arriba a Tegucigalpa con el boleto a Polonia

Hoy tiene 18 años, se ha convertido en un futbolista profesional y uno de los más grandes prospectos para el futbol hondureño, ahora en el 2019 jugará su segundo mundial juvenil, antes estuvo en la India 2017.

mejia 2.1(800x600)

Carlos Mejía quiere seguir los pasos de su padre, en el recuadro cuando su vástago jugaba en Victoria.

Antes de viajar al Premundial en Bradenton, Florida, Carlos Mejía, conocido entre sus compañeros como "Zapatilla", también llevaba una meta muy personal, hizo uso de Facebook para saber de su padre y sin resentimiento alguno le pidió volver a verse y ha sido una de las mayores satisfacciones que le ha dejado este viaje a Estados Unidos.

También en su estadía en Bradenton, Carlos tuvo la oportunidad de conocer a su hermanito menor llamado Kengel Mejía de seis años.

"Eran casi ocho años de no saber nada de él desde que se vino de Honduras, lo busqué por redes sociales, nos comunicamos y lo fui a buscar. Sentí nervios y una sensación extraña después de tanto tiempo, pero sobre todo una gran emoción", dice el jovencito muy nostálgico al recordar este momento.

mejía.5(800x600)

Carlos compartiendo de un momento ameno con su querida madre Gladys Estrada.

"Le doy gracias a Dios y al fútbol por haberme concedido ese deseo de volver a encontrar a mi padre, pues cuando él se vino de Honduras yo tenía 10 años y él jugaba en el Victoria en Primera División", agregó sobre su vástago quien tuvo que emigrar a los Estados Unidos tras una grave lesión en una de sus rodillas que lo apartó de las canchas y luego no encontró empleo.

Tras la marcha de su papá la vida siguió golpeándolo más adelante, hace dos años se quedó sin sus abuelos, ambos murieron, también falleció una tía y por si fuera poco su madrastra, pero gracias al deporte ha logrado reponerse de estos golpes.

SIGUIENDO LOS PASOS DE SU PAPÁ

Desde muy pequeño y siguiendo los pasos de su padre se decantó por el deporte rey y en poco tiempo se ha convertido en figura en selecciones menores y uno de los máximas promesas, ahora el zurdito tiene contrato vigente con los rojos del Vida, pero no descarta una oportunidad de fichar con otro equipo.

"Debo de presentarme al Vida, tengo contrato con ellos, dejo en manos de Dios lo que venga por mi futuro, me han escrito de otros equipos, pero yo le dejo el número de mi representante para que él tome la decisión, de tantas ofertas no sé de qué equipos son, no descarto las opciones siempre y cuando sea para mejorar mi futuro y el de mi familia", confesó.

Hace unos años viajó a Inglaterra donde tuvo una oportunidad en el Manchester City, fue poca la estadía con los ciudadanos, Mejía quisiera una segunda oportunidad para demostrar su gran crecimiento y demostrar que puede quedarse.

"Me gustaría volver, en aquel momento se me complicó la cuestión del idioma, ellos decidieron no contar conmigo, pero quiero una segunda oportunidad para demostrarles", dijo Mejía

mejia 4(800x600)

Una postal para el recuerdo en su estadía en el Manchester City de Inglaterra.

Un sueño permanente que tiene el popular "Zapatilla" es convertirse en legionario hondureño, para eso sabe que debe trabajar y ganarse la oportunidad, de preferencia una de las ligas que le llama la atención es la de México.

"Quisiera una oportunidad en cualquiera, pero la que más me llama la atención es la mexicana, es una de las que va con mis características de juego", confiesa.

Todo niño y joven que comienza a dar sus "pininos" en el fútbol, tiene a quien seguirle los pasos y ser de sus grandes admiradores.

"A quienes admiro de la Selección mayor de Honduras son Romell Quioto, Alberth Elis y Michaell Chirinos, Quioto salió del Vida, siempre lo admiré, Elis surge de una Sub-17 como yo y Chirinos me gusta como es su forma de juego",concluyó el joven soñador ceibeño.

También en su estadía en Bradenton, Carlos tuvo la oportunidad de conocer a su hermanito menor llamado Kengel Mejía de seis años.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias