El reencuentro más especial de Jonathan Rubio antes de enfrentarse con Chile

El atacante es el más visitado en el hotel de concentración de la Selección de Honduras. Sus padres llegaron de Barcelona, España a verlo.

Fredy Nuila

No solo es tema mediático merced a su gran actuación en la goleada ante Puerto Rico. Jonathan Rubio, sampedrano de nacimiento, es el seleccionado más visitado en la concentración de la Bicolor de Fabián Coito.

La más reciente, y sin dudar la más especial, fue la de sus padres, Juan Luis Rubio y María Toro, a solo horas de chocar en el estadio Olímpico con la escuadra chilena que dirige Reinaldo Rueda.

Casi cinco años tenían de no pisar suelo catracho los progenitores del atacante del Tondela de la primera división de Portugal. Se sienten como en casa y arribaron al cuartel de la H con muchísimos amigos.

"Es el fruto de su trabajo, como padres estaremos con él en cualquier momento de su carrera y de su vida, pero verlo realizar lo que ha venido luchando, por lo que salió un día es una recompensa para su vida", expresa Juan Luis, su padre.

CD Tondela felicita a Jonathan Rubio por su debut y gol con la selección hondureña.

El mismísimo Jona, quien tiene más de ocho veranos preparándose en Europa, cree que "Valió la pena la espera, si me hubieran preguntado de este debut y lo que ha pasado no me lo hubiera imaginado, los tiempos de Dios son perfectos y ha sido mejor de lo que imaginé".

Su mamá es más sentimental aún: "Recuerdo el día que partió a España con su maleta llena de ilusiones, ver su sueño cumplido es una bendición, siempre dándole las gracias a Dios".

Jonathan Rubio ya cuenta con el apoyo de sus familiares y amigos en Honduras previo al duelo con Chile en San Pedro Sula, su ciudad natal.

El elemento propiedad del Huesca español no duda en manifestar que "está siendo una siembra de lo que me privé estando en Europa estos años, estoy teniendo esa cosecha de todo lo que un día me faltó: el cariño de abuelos, padres y amigos, estando lejos siempre y viendo fotos de ellos".

Doña María lo ve como "un festejo, una gran alegría", eso sí, advierte "que vamos por más, siempre que tengamos nuestra fe sostenida por Dios". En boca de don Juan lo que vive su vástago "es algo de valor, pero estoy con la certeza de que a Jonathan ni esto, una ovación o un silbido, le va a mover el piso; tiene claro que en el fútbol es el trabajo día a día".

El ex Academia Coimbra y Varzim, donde justamente a día de hoy milita su hermano menor Caleb (19), es humilde y considera que "antes de ser futbolistas somos seres humanos y cuando como personas tenemos las cosas claras y los fundamentos en el Señor" todo marchará bien.

Prosigue indicando que él tiene en claro que "el fútbol pasará y al final lo que va a quedar es quién era Jonathan como persona, lo más importante en un jugador es tener bien claros sus valores y sus principios, es una frase del profe Coito y yo pienso igual, como se vive es como se juega".

ANÉCDOTA DEL DEBUT DE JONATHAN...

Jonathan Rubio se la pasa en grandes estos días. "Hay jugadores de varias ligas diferentes, pero nos une algo que es el país; sabemos que tenemos que honrar a una nación".

Agrega que en el seno de la Selección Nacional "me han recibido muy bien, me la he pasado bien y el profesor Coito me ha dado mucha confianza... siempre le voy a estar agradecido por ser el que me dio la primera oportunidad", confiesa.

En entrevista con DIEZ desde el hotel de concentración de la Selección de Honduras, Jonathan Rubio y sus padres se reencontraron.

Su papá, entre confesiones, cuenta que "ya teníamos un viaje planificado, de hecho por eso no pudimos estar en el primer partido; ya teníamos los pasajes comprados y planificada mi llegada hace dos meses, la verdad esto nos agarró de sorpresa".

El futbolista, de 22 años, lamenta no haberlos tenido en las gradas del Nacional. "Solo faltaron ellos para que fuese un día perfecto", aún así le prima la gratitud por "el apoyo de mis hermanos, novia en Portugal y todas las personas que me han estado apoyando del otro lado del mundo".

Menciona que Catarina Vieira, su pareja, junto con otros amigos en España y Portugal "se desvelaron para ver el partido, es bonito y digno de agradecer; en Portugal a las 2:00 de la mañana y en España a las 3:00 am".

Juan Luis resalta que "Jonathan es un buen ejemplo para sus hermanos", mientras que su madre se emociona relatando lo que vivió al verlo con la H en el pecho: "El día que jugó estábamos en el aeropuerto y lloré de ver su sueño cumplido porque sé que solo Dios cumple sueños".

Despidiéndose, pues solo le dio chance de decir adiós a la extensa comitiva que le visitaba, Jonathan habló de Chile y tuvo palabras para quiénes estuvieron en el inicio de su carrera: "Va a ser una noche muy especial, jugar contra el equipo del maestro Néstor Matamala, a quien le mando un abrazo con todos los niños de Juventud Henerma; mi familia en el estadio, amigos y todas las personas que a lo mejor hace ocho años no me miran jugar en vivo".

Después de medirse con el onceno andino, el talentoso mediocampista se marchará a Portugal para reincorporarse al Tondela. Por su parte Juan Luis y María estarán hasta el 9 de octubre disfrutando con sus raíces, esas que no cabrán de orgullo en las gradas del Olímpico Metropolitano.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias