Jerry Palacios: “No soy millonario, pero pude hacer algo para mi familia”

Jerry Palacios guardó los botines silenciosamente para convertirse en director técnico y confiesa que nunca le ha gustado la política.

Por Edgar Witty

Son las 3 de la tarde. A esta hora el sol comienza a desbordar por el horizonte en su ocaso para guardarse dejando sus tiernos reflectores sobre la cancha del Complejo Deportivo y Turístico, Wilson Palacios, ubicado a unos 8.4 kilómetros de La Ceiba.

Aquí comienza a construirse el sueño de un grupo de jóvenes talentos bajo el mando de Jerry Palacios, el ex futbolista de 37 años que destacó en el Vida, Olimpia y Alajuelense, además de dos mundiales (Sudáfrica 2010 y Brasil 2014) que sigue su curso en la vida en su nueva faceta como entrenador.

Hoy irrumpimos en su trabajo para dialogar sobre su nuevo desafío a la orilla del terreno de juego y el significado de la dinastía de los Palacios en el fútbol hondureño.

¿Cómo te va en tu nueva faceta como entrenador?

Es una nueva aventura, una nueva faceta y ser entrenador no es fácil, pero me estoy preparando para eso. Por ahora tengo mi segundo nivel, me faltan dos para finalizar la preparación y así dirigir profesionalmente. Por ahora estoy trabajando con los niños en el equipo de mi padre en la U-17.

¿Era esto lo que querías para tu vida tras tu retiro?

No era una opción, pero soy de las personas que piensa que entre más preparado esté y tenga un abanico de opciones, es mejor. He tomado esta decisión de ser entrenador, no ha sido mi primera opción porque tengo otras cosas en que me gustaría estar. Estoy tratando de prepararme para cualquier opción que se de en la vida.

¿Qué tipo de entrenador será Jerry Palacios?

Tengo varios entrenadores que son motivación para mí, como en el caso de Jurgen Klopp, es un técnico muy bueno. También valoro lo que hizo Pep Guardiola en Barcelona. Ellos son de los técnicos que me inspiran, quizá no a ser como ellos porque hay otras cosas fuera del fútbol que ocupas tenerlo a tu favor, como que los jugadores estén al día, buena alimentación para que solo se concentren en el fútbol. Lamentablemente en nuestro país no ocurre eso, tienen problemas económicos y van con eso al entrenamiento.

¿Qué simboliza para un joven tener como figura a un entrenador como Reynaldo Tilguath?

Con esa decisión que ha tomado la Federación, con respeto a los técnicos que tuvieron el cargo, creo que el “Chino” y Alvarado son personas adecuadas para ese puesto. Tienen gran conocimiento y han demostrado que tienen capacidad como Francisco Pavón. El jugador joven siempre se motiva cuando tu entrenador hace los ejemplos dentro del campo.


Jerry Palacios da instrucciones a los jóvenes futbolistas de la categoría Sub-17

Otros colegas tuyos se inclinaron a la política. ¿Te han ofrecido lo mismo?

A mi hermano mayor (Milton Palacios) le han ofrecido, a mí también y sería mentirte si digo lo contrario, pero no es una pasión para mí, no es opción. Hay cosas que no estoy de acuerdo con lo que pasa en nuestro país y yo no sería una persona que intentaría curar un cáncer que ha estado en el país durante décadas. Una sola persona difícilmente va a cambiar el sistema, pero apoyo a quienes tienen la valentía de ejercer ese compromiso. Cuando me enteré que Tyson estaba entrando en la política, me sentí contento por él porque sé que es una persona noble.

Te retiraste casi en silencio… ¿Era esto lo que querías para tu despedida?

Uno siempre aspira a estar bien, a anotar goles. Pensé que me iba a retirar en el Vida, era mi ilusión, pero se abrieron más puertas. Me retiré un año y medio después de mi salida de allí, pero después -no sé si fue Dani Turcios o Tyson que me dijo que podía seguir jugando y les hice caso-. Me fui a Tegucigalpa al Real de Minas, tuve problemas con el equipo y hasta la fecha no me han pagado. Estamos viendo con el presidente Gerardo Martínez. Más adelante terminé en Belice donde tuve la oportunidad de retirarme jugando un torneo internacional.

¿Con qué te quedas de lo que lograste en el fútbol?

Son muchas cosas que el fútbol nos dio a mí y a mis hermanos, pero si me toca quedarme con algo, seguramente diré que fueron los dos mundiales (2010-2014), fueron experiencias maravillosas. Uno como futbolista sueña con eso y como jugador siento que me gradué, tuve la dicha de compartir con grandes jugadores y me quedo con eso.

¿Te quedaste corto en algo?

De niño soñé en jugar en Europa, llegué a Italia con 16 años, hice una prueba en el Brescia durante una semana, la pasé y cuando el club se comunicó con el Vida pidieron una cantidad bastante alta. Esa posibilidad se me quitó, era seguro que iba a seguir creciendo. Esa espinita quedó porque siento que tenía la capacidad para jugar en Europa, jugué en el extranjero, pero no en Europa.

¿Cuánto pidió el Vida?

En ese entonces era seleccionado nacional Sub-17 con Marco Antonio Calderón, en esa generación venía “Muma” Bernárdez, Ronald Maradiaga, “Pery” Martínez, entre otro. Recuerdo que el Vida pedía como 320 mil dólares cuando en aquella época eran como 3 o 4 millones de lempiras cuando todavía no era un jugador hecho. Eso determinó el Vida que costaba, entonces Brescia determinó no comprar mi ficha.

¿Es Olimpia o Alajuelense tu mejor pasado?

Me quedo con Alajuelense porque llegué maduro, casi realizado como futbolista, pero también en un momento duro de mi vida porque antes de llegar me habían secuestrado a mi esposa y dos hijos. Alajuelense me abrió las puertas y me acogió en un momento duro donde yo necesitaba, gracias a Dios las cosas salieron bien. Tengo registrado 30 goles en menos de 2 años siendo seleccionado nacional, pero dejé una huella y tuve la oportunidad de abrir el mercado tico para hondureños, después de mí llegaron muchos y esa satisfacción me queda en lo personal.

¿Qué hay de Olimpia?

A mis hermanos y a mí nos ayudó a ser mejores, ganadores porque a eso apuntan, a ganar siempre. A uno le enseñan a desarrollarse de la mejor manera. En esa época cuando estábamos, para llegar a Olimpia tenías que ser un joven destacado en tu equipo o capitán y cuando yo llegué era la figura del Vida, después llegó Milton, Wilson y Johnny.

De aquí a unos 10 años otro periodista te va a preguntar: ¿hiciste riqueza en el fútbol?

(Entre risas) Gracias a Dios vivo tranquilo, lo poco que el fútbol me dio lo supe administrar. Tengo un par de negocios que no son grandes, pero puedo darle una vida digna a mi familia y a mis hermanos cuando tengan necesidad. No soy millonario, pero pude hacer algo para mi familia. Lo único que le digo a los jóvenes es que hoy tienen la oportunidad de cobrar un par de lempiras y que hay que administrarlos porque la carrera va a finalizar, uno tiene que prepararse. Mi madre nos dijo que en algún momento el fútbol se iba a acabar para nosotros.

Háblame de Johnny… ¿volverá a jugar?

Siempre lo hemos motivado a que siga, pero será una decisión personal ya que ha recaído en varias veces. Ha sido intervenido en los talones, le hicieron otra cirugía menor, pero no ha sanado al cien y está en riesgo que pueda lesionarse. Él tiene la oportunidad de seguir jugando si quiere, pero como familia lo seguiremos apoyando, hemos sido una familia unida. De lo contrario se está preparando para ser técnico.

Jerry Palacios aprovecha su tiempo para entrenar a las jóvenes promesas de la academia de su padre en las ligas menores de La Ceiba

¿Y Wilson Palacios?

Viene un proyecto con Wilson Palacios trabajando con una gente de Europa como representante de futbolistas, Johnny será parte de ese trabajo junto a otros colegas. Vamos a tratar de representar a otros jugadores.

Entiendo que los contactos de Wilson Palacios por Europa podrían facilitar las cosas para exportar jugadores…

Sí, es más fácil. Wilson es imagen de esta empresa junto a un representante del pasado. Nosotros seremos empleados de Wilson Palacios porque él tendrá la parte de América Latina para reclutar algunos muchachos que quieran ser parte de esta nueva familia que vamos a formar. Todavía no tenemos el nombre, faltan algunos detalles, pero tiene muchos contactos. Milton actualmente tiene cinco jugadores en Motagua, en Costa Rica también tenemos oportunidad de colocar jugadores.

¿En qué ejemplificas el valor de la dinastía de los “Palacios” en el fútbol?

Para nosotros ha sido un orgullo haber podido a hacer todo lo que hicimos y eso se lo agradecemos a nuestros padres porque antes de llegar al fútbol nos dieron valores y eso lo tratamos de meter en el fútbol. Lo que hicimos es una tarea grande, es un legado porque no fuimos uno ni dos, fuimos cuatro y de esos tres fuimos mundialistas. Donde llegamos tratamos de dejar una huella positiva y la gente nos quiere por lo que somos, saben que somos gente humilde que vinimos de un lugar bastante duro. Con mucho orgullo digo que salí de Las Mercedes. Lo que hicimos es un legado bastante grande, seguramente volverá a salir un Palacios cercano a nosotros.

¿O los Meléndez del Vida?

Sí, ellos salieron de acá y en un momento escuché que nos admiran por lo que hicimos. Les motivamos a que sigan trabajando, lo mejor está por llegar y son jóvenes con mucha capacidad y seguramente vendrán más hermanos, ojalá puedan hacer lo que hicimos. Lógicamente la vara está bastante alta.

Cerremos con esta… ¿Entre los delanteros jóvenes de la bicolor con quién te quedas?

Me gusta mucho Jonathan Rubio, me parece que es un jugador con mucha calidad, lastimosamente no le dio su espacio en selecciones menores, pero no es una promesa, ya es una realidad. Me parece que será una figura importante en la selección. Hay delanteros con mucha capacidad, el mismo Rubilio Castillo, Bryan Róchez, Alberth Elis y Romell Quioto que seguramente levantará su nivel.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias