La lección de vida y humildad aprendida por Emilio Izaguirre en la cuarentena

El futbolista seleccionado nacional no descarta una salida al extranjero, pero su prioridad es la salud de su familia.

Emilio Izaguirre asegura que durante la pandemia ha sobrevivido con tres o cuatro mudadas, toda la ropa de merca que ha comprado no le sirvió de nada en este tiempo.
Emilio Izaguirre asegura que durante la pandemia ha sobrevivido con tres o cuatro mudadas, toda la ropa de merca que ha comprado no le sirvió de nada en este tiempo. *
Redacción DIEZ

Tener fama, dinero y una enorme casa poco le ha servido a Emilio Izaguirre durante estos casi tres meses de confinamiento donde se ha dado cuenta que el valor de la vida es más grande que todo lo material.

El experimentado lateral izquierdo de Motagua y de la Selección Nacional es uno de los muchos deportistas que ha tenido que cambiar su rutina diaria producto de la cuarentena provocada por la pandemia del coronavirus desde principios de marzo en Honduras.

Izaguirre agradece que esta etapa de la vida le ha tocado en Honduras donde se ha mantenido muy cerca de sus familiares y no en el extranjero, pues está más pendiente de sus padres y de sus suegros.

Futbolistas hondureños que descubrieron nuevos talentos en cuarentena

Pese a que uno de sus objetivos es irse nuevamente al extranjero después de su larga experiencia en Europa, Izaguirre cree que este no es buen momento para salir, sino mantenerse a salvo con sus hijos. "Hasta que no se acabe lo de la pandemia, la idea es no viajar al extranjero con la familia", dijo a DIEZ.

Emilio Izaguirre celebró su cumpleaños encerrado en su cada producto de la cuarentena.

"No se trata de de estar relajado, siempre deseo competir en el alto nivel, siempre deseo estar bien y el bienestar de mi familia, pero en este caso es la salud, sabemos que en cualquier aeropuerto o país las medidas son diferentes, al menos aquí estamos cerca de la familia, vivo cerca donde mi suegra y mi mamá", relata.

Emilio es uno de los deportistas que mejor viste, siempre le gusta estar a la moda, sin embargo con esta enfermedad se ha dado que esas cosas al final son vanidades y que siempre habrá algo más importante que lo material, es la gran enseñanza y lección de humildad que ha aprendido.

"Con esta enfermedad nos damos cuenta que no necesitamos tantas cosas para vivir. No necesitamos una casa grande, solo lo necesario; los frijolitos, el arroz y la carnita y ya está, hasta poca ropa ocupamos, no aquel montón de zapatos, pantalones y prendas, ahora con tres o cuatro mudadas hemos vivido con mi esposa los últimos tres meses, lo más importante en este mundo no es lo material, sino la vida por eso tanta persona que ha muerto, hay muchos que no tienen que comer y Dios nos ha dado la bendición de darnos el pan de cada día, es lo que valoro ahora y si me toca quedarme aquí lo hago", expresó Emilio.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias