La imperdible anécdota de Maradona y Eduardo Bennett y el día que explotó el 10: “Sos mala leche, negro”

El exjugador hondureño revive las anécdotas que vivió en la época que Maradona volvió al fútbol argentino y como tras la furia del Diego y una expulsión, se marchó a Chile

Kelvin Coello

Era 1997. Diego Maradona había retornado al fútbol argentino en el final de su brillante carrera para ponerse la camisa de Boca Júniors. Allí coincidió con el hondureño, Eduardo “El Balín” Bennett, con quien vivió un episodio luego de una acción donde el ariete catracho lesionó al habilidoso delantero peruano, Norberto Solano.

Bennett recordó a Maradona como el más grande, como el jugador al que todo mundo respetó y al que marcó la vida de su generación. El catracho militó en esa temporada en Argentinos Júniors, el que fue el primer equipo del Diego en este mundo.

Ver. ENFRENTAMIENTO Y CAOS EN EL ENTIERRO DE DIEGO MARADONA

“Fue un grato placer y lo digo, de jugar en contra o al lado del mejor jugador de la historia del fútbol. Cada minuto lo disfruté porque me tocó analizarlo, otras veces marcarlo y no pude porque siempre lo hacía con anticipación y no me permitía llegar. Disfruté cada momento que tuve la posibilidad porque cuando volvió a la Liga Argentina ya con su presencia, se hacían taquillas y los equipos alcanzaban para pagarnos los dos o tres meses de salario. Todos los equipos cruzaban los dedos para que Maradona no se lesionara y jugara ante ellos y así hacer buena taquilla”.

“Lo disfruté con Argentinos Júniors en sus tres fechas; en una ellos ganaron, en otra empataron, pero, se ve la diferencia cuando un jugador está en otro nivel y uno tiene que acrecentar para estar al nivel y saber lo que fue Diego Armando Maradona en el campo de juego”, comentó a DIEZ, Bennett.

En una acción de pelota dividida, Bennett disputó un balón con Norberto Solano, el peruano que era uno de los mejores jugadores de Boca en ese momento, al no llegarle a la pelota, le dio un pisotón que hizo explotar de ira a Maradona que le insultó con todo.

“Me dijo: negro, sos un mala leche, lo fracturaste (risas), sos un mala leche. Pero dejemos algo claro, cuando en Argentina le dicen negro a una persona no es en forma despectiva. Me repetía, lo lesionaste negro, entonces vine y le respondí; no le hice nada Diego, no le hice nada. Pero insistía: lo fracturaste, pero gracias a Dios Norberto Solano no sufrió ninguna fractura, siguió jugando y quedó en una anécdota. Recuerdo que me expulsaron, me dieron cuatro fechas por la roja y allí perdí mi contrato con Argentinos Júniors y me tocó irme a Cobreloa de Chile”, recuerda Bennett.

Y es que para “El Balín” no hay otro como Diego: “Maradona es un monstruo: Primero Diego, Messi, Pelé, después todos los demás, la rapidez mental, que se tira el equipo encima, jugó a veces lesionado, todo lo que provocó, un jugador que su país lo añora. Hablar de Argentina es hablar de Maradona y creo que esa es la parte que nos marcó, no porque jugué contra él, porque él en el verde césped mostró su valía como jugador. Yo aprendí una frase; Diego decía: el jugador de fútbol se debe a la gente y por eso en Argentina lo quieren y lo están despidiendo”.

Luego agrega sobre el día que iba a ser su compañero en San Lorenzo de Almagro: “Yo me di cuenta de Maradona en México 1986 que lo estaba viendo por televisión, pero cuando yo estaba en San Lorenzo de Almagro cuando el entrenador, el “Bambino” Veira dijo: va a venir Diego a jugar con San Lorenzo y miré cómo Bambino preparaba el entorno del club para ver si Diego llegaba, pero después resulta que se fue a Boca. Pero solo el hecho de ver cómo lo trataba, me di cuenta de lo emblemático por la forma en que lo trataban todos en el fútbol argentino”.

Bennett fue el único hondureño que ha destacado en Argentina y ahora que Diego lo marcó porque su forma de juego. “Me quedo con una de sus frases: la pelota no se mancha, yo ya pagué. Pero me quedó con el talento que vi de Maradona y la cosa que lograba hacer dentro del terreno de juego. Diego está vivo, aparecerá gente que lo quiera imitar en cómo se paraba, siempre habrá alguien que se va a parecer a Maradona. En Honduras había uno que le decíamos Maradonita Cruz, pero Diego es único, jugaba para la gente y era la forma que él le agradecía. La única forma de pelear con Maradona era en el terreno de juego”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias