Brayan Castillo y su emoción tras el triplete ante Olimpia: "Siempre contra los grandes me han salido bien las cosas"

El delantero cuenta que desde que venía en el autobús se le pasaba por la mente marcar ya que se emocionó solo con el hecho de conocer que sería titular frente al Olimpia

Redacción

El delantero del Marathón, Brayan Castillo, jugó el mejor partido de su vida. Tras anotarle el triplete al Olimpia, se llevó la pelota como recuerdo; sus compañeros se la firmaron y cuando llegó a la conferencia, pidió que no le hicieran preguntas incómodas.

Son pocas veces las que ha ido a conferencia de prensa, apenas la segunda. El jugador de moda en el clásico dice que desde que salió del hotel rumbo al estadio venía pensando en que marcaría y vaya que le salieron las cosas.

Ver. LAS FOTOS MÁS CURIOSAS QUE SE DIERON EN EL MARATHÓN-OLIMPIA

“Si me imaginaba que iba a marcar tres goles, venía con esa mentalidad desde que salimos del hotel, gracias a Dios que se dieron y estoy emocionado por el triunfo. Mis compañeros están alegres y Dios me ha dado la fuerza para seguir anotando goles porque confiaron en mí”, explicó el delantero verdolaga.

El delantero Brayan Castillo celebrando uno de los goles del Marathón frente al Olimpia.

Uno de los goles más bonitos que hizo fue el tercero. La jugada la inició el pequeño Isaac Castillo quien ganó línea de fondo para habilitarlo. El artillero hasta se sorprendió cuando miró que el portero del Olimpia, Edrick Menjívar, salió y no hizo nada.

“Cuando miré al portero salido me pregunté: ¿Y este qué hace aquí? Luego miro la jugada que donde me quedó la pelota, cerré los ojos y le pegué al marco y cayó el tercer gol”, manifestó entre risas en la zona mixta.

LE ANOTA A LOS GRANDES

El jugador que llegó hace dos años al Marathón y que Héctor Vargas lo hizo debutar, marcando en la Champions de Concacaf ante Portland Timbers, ya le había anotado al Motagua, ahora quiere seguir en su racha el domingo frente al Real España.

“Es lindo meter goles en los clásicos; ya había anotado frente al Motagua y siempre contra los grandes me han salido las cosas bien”, comentó el futbolista que es muy corto de palabras porque le podían más los nervios frente a los micrófonos.

El futbolista se llevó de recuerdo la pelota como lo hacen los delanteros. Por ahora solo pide a Dios que lo mantenga con humilidad. "Ya me llevé el balón (del triplete) y se lo voy a regalar a mi hermano y ojalá que Dios me siga bendiciendo para marcar goles. Es lindo, emocionante, no me imaginé como se sentía anotar y celebrar; es una alegría ver a la afición que cree en nosotros. Estos partidos son lindos de jugar”, contó.

Finalmente, manifestó que sueña con jugar con la camisa de la Bicolor, pues al marcar en el estadio Olímpico le ilusiona con que sea tomado en cuenta. "Siempre he soñado jugar con la Selección Nacional, para eso trabajo, algún día estaré con la Bicolor y estaré esperando ese llamado. Ahora estoy con la frente en alto y le pido a Dios que no me quite la humildad”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias