¡Salud campeón! Platense celebra la obtención de la Copa Presidente

Los Escualos vencieron 2-1 al Real España en un partido dominado en el segundo tiempo

Kelvin Coello

¡Platense es el nuevo campeón de Copa!. Los Escualos fueron efectivos en sus dos jugadas y vencieron a Real España que salió al partido con una mentalidad perdedora porque en todo el encuentro no pusieron ese espíritu de otros equipos.

El 2-1 hizo que el estadio Olímpico estallara en euforia para los aficionados platensistas que lloraron de emoción al volver a celebrar un campeonato. El portero Rafael Zúniga es el culpable de este éxito, pues su tapada a Darixon Vuelto fue clave en el encuentro.

Repasá: ASÍ TE CONTAMOS EL DESENLACE DEL PARTIDO

En Real España tienen que hacer un diagnóstico. Tiene jugadores aburguesados que no dieron el ancho en la final y en la cancha no se esforzaron. Pero lejos de eso, Platense puso la garra, velocidad, efectividad y sobre todo orden para defender a muerte el resultado final.

¿Qué decir de la árbitro Melissa Pastrana? Impecable. La chica que rompió esquemas hizo un gran partido, sancionó las acciones sin temblar la mano y estuvo bien en las acciones. Con ese trabajo se ganó un lugar en lo que resta del torneo para ir a calmar los pésimos arbitrajes que se miran.

Volviendo al partido, el Real España las tuvo en el primer tiempo pero la falta de efectividad los condenó. Hay que reconocer que la fortuna estuvo con los de Puerto Cortés porque un palo y las salvadas del portero Zúniga, firmaron un nuevo fracaso para los aurinegros.

Tras el cero a cero del primer tiempo, en el complemento el Platense salió decidido a matar y tras una jugada a balón parado, se abrió la lata. Un tiro de esquina de Aguilar hizo que el delantero Joshua Nieto se levantara y le ganara la partida a Kevin Hernández.

Real España se desdibujó del campo. Su mediocampo no apareció, Mario Martínez fue un jugador normal, Jorge Claros estuvo impreciso y Edder Delgado errante. Platense mordía y utilizó una arma letal; la velocidad en los contragolpes. El juego fue así, poco fútbol y más pelotazos.

Pero cuando la Máquina salía jugando, tras perder una pelota, Platense contó con una buena acción del mediocampista Bryan Reyes quien desde media distancia miró salido al portero Kevin Hernández y con un zapatazo puso el 2-0 que cambió el rumbo del encuentro.

Real España descontó con una genialidad de tiro libre de Jhow Benavídez pero no le ajustó, los errores que cometió los pagó caro y entregaron otra final que pone en tela de dudas el trabajo del uruguayo Martín García quien tiene que dar una explicación a los exigentes dirigentes del Real España que no perdonan las derrotas.

Platense sumó su tercera Copa en sus vitrinas y se convierte junto al Olimpia como los más ganadores. Real España mientras tanto estuvo en el festejo del Tiburón que ha puesto la fiesta en Puerto Cortés que esta noche no dormirá festejando un logro de la mano del entrenador Carlos Humberto Martínez.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias