Una tortura: El duro episodio racista que vivió Yaya Touré en Ucrania

El futbolista costamarfileño ha sido uno de los tantos cracks que han sido víctimas de este hecho lamentable, que lo único que ha hecho es manchar el fútbol.

Yaya Touré tiene 35 años de edad y reveló que ha sufrido por le racismo a lo largo de su carrera.
Yaya Touré tiene 35 años de edad y reveló que ha sufrido por le racismo a lo largo de su carrera. *
Redacción Diez

Yaya Touré es una estrella mundial. Su talento lo llevó a vestir la camisa de clubes grandes como la del FC Barcelona y Manchester City.

En una entrevista para Mirror, el costamarfileño ha hecho una dura confesión y tiene que ver como el tema del racismo.

Cuando Yaya tenía solo 20 años de edad, militó en el Metalurg Donetsk de Ucrania, en 2003, club al que llegó desde Bélgica.

Ver también: El Papa Francisco sobre Messi: "No es Dios"

Fue aquí donde vivió duros episodios racistas. Su propia afición lo ofendía: "Al principio me sentí humillado, y luego enfadado. Los cánticos imitando a un mono eran peor que cualquier otra cosa. A veces incluso lo hacían los aficionados de mi equipo".

En esta etapa en la liga ucraniana, a Touré le gritaban que se marchara. "Intentaba acostumbrarme a ello. Me decían: '¡Negro de mier... vuelve a casa!'", dice.

Para Yaya Touré ir a cada juega era como una tremenda pesadilla y hasta llamaba a su padre para pedir apoyo.

"Fueron momentos muy duros y lo peor es que tenía que volver a vivirlos en cada encuentro", confiesa.

"Recuerdo haber llamado a mi padre y contárselo. '¡Papá, me siento muy mal!' Él me dijo que fuera a jugar, que fuera fuerte porque no quería que me afectara, pero no se daba cuenta de lo mal que estaba yo. Un día vino a verme al sentarse, todos los blancos se alejaron de él y se fueron a sentarse a otro sitio. '¿Qué pasa? ¿Huelo mal?', me preguntó. Entonces le dije lo mismo que me dijo él. Tenía que aceptarlo y que no le afectara", relató el futbolista.

Yaya Touré ha hecho un llamado a las respectivas autoridades para que tomen medidas más adecuadas a este tipo de situaciones.

"Si algún futbolista es ofendido todo el equipo debería marcharse del campo, incluso los aficionados y los directivos. Hay que hacer algo desde la FIFA", concluyó.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias