Deiby Flores, el chico que dormía en la calles y ahora cumplirá su sueño de jugar en Europa

Deiby Flores creció en la Rivera Hernández y pudo haber caído en las garras del alcohol, drogas o pandillas, pero el fútbol lo salvó. Ahora alista maletas para jugar en Grecia.

Deiby Flores se encuentra jugando la Copa Oro 2021 con Honduras y tras ello viajará a Europa para cumplir otro de sus sueños. Te contamos su ejemplar historia.
Deiby Flores se encuentra jugando la Copa Oro 2021 con Honduras y tras ello viajará a Europa para cumplir otro de sus sueños. Te contamos su ejemplar historia. *
Douglas Orellana

Creció en uno de los barrios más populosos y peligrosos de San Pedro Sula, la Rivera Hernández, en su adolescencia pudo haber caído en las garras del alcohol o el mundo de las drogas y las pandillas,pero el fútbol le cambió la vida y hoy lo tiene en la Selección de Honduras en Copa Oro y a las puertas de jugar en Europa.

Hablamos de Deiby Flores, un jugador que creció sin comodidades. Su infancia estuvo llena de carencias y oportunidades, como le sucede a gran parte de los hondureños. Pero su pasión por el fútbol lo sacó de ese lugar y lo alejó incluso de la muerte.

"Tuve algunos amigos que fueron asesinados porque se metieron en círculos de amistades equivocadas", confesó el futbolista en el 2015 cuando de alistaba para jugar el Mundial Sub-20 de Holanda.

La historia del ahora jugador del Panetolikos FC de Grecia es para ponerla de ejemplo para que muchos jóvenes sepan que con esfuerzo y sacrificio se puede lograr grandes cosas.

Creció en la colonia Alfonso Lacayo del sector Rivera Hernández enmedio de la pobreza y delincuencia.

"Crecer en este barrio ha sido una escuela, me han pasado cosas malas, pero nunca me he quejado de Dios, he sido un hombre correcto. Nunca he blasfemado", contó a DIEZ.

"Hay mucha gente que se equivoca, no sabe lo que me tocó vivir. Comí en la calle, pedía de casa en casa para tener qué comer, fue muy, muy pijiado (difícil)", confesó.

La pobreza en su hogar se acrecentó, pero esto lo tomó como una enseñanza para luchar por los suyos y salir adelante.

"Me marcó comer en la calle, no había nada en la casa. Muchas veces nos echaban de los cuartos donde vivíamos porque no teníamos como pagar", relató.

Charlie Zúniga le cambió la vida

Si hay alguien a quien Deiby debe parte de su éxito en el fútbol es a Ricarado "Charlie" Zúniga, el cazatalentos sampedrano que ha colocado a muchos futbolistas en Liga Nacional como Mario Martínez, Luis "Buba" López, Osman Chávez y "Choco" Lozano, entre otros.

A los 12 años, Zúniga sacó a Flores de las precarías condiciones en que vivía para darle un techo digno y alimentación, esto a cambio de integrar su equipo en ligas menores; Platense Júnior.

Después de tres años de estar con ellos, su nombre sonaba mucho en el fútbol menor producto de su gran calidad, con 15 años Motagua se fijó en él y de inmediato decidió llevarlo a sus filas, sin duda una gran elección.

Debutó a temprana edad y en el segundo torneo que jugó se coronó campeón, fue en el Apertura 2014 de la mano de Diego Vázquez siendo él pieza clave para la obtención de este campeonato.

La historia de su nombre

Desde muy pequeño, Deiby Flores sabía que el fútbol era su gran pasión, además, su padre fue clave en ello.

El progenitor del volante y un tío tuvieron un buen presagio cuando nació, pues su nombre, Deiby, es en honor al crack inglés, David Beckham.

La muerte de su papá, un duro golpe

Cuando comenzaba a cumplir sus sueños como futbolista, la vida propinó a Deiby Flores otro duro golpe; la muerte de su papá en junio de 2014 producto de una enfermedad.

"En ese tiempo lo que yo ganaba en Motagua era poco y todo lo que me pagaban era para mi familia, para poder pagar sus pastillas y las inyecciones. Guardo todos los recuerdos de mi papá, de él aprendí muchas cosas, siempre fue luchador y aún con esas piedras en la vesícula, así trabajaba. Esas cosas me sacaban lágrimas y yo decía que algún día iba a dejar de trabajar, pero todo pasa porque Dios así lo quiere", recordó Deiby.

Deiby quedó junto a sus cuatro hermanos y su madre, quien trabajaba en una maquila para llevar alimento a la casa. Uno de sus hermanos estudiaba y mientras los otros buscaban empleo, apareció el Vancouver Whitecaps de la MLS con una oferta irrechazable para Motagua.

Deiby pasó de vivir en una de las ciudades más peligrosas del mundo a residir en la quinta ciudad con mejor calidad de vida en el mundo: Vancouver en Canadá.

Su aventura por el fútbol de la MLS no fue el que imaginó, por lo que regresó a las filas azules y en el 2018, se machó a jugar para Olimpia donde conquistó un tricampeonato como titular indiscutible.

Un 2021 agridulce para Deiby

Después de coronarse tricampeón con los blancos, Deiby se marchó a Estados Unidos para jugar el Final Four con la Selección de Honduras.

La Bicolor conquistó el tercer lugar de la Liga de Naciones Concacaf y empató 0-0 con México en el Mercedez Benz de Atlanta y tras la gira, cuando disfrutaba de unos días de vacaciones recibió otra dura noticia; la muerte de su madre.

Doña Carmen Flores, de 52 años, falleció el 15 de junio en un hospital en San Pedro Sula tras luchar con una enfermedad.

En 2015 confesó que su sueño es jugar en Europa y seis años después lo cumplirá y su madre ya no estará para verlo. Pero sabe que ahora sus padres le estarán alentando desde cielo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias