La historia detrás de la "joyita" catracha que fichó el Bari y quiso Juventus: "Tomé decisiones de las que me arrepentí"

El futbolista hondureño Allan Gutiérrez fue una de las jóvenes promesas de la selección Sub-17 de Honduras en el 2009. En su momento llegó a Italia con 16 años y fue pretendido por la Juventus.

Por Edgar Witty

Desde el fútbol italiano siendo promesa en el Bari, Atalanta y Chievo Verona y la pretensión de la misma Juventus de Andrea Pirlo o Giorgio Chiellini, hasta recalar en la Liga de Ascenso de Honduras.

Es cierto que muchas veces siendo jóvenes tomamos decisiones erróneas que más adelante cala fuerte en nuestro futuro y este es el ejemplo del futbolista hondureño Allan Ricardo Gutiérrez Vargas, seguramente reconoces este nombre.

Allan Gutiérrez nació en Masca, Puerto Cortés el 11 de enero de 1992 e hizo sus pininos como futbolista en las reservas de Motagua en donde se abrió paso con su luz propia brillando entre el resto, como lateral izquierdo, hasta disputar mundiales juveniles Sub-17 y Sub-20 en los comienzos de jugadores como Rubilio Castillo y Harold Fonseca.

Sus actuaciones fueron tan destacadas que apenas terminó el Premundial Sub 17 en México y varios equipos ya lo pretendían y lo catalogaban como la "joyita" catracha del momento, en fin, era el futbolista a exportar.

Allan Gutiérrez se formó en sus inicios como hombres como José Romero, Pablo César (tío de Rambo de León) y Walter Zelaya que fueron. Más tarde fue llevado por su representante (Carlos Pizzi y Pablo Bentacur) al Chievo Verona de Italia, en donde radicó en el equipo juvenil. Era su momento para sobresalir mientras Edgar Álvarez (Bari), David Suazo (Genoa) o el mismo Julio César de León (Torino) figuraban en la Serie A.

Allan Gutiérrez cuando vivía con Edgar Álvarez en Italia

"La gente era muy amable. En la parte futbolista la experiencia fue buena. En Italia se caracterizan por el orden táctico, eso prevalece y las pretemporadas son fuertes. Las condiciones que se les dan a un jugador son excelente", dijo Allan en su primera expresión mientras recordaba su pasado.

Luego del Chievo, formó parte del Bari a petición del propio Edgar Álvarez quien vio su talento y lo adoptó como un hijo en su casa hasta Atalanta y le fichó.

Finalmente, pasó por tres clubes hasta recalar en el Gallipoli de la Serie B, un club donde no le fue bien, pues tuvo chance en el primer equipo, pero descendieron.

"Cuando se dio la oportunidad de jugar a nivel profesional el equipo iba mal, estuvo peleando descenso, no se logró salvar la categoría y descendió; eso repercutió con mi estadía", manifestó.

Allan Gutiérrez junto a Ronaldinho y los familiares de Edgar Álvarez después de un juego del AC Milan.

EL DÍA QUE LA JUVENTUS LO QUISO: HOY SE ARREPIENTE

El pasaje de aquella joven promesa de 18 añitos terminó en el viejo continente cuando aprovechó unas vacaciones para ver a su familia, fue tomado en cuenta en la Selección Nacional Sub-20, Marathón le ofreció contrato y sintió que no debía regresar a Italia. Algo de lo que hoy se arrepiente.

"Me tocó venir de vacaciones, estuve cerca de la familia y decidí quedarme en Marathón. Sí me arrepiento de mi decisión, cuando me dijeron que podía ver a mi familia, el Bari quería que regresara. A veces uno cuando está joven toma decisiones que no las piensas bien en el momento. En ese momento dije -estoy en la selección, jugaré en un equipo grande como Marathón-, después recapacité y me arrepentí", comentó.

Además, reveló que esa decisión le costó su carrera, pues en ese momento la Juventus de la Serie A requería de sus servicios en uno de los equipos

"Hoy estuviera en otro lugar u otro equipo. En ese momento cuando estaba en Bari mi contratista me dijo que le habían llamado de las canteras del Juventus, precisamente les faltaba un lateral izquierdo, esa era mi oportunidad, pero ya ya estaba en Honduras, nunca pude regresar", lamentó.

Allan Gutiérrez mientras militaba en el fútbol de Nicaragua

-¿Cambiaste la Juventus por qué cosas?-, consulté: "porque ya estaba en mi país y en la selección. En ese momento mi ficha pertenecía al Gallipoli, de lo contrario a mi corta edad ya estuviese jugando a nivel profesional".

"No te voy a mentir, tenía tiempo de estar si mi familia y todo se me dio rápido; primero fue el Premundial, luego ofertas de Pachuca y fue cuando me fui a Italia. Todo fue rápido, me fui a Italia con 16 años, como no conocía bien, en su momento en Roma perdí mis maletas en el Aeropuerto", dijo mientras recordaba con signos de jocosidad.
Finalmente, el arrepentimiento es lo que le quedó, pero hoy a sus 29 años no baja los brazos.

"He sentido frustración por mi decisión, a veces pienso que hubiese sido de mí si hubiese tomado decisiones correctas, los años han pasado y uno trata de ver las cosas con el mayor provecho, todo pasa porque Dios así lo quiere, si no se dio es porque tenía algo diferente para mí, hoy trato de salir adelante con las decisiones que tomo", dijo.

SU ACTUALIDAD

Luego de su regreso a Honduras, militó en Marathón, Victoria y Real Sociedad, pero volvió a destacar en el fútbol nicaragüense durante cuatro años consecutivos en clubes como Walter Ferretti, Chinandega, UNAN Managua y Deportivo Ocotal. Ahora milita en el Juticalpa de la Liga de Ascenso, un equipo que no le quita el sueño de volver a sobresalir.

"Yo lo tomo con todo el profesionalismo aunque estoy en Liga de Ascenso, lo hago por le bien de mi familia, mi misión es volver a salir al extranjero y si se da la oportunidad de volver a primera división, para mí sería bienvenido", cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias