Omar Rosas: “Olimpia va a querer venir a limpiar el nombre contra nosotros, pero no nos vamos a dejar”

El delantero mexicano de Real España narra su historia en DIEZ. Inició jugando como beisbolista y receptor de fútbol americano. Cuando va a su pueblo se pone sombrero y botas

El mexicano del Real España, Omar Rosas, cuenta su historia en esta extensa entrevista con DIEZ donde habla del clásico ante Olimpia. Fotos Neptalí Romero
El mexicano del Real España, Omar Rosas, cuenta su historia en esta extensa entrevista con DIEZ donde habla del clásico ante Olimpia. Fotos Neptalí Romero *
Kelvin Coello

Omar Rosas se ha convertido en un jugador clave en Real España. El mexicano no solo es goleador, también asiste y marca cuando su equipo está en desventaja. Es uno de los más alegres en la máquina. Es amante de la música de banda y la cumbia. En sus inicios no se le cruzaba por la mente ser futbolista, pues comenzó con lanzador jugando béisbol en Culiacán, Sinaloa al norte de la república mexicana.

El futbolista que ahora lleva el 11 en la máquina llega inspirado al clásico ante Olimpia. Dice que son los partidos que le gustan disputar. Tiene una espina clavada, pues las dos veces que le ha marcado a los albos le han anulado las acciones. Es admirador de Carlos Pavón, el futbolista de quien quedó encantado de la forma en cómo definía cuando jugaba en el Morelia.

Ver. ASÍ MARCHA LA TABLA DE POSICIONES DEL TORNEO APERTURA

¿Cómo se dio su llegada a Honduras donde ahora está dando de qué hablar?
Todo se da por un contacto con el profesor Raúl Gutiérrez con quien jugamos en una liga que se llama Liga del Balompié en México, allí tuve la oportunidad de conocerlo y la verdad que le llenó el ojo mi forma de jugar y por eso me trajo a Honduras.

¿Cómo fueron tus inicios en el fútbol, sos el nacido en la calle o formado en academia?
Yo soy de barrio, no tuve escuela de fútbol. Sí estudiaba pero mis inicios… Yo era beisbolista, nosotros vivíamos en Culiacán, Sinaloa, después por problemas familiares emigramos al estado de Coahuila, a un pueblo que se llama “La Florida”. Allí fue donde me comenzó a dar el gusto por el fútbol. Un señor al que quiero y aprecio, el señor Fidencio García me preguntó que si no me gustaba el fútbol, le dije que no, que lo mío era el beisbol y él me dijo que tenía una chispa para jugar por mi estatura. Desde ese día me comenzó a entrenar. En un año y medio comencé y era el mejor del barrio y me salió una oportunidad para irme a Cruz Azul, en las fuerzas básicas y duré dos años y medio. Luego mi primer equipo profesional fue Mineros de Orizaba.

El delantero Omar Rosas es muy católico y antes de saltar a la cancha reza un Padre Nuestro y una Ave María. Fotos | Neptalí Romero

¿Eras bueno jugando béisbol, en qué posición te desempeñabas?
Yo era pitcher, era muy buen lanzador, tenía esa característica de tener un buen brazo que era lo que me ayudaba a mí; también jugué bastante el fútbol americano.

¿Y en el americano que eras, mariscal de campo, receptor…?
Comencé jugando como receptor y terminé jugando como pateador y desde allí comencé con lo del fútbol. Era de los pateadores que la sacaba desde la yarda 25 y la pasaba hasta el otro lado del campo.

¿Tuviste el sueño de ser profesional en estos deportes que no era el fútbol?
Sí estuve a punto de tomar el fútbol americano como profesional porque ya me habían llamado equipos profesionales de México como “Los Borregos” del Tecnológico de Monterrey, de la Universidad de Nuevo León, pero me llamó más la atención el fútbol profesional porque lo miraba en la televisión. Un día decía: me quiero ver jugar allí. Recuerdo que miraba jugar a Ángel Reyna, el que le decían “Pleitito”, jugó en el América, San Luis, era jugadorazo. Yo luché y no fue fácil, luché bastante y estuvo complicado algunas veces porque éramos una familia de escasos recursos y de irte de un estado a otro sin dinero está canijo. Yo le doy las gracias a toda la gente de mi pueblo, La Florida en Culiacán que me apoyó. Fueron ellos las ganas que me dieron para salir adelante.

¿Al ser de escasos recursos, fue complicada su niñez?
No te voy a decir que no teníamos para comer, sí teníamos gracias a mi mamá que nunca nos dejó abajo, ella fue madre y padre para mí en lo personal. Ella se levantaba a las 5.00 de la mañana para ir a buscar el pan de cada día. No nos faltaban nuestros frijolitos, nuestro arroz, era lo que siempre teníamos en la mesa, como los huevitos y gracias a Dios ella nos sacó adelante. Ahora, gracias a Dios con esto del fútbol le pago lo que me dio, no le pagaré del todo pero sí triunfar es importante para mí.

Omar Rosas junto con los argentinos, Ramiro Rocca y Franco Flores con quien viaja todos los días al entrenamiento. Fotos | Neptalí Romero

¿Al ser de Sinaloa, me imagino que sos fanático de la música de banda, o tienes otros géneros que te gustan?
Fíjate que me gusta la música de banda pero soy mucho de la cumbia, la salsa, pero nada más me gusta, no sé bailar ni nada de eso.

¿Qué tan arraigado tienes el estilo de Culiacán, sos norteño de botas y sombrero cuando estás afuera de la cancha?
Sí, claro. Lo he hecho y si me visto así cuando voy a mi pueblo porque allá es algo tradicional y están los bailes; que son las fiestas de las quinceañeras, bodas, cumpleaños y por lo regular son bailes gratis para la gente. Uno allí aprovecha y saca que es de pueblo, de rancho y me pongo las botas, sombrero, tu hebilla y eso te identifica como tal.

No te costó adaptarte en Honduras y en este torneo estás de titular y has goleado…
Sabía que era un fútbol muy pesado, muy de mucho contacto y al principio me costó como en el primer mes por lo de la adaptación, pero ya en el partido donde ingresé ante Olimpia ya iba motivado para demostrar dentro de la cancha, porque me gusta hablar dentro de ella, ya afuera no. Creo que tengo la confianza del entrenador y de los compañeros, estoy agradecido con ellos. En el torneo pasado lastimosamente me lesioné en la mandíbula ya que fue en el cierre del torneo, pero regresé con más hambre y ganas de triunfar. Estoy con el deseo de ser campeón con Real España, quiero estar mucho tiempo aquí, quiero dejar mi nombre grabado en esta institución como Carlos Pavón que fue un delantero histórico en el club y eso es importante.

¿Qué recuerdos tienes de Carlos Pavón cuando brilló en México?
Yo era un niño y lo alcancé a ver jugar cuando estaba en el Morelia y lo miraba en la televisión. Recuerdo que hablaba mucho de él, era un jugadorazo.

¿Viene el clásico ante Olimpia, en los últimos partidos anotaste pero te anularon los goles, hay sed de revancha?
El fútbol te da revanchas y gracias a Dios se llama “bendito fútbol”, en México tenemos ese dicho que siempre el gol estará allí. El sábado tenemos otra revancha ante Olimpia, en lo personal es importante para mí y daré el todo por el todo, ojalá primeramente Dios se me dé la oportunidad de anotar porque ese grito de gol contra Olimpia ya lo tengo en la garganta.

El delantero mexicano Omar Rosas celebrando una de las anotaciones con la camisa del Real España en este campeonato. Foto archivo

¿Cómo vives los clásicos en lo personal y qué esperas del Real España vs Olimpia?
Será un partido muy complicado, Olimpia va a venir por lo que acaba de pasar (la expulsión de Concacaf por el escándalo de Surinam), van a querer venir a limpiar el nombre contra nosotros, pero nosotros no nos vamos a dejar, tenemos un equipo para competirle a cualquiera, ya lo hemos demostrado, nos vamos a parar enfrente, ya lo hemos demostrado, nuestra casa se respeta y lo vamos a hacer valer. En lo personal, Omar Rosas vive los partidos al día, siempre el que viene es el juego más importante porque no sé cuándo será mi último partido. Este partido si tiene algo de especial porque Olimpia es el rival a vencer para nosotros y este es el clásico del que más se habla en Honduras, así que lo vamos a enfrentar de la mejor manera. Si Dios me da la oportunidad de anotar, lo voy a festejar con una alegría enorme.

¿Miro que portas un crucifijo; sos católico?
Yo soy católico, mi mamá siempre me lo enseñó desde pequeño, me llevaba a la iglesia a rezar y es algo que yo tengo. Me gusta rezar antes de los partidos y le pido todo a Dios. Sin la ayuda de Dios nada se podría hacer en esta vida.

¿Tienes algún ritual antes de los partidos?
Yo siempre rezo un Padre Nuestro y un Ave María como lo hacemos en México. Le pedimos a Dios. Yo tengo un angelito que es el hijo de una hermana mía que falleció y siempre le pido que me preste sus alitas para poder aguantar en los partidos y le pido a mi mamá Lety que ya falleció, que nos cuide con su presencia para que nadie salga lesionado de los 22 que estamos en la cancha y los que van a entrar de cambio.

¿Cuál es la música que llevas en el playlist de tu teléfono?
Yo tengo mi playlist y me pongo los auriculares para escuchar, pero al llegar al camerino entre Ramiro Rocca y yo tenemos dos canciones a todo dar; Ramiro pone una cumbia y yo una mexicana y son las que escuchamos antes de salir al calentamiento. La que yo pongo se llama “Cabrón y vago” de Los dos Carnales de México; la de Ramiro no me recuerdo pero es una cumbia muy bonita.

¿Para cerrar; crees que este clásico sea de goles o será cerrado de mucha especulación?
Este será un clásico donde habrá goles, siempre estos clásicos deben de ser así, somos un equipo que genera muchas jugadas y las terminamos como tal; Olimpia genera goles y este clásico será cerrado y de muchas anotaciones.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias