Rafael Callejas, una vida de logros y salpicada por escándalos de corrupción

El expresidente de Honduras y de la Federación de Fútbol obtuvo éxitos importantes en su carrera como político y dirigente deportivo, aunque vivió episodios oscuros

Jorge Fermán

(Rafael Leonardo Callejas Romero; Tegucigalpa, 1943- 2020) Siempre decía que le pedía a Dios que le permitiera vivir el mayor tiempo posible para disfrutar de su familia, especialmente de sus nietos, a quienes adoraba enormemente.

Pero la vida terminó siendo dura para Rafael Callejas, pues sus últimos años los tuvo que enfrentar en calidad de extraditado y acusado por la justicia norteamericana por corrupción en el fútbol. Desde que se entregó, vivía vigilado por la policía y controlado por medio de un grillete electrónico en su tobillo.

Además, el expresidente de Honduras y de la Federación Nacional de Fútbol, tuvo que librar una batalla contra una leucemia, que fue diagnosticada en el 2018 y que propició un trasplante de médula ósea en el 2019, que indicaba que podía mejorar su condición, pero no fue así, pues este sábado 4 de abril de 2020 se confirmó su fallecimiento tras sufrir un paro cardíaco.

Leer: Jorge Luis Pinto y sus bonitos recuerdos con Rafael Callejas

Callejas se encontraba viviendo con una de sus hermanas en la ciudad de Atlanta, estado de Georgia en los Estados Unidos y al complicarse su estado de salud fue llevado a un hospital local, donde finalmente perdió la vida.

De su vida política y su carrera como dirigente del fútbol podemos escribir cientos de páginas. Un hombre que tocó la gloria, pero que por culpa de sus errores terminó tocando fondo.

El repaso de su largo viaje que duró 76 años, está lleno de éxitos, pero también de algunos episodios que lo marcaron de manera negativa, sobre todo en la última etapa, donde tuvo que pagar por actos de corrupción, desprendidos del famoso caso a nivel mundial, llamado FIFAGATE.

SU VIDA POLÍTICA

Estudió economía agrícola en Estados Unidos y, tras regresar a su país, ejerció durante unos años como banquero y economista. Entre 1967 y 1971 se empleó en el Consejo Superior de Planificación Económica. En 1968 fue nombrado jefe de la Dirección de Planificación Agrícola y pasó a ocupar la dirección dos años después.

Su primera incursión en la vida política hondureña se produjo en 1975, cuando fue elegido titular del Ministerio de Recursos Naturales por el entonces jefe de Gobierno, el general Juan Alberto Melgar Castro, quien había dirigido un golpe militar contra el presidente de la República, el general Osvaldo López Arellano, implicado en un escándalo financiero. Entre 1980 y 1982, Callejas fue tesorero del Partido Nacional de Honduras y, en los dos años siguientes, actuó como miembro de la Comisión Política de la citada organización.

VER VIDEO: Los mejores momentos de Callejas en los Diez Comics

Se presentó como candidato a las elecciones presidenciales de 1985, en las que perdió por un margen de apenas 85.000 votos, frente al candidato liberal José Azcona. Durante cuatro años fue el jefe de la oposición política hondureña, al frente del conservador Partido Nacional, y se rodeó de un círculo de colaboradores con gran experiencia en las finanzas que desplazaron a los viejos dirigentes políticos del partido. El 27 de noviembre de 1989 ganó las elecciones presidenciales y asumió el cargo en 1990 para un periodo de cuatro años, convirtiéndose en el presidente número 70 de la República de Honduras y en el artífice del regreso al poder del Partido Nacional tras dieciocho años de ausencia.

SALPICADO POR LA CORRUPCIÓN

En su periodo como presidente de Honduras, el ex mandatario fue acusado por el Ministerio Público de Honduras, acusó a Rafael Callejas por los ilícitos de malversación de caudales públicos, falsificación de documentos, abuso de autoridad, abrogación de funciones correspondientes al cargo, y fraude en el caso del "Petrolazo", "Comunitas", "la Familia I, La Familia II" y el "Chinazo" y en ninguno logró probar culpabilidad, aunque los juicios han sido duramente cuestionados por supuesta mediatización en los fallos.

También fue acusado por la venta de maquinaria de la ex Secretaría de Comunicaciones, Obras Públicas y Transporte (SECOPT) y fondos supuestamente desviados bajo el argumento de ampliación del aeropuerto de Toncontín, caso que fue conocido en su momento como “Brazos de Honduras”.

De todas estas acusaciones salió bien librado, incluso fue hasta en el mes de abril del 2009, que la Sala de lo Penal de Francisco Morazán ratificó las últimas 16 cartas de libertad definitivas para al ex presidente Rafael Leonardo Callejas en los casos de corrupción que salpicaron su administración gubernamental.

PUSO A HONDURAS EN EL MAPA FUTBOLÍSTICO

Rafael Leonardo Callejas se desempeñó como presidente de la Federación Nacional Autónoma de Fútbol de Honduras (FENAFUTH) durante trece años, bajo su dirección, la selección nacional catracha logró clasificar a dos mundiales mayores: Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Para clasificar a una nueva Copa del Mundo, Honduras tuvo que esperar 28 años, pero gracias a la gestión de Rafael Callejas, acompañado de varios dirigentes del fútbol de nuestro país, se pudo trabajar en un proceso exitoso bajo el mando del técnico colombiano Reinaldo Rueda.
Lo mismo ocurrió par la Copa del Mundo de Brasil 2014, pero con el también entrenador colombiano Luis Fernando Suárez.

Callejas, entregado totalmente al fútbol, pues siempre fue su pasión, pudo conseguir lo que nadie había podido en casi 30 años, pero lamentablemente utilizó esta coyuntura para hacer negocios personales, de acuerdo a las acusaciones realizadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

También pudo liderar la clasificación y participación a las Olimpiadas y a varios mundiales juveniles de fútbol. A nivel olímpico Callejas pudo liderar la gestión en las clasificaciones hacia Beijing 2008, Londres 2012.

En cuanto a las selecciones menores, también logró abrir el camino para que en categorías Sub 17 y Sub 20, Honduras se convirtiera en un permanente protagonista en los mundiales de ambas modalidades. En su periodo como presidente de la Fenafuth, Honduras estuvo presente en las Copas del Mundo Sub 17 de: Corea 2007, Nigeria 2009, Emiratos Árabes 2013 y Chile 2015.

A nivel Sub 20, Honduras pudo participar en las justas mundialistas siguientes: Holanda 2005, Egipto 2009 y Nueva Zelanda 2015.

EL “FIFAGATE” ACABÓ CON CALLEJAS

El 3 de diciembre de 2015, los Estados Unidos solicitó la extradición de Callejas por acusaciones en la Corte de Nueva York por el escándalo de corrupción en la FIFA, denominado "FIFAGATE", por supuestos actos de corrupción por recibir sobornos junto a Alfredo Hawitt, exsecretario de Fenafuth, por la cantidad de US$ 600,000.00 por parte de MEdiaWorld, para la transmisión exclusiva de los partidos de la Selección Nacional de Honduras, utilizando bancos de Estados Unidos, para el blanqueo del dinero y realizar transacciones por medio de Citibank Panamá.

Fue extraditado a los Estados Unidos el 14 de diciembre de 2015. Rafael Callejas se declaró culpable de los cargos de asociación criminal y fraude en relación con la obtención de sobornos a cambio de contratos por los derechos de retransmisión y marketing de partidos clasificatorios de la FIFA.

Según la acusación, Callejas “negoció y aceptó sobornos de cientos de miles de dólares a cambios de su influencia para adjudicar contratos a Media World, una compañía de Florida de marketing deportivo, para los derechos de mediáticos y marketing de los partidos clasificatorios de las selección, de las copas del mundo de 2014, 2018 y 2022”, señaló el departamento de Justicia estadounidense en un comunicado.

“Durante años, Media World transfirió estos sobornos desde sus cuentas bancarias de Estados Unidos, a través de un intermediarios, a cuentas en el extranjero del expresidente y un cómplice", agregaba el escrito.

Callejas, que se encontraba en libertad vigilada en Estados Unidos, se enfrentaba a una sentencia máxima de 20 años por cada uno de los cargos y además de pagar una penalización de 650.000 dólares (unos 580.000 euros). Debido a su delicada condición de salud, todo esto estaba en suspenso, pues esperaban que se recuperara para retomar el proceso judicial, algo que ya no será posible tras su muerte.

EL DÍA QUE PUDO MORIR, PERO…

En noviembre de 1993, cuando aún era presidente de la República de Honduras, Rafael Callejas recuerda que se salvó de milagro, que vio la muerte de cerca y que incluso ese día, tuvo la oportunidad de hablar con Dios.

Viajaban desde San Pedro Sula hacia Tegucigalpa en un helicóptero, junto a 12 personas y en el recorrido la nave se desparramó.

“Cuando explotó la turbina a 11 mil pies de altura sobre capa, estábamos ciegos, no veíamos nada. Veníamos de SPS a Tegucigalpa, pero el piloto, un joven sub teniente, tuvo la habilidad sin motor y sin turbina, de darle vuelta 180 grados y comenzar un proceso de auto rotación en caída libre”, relató Callejas en una entrevista hace varios años.

“Caíamos a más 100 kilómetros por hora, recuerdo que ahí hablé con Dios y le dije: “te pido que decidas qué hacer conmigo, si me llevas, cuida a mi familia y sí me quedo, dame las indicaciones de lo que debo hacer, desde ese momento he vivido en paz, fue una lección de vida, me hizo más creyente. Tener más fe y bondad. Fue algo muy especial y lo seguirá siendo”.

Aquel episodio, asegura le cambió la vida. De ahí en adelante cambió su forma de ver la vida, intentó ser mejor persona, pero en el camino fue cometiendo algunos errores que lo llevaron a vivir sus últimos días, extraditado y acusado por actos de corrupción como dirigente de fútbol en Honduras.

UNA NIÑEZ ENTRE EL FÚTBOL Y VIVIR EN EL EXILIO

Rafael Callejas siempre recordó con agrado su infancia, pues aseguraba una y otra vez que fue muy bonita, a pesar de la mayor parte del tiempo le tocó vivir, junto a sus padres (don Rafael Leonardo y doña Emma Romero) fuera del país.

“Tuve una linda infancia, pero mis primeros años los hice en Guatemala hasta 1949. Tengo algunas memorias de esa época. Compartí con algunos primos, con el grupo de los scouts, viví mucho en el campo porque mi papá tenía finca, animales. Mi infancia fue muy positiva, llena de amor, alegría y llena de ilusiones”, relató en su momento.

Aficionado del fútbol desde muy pequeño, y sobre todo de su amado Olimpia, club del que se enamoró para siempre, pues su tío Rubén Callejas Valentine fue el encargado de llevar a los leones de la segunda división al nivel profesional en esa época.

“Mi abuelo tenía una bodega de sal, ahí por donde es el Honduras Maya en Tegucigalpa y ahí cerca, estaba el lugar donde vivían los jugadores del Olimpia, entonces creció mi cariño por el equipo”, recordó hace varios años.



Dice que en su niñez jugaba fútbol, pero que solo lo hizo en la escuela, estudió en la Escuela Americana. “Era complicado porque en toda la secundaria éramos solo 14 varones, nos tocaba jugar contra otras escuelas, de ahí me fui a otros deportes como el baloncesto y el volibol”, nos dijo en alguna ocasión.

Aquellos que fueron sus primeros años de vida, eran el inicio de una vida llena de éxitos profesionales y deportivos para Callejas, pero que terminarían de la forma menos esperada para Rafael Callejas. Un hombre que la historia de nuestro país lo recordará entre sus logros y esos capítulos oscuros que lo marcaron para la eternidad.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias