Coito no se arrepiente de firmar por Honduras porque "no me iba quedar esperando" a Tabárez

El timonel de la 'H', Fabián Coito se sincera en que haberse venido de Uruguay fue una buena decisión para su carrera.

Fabián Coito llegó a Honduras en busca de una clasificación al Mundial de Qatar 2022.
Fabián Coito llegó a Honduras en busca de una clasificación al Mundial de Qatar 2022. *
Redacción

Con un paso laureado por las selecciones Sub 15, Sub 17, Sub 20, Sub 22 y Sub 23 traducido de sus títulos en latinoamérica, todo indicaba que el entrenador Fabián Coito sería el sucesor ideal para Óscar Washington Tabárez, quien ha dirigido la selección mayor de Uruguay desde la eliminatoria del 2006.

Sin embargo, después de varios años y promesas de un cargo que se cansó de esperar recibió la oferta de Honduras para tomar las riendas de la selección absoluta que en su primer año dejó signos prometedores.

Sobre ello manifestó al portal web "Ovación Digital" que "siempre le dije al maestro que no me iba a quedar esperando el momento para ocupar su lugar, salvo que se diera un recambio natural que no sucedía. Por eso sé que la decisión que tomé fue buena”.

Te puede interesar: Wesly Decas sobre el hecho de enfrentar a Erling Haaland

Y agregó: "Quise buscar otro lugar, el fútbol es así, pero en primera instancia soy un agradecido por todo lo que viví. Y eso está por arriba de cualquier situación que después me haya tocado vivir. ¿Que me hubiera gustado quedarme? Claro, pero no se dio. No había lugar y mi edad me obligaba a buscar nuevas cosas. Son etapas en la vida de cada uno. Y nunca se sabe capaz que hay posibilidades de volver algún día”.

Tabárez dirigiendo uno de sus encuentros a la selección de Uruguay

Coito vio este cambio como un "desafío", un nuevo reto en su carrera que tiene como objetivo mayor clasificar a la Bicolor al Mundial de Qatar 2022.

“Creo que no me equivoqué al tomar la decisión de irme, por mi edad y por el momento. Y porque sabía cuáles eran las proyecciones en un lugar y en el otro. El de Honduras era un desafío nuevo, que me permitió desarrollarme y crecer. Sé que dejé un lugar hermoso y años bárbaros, pero sabía lo que tenía por delante y era una repetición de los que ya había vivido. Moverme y salir de la zona de confort, tomar decisiones y asumir responsabilidades era lo que necesitaba para crecer”, expresó.

PROCESO DE ADAPTACIÓN Y RETOS

ADAPTACIÓN: “Lo que más me costó en Honduras fue readaptarme, después de tanto tiempo en un mismo lugar y con la misma dinámica. Cambiar todo eso, además de trabajar con edades diferentes, otra exigencia y otra idiosincrasia, por más que yo conocía el país, es lo que más me ha costado. Me llevó un poquito de tiempo”, reconoció Coito, quien regresó a Uruguay dos días antes de que se cerraran las fronteras y aprovecha este tiempo para ponerse al día con su familia. “Acá estamos, viendo cómo evoluciona todo para ver cuándo regreso, pero todavía no hay fecha. Y a nivel de selecciones la incertidumbre es grande respecto a lo que puede pasar este año”

Ver: Selección de Honduras no volverá a competir en todo el 2020

RENOVACIÓN: “Lo mejor fue el cambio, el desarrollo y el desafío. Trabajar a nivel de selección mayor, armar un plan de trabajo, planificar entrenamientos y la renovación del cuerpo técnico fue todo una gran experiencia. Enfrentarme a una nueva cultura deportiva y a otra idiosincrasia. Hubo muchas cosas que me obligaron a rever lo que hacía. Sobre todo la demanda del jugador. El juvenil necesita más acompañamiento desde el punto de vista humano; el mayor, es diferente. Y más en un formato de selección donde hay muy pocos días para impactar y conseguir llevar cosas al partido. Lograrlo en cuatro días y aprovechar todas las herramientas para sacarle lo mejor al futbolista. En eso no tenía gran experiencia y he ido creciendo”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias