Bolillo Gómez y sus confesiones sobre Honduras: Acepta que siente 'susto' y que le gusta el futbolista casado

El técnico de la Selección de Honduras es de la idea que la casa pesa por temas de alturas, pero en la Concacaf la escuadras se conocen muy bien por las diferentes competencias que disputan.

Redacción

Hernán Darío "Bolillo" Gómez, nuevo técnico de la Selección de Honduras, sigue trabajando en cada uno de los detalles para tomar las riendas de la Bicolor e intentar encaminar el rumbo al mundial de Qatar 2022.

El estratega cafetero, quien arriba el miércoles a Tegucigalpa, relató este domingo que no "pensó mucho" su llegada a la selección al ser una decisión rápida ya que le gustó el hecho que el presidente de la Federación de Fútbol se haya comunicado de forma directa y no a través de intermediarios.

Hernán es claro y consciente que el panorama de la H en esta eliminatoria no es alentador, pero no todo por perdido y ha tomado este reto de dirigir a Honduras para intentar obtener un boleto a la fiesta grande.

Bolillo dice que le ha "extrañado" ver a la Bicolor en el último lugar de la octagonal porque "Honduras no es el último equipo en Centroamérica, ha ido a mundiales, que esté en estos puestos (es engañoso) y hacen falta 24 puntos. Yo voy a llegar y conocer por qué Honduras no está peleando los primeros puestos", comenzó diciendo el colombiano en una entrevista a Salvador Nasralla.

Desde su nombramiento el viernes y dos días después de la confirmación, Gómez ha estado trabajando y acepta que, de momento, más con su cabeza que en el conocimiento de los futbolistas.

"Me he reunido con el preparador físico mirando un montón de cosas de estadísticas, convocatorias, partidos he visto y todo esto lo venimos analizando. Lo primero es la cabeza, los partidos que faltan en noviembre, enero, febrero y la responsabilidad".

"NO VOY A ENGAÑAR A LA GENTE"

Pese a tomar el reto de dirigir a Honduras, el técnico cafetero sabe que la situación no es nada fácil. "Muy complicado y faltan 24 puntos. Yo quiero estar allá, no voy a engañar a la gente, uno conoce a los jugadores entrenando y en las selecciones es importante ser un buen líder. Si ganamos los partidos seguidos se puede, pero sí la tenemos complicada".

En lo que respecta a nóminas de jugadores nacionales y del extranjero, Bolillo está enterado que hay legionarios que "no son titulares y eso es grave. Es difícil para ellos, más lo viajes, cambios de horarios. Hay que tener una base del campeonato de Honduras".

A Bolillo le explicaron sobre el duro momento vivido por la Bicolor el pasado 8 de septiembre que después de retirarse ganando en el primer tiempo ante Estados Unidos, en la segunda mitad el equipo se resquebrajó y fue goleado, ahora su misión es levantar el ánimo del camerino y señala cómo pretende hacerlo.

"Depende del papá, es la seguridad, la confianza, es el mirar, el 'embarrarla' en un partido y mira hacia el entrenador y eso me pasó me pasó en la eliminatoria pasada con Panamá donde me pegué una equivocada cuando fui a atacar a EEUU en su casa, con su gente, me metieron cuatro, corregí en el segundo tiempo y apenas me metieron uno y es ahí donde está el buen líder, que no pierda la seguridad, su trabajo, no cambie su estilo y confíe en la gente que tiene para su trabajo, eso es fundamental, es estar seguro de lo que se pretende y se pierde, bueno", dijo.

Y agregó, "tengo que trabajar esto como un buen líder porque el futbolista siempre lo está mirando a uno, qué cara tengo, ellos lo huelen y lo primero que ellos harán cuando yo llegue es ver si este sabe o no sabe y creo que Honduras tenía un buen técnico, le veía un trabajo un orden y no solo adentro del campo, sino afuera, en su vida y esos valores suman para que sean mejores futbolistas".

LE GUSTA EL FUTBOLISTA CON UNA FAMILIA CONFORMADA

Jugar en casa es uno de los puntos fuertes que las selecciones siempre quieren aprovechar, pero para el "Bolillo" esa situación es algo que se ha perdido y explica.

"Para mí local es Bolivia en la altura, es Panamá con la humedad, en San Pedro Sula también es bravo jugar y nosotros como hondureños sabemos jugar en Panamá. Soy de los pienso que a nivel de selecciones ya se perdió esa localía. Para mi se ha perdido la localía a no ser la altura, demasiada humedad, pero tenemos una plaza brava como es San Pedro Sula"

Darío Gómez fue consultado sobre si llamará más jugadores del campo local o los que están extranjera, su respuesta fue amplia y reveló que a él le agradan aquellos futbolistas que se manejan en orden en su vida privada y si ya tienen sus familias conformadas, mejor.

"Yo quiero estar allá y a mí nunca me has a escuchar diciendo quién es el mejor porque si digo que es uno, significa que los otros no lo son, soy un hombre que hablo mucho de equipo, sé que son buenos y andan en promedio de edad de 26-27 años y a mí me gusta el jugador que ya está casado, con familia, que es maestro porque si ya tiene familia debe enseñar y me gustan ese tipo de futbolistas igual que aquel se cuida, que estén preparados físicamente porque es lo único que ha cambiado en el fútbol, la condición física donde se están mejor formados, el que tiene mejor alimentación, buen peso, eso es lo que más preocupa por eso quiero estar allá y conocerlos, pero lo que más me gusta es que me han contado que el hondureño tiene carácter, potente y rápido".

El nuevo timonel también recordó su proceso y amistad con Luis Fernando Suárez, técnico de Costa Rica. "Con (Luis) Fernando me llevo muy bien, fue asistente y yo lo puse a dirigir, luego se fue y es un triunfador. Somos muy amigos, como hermanos".

Tampoco se pasó por alto el episodio vivido con Jorge Luis Pinto en la eliminatoria pasada. "No tengo problemas con Jorge Luis, ese día yo me le arrimé como a saludarlo, tiene su estilo, es bravo y me dijo una cosa, y yo ¿cómo, me estás diciendo algo?.

"Honduras no es el último equipo en Centroamérica, ha ido a mundiales, que esté en estos puestos (es engañoso) y hacen falta 24 puntos. Yo voy a llegar y conocer por qué Honduras no está peleando los primeros puestos"

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias