Así es la nueva vida de Rafael Callejas y Alfredo Hawit en Estados Unidos

Los dirigentes hondureños llevan 310 días en juicio por el FIFAGATE y en enero se conocerá la condena que cumplirán

Los dirigentes hondureños ahora viven con un grillete electrónico en el pie que llevan desde hace más de 300 días hasta enero que conocerán su sentencia.
Los dirigentes hondureños ahora viven con un grillete electrónico en el pie que llevan desde hace más de 300 días hasta enero que conocerán su sentencia. *
Redacción DIEZ

Alfredo Hawit y Rafael Callejas dejaron atrás sus mansiones, lujos, viajes y fiestas con personalidades del fútbol. Su vida ahora se resume a un perímetro establecido por las autoridades de Estados Unidos en Miami, Florida donde están en libertad bajo fianza y monitoreados con un grillete electrónico con el que son vigilados y que llevan más de 300 días portándolo.

El escándalo de la FIFA, conocido como el Fifagate comenzó en mayo del año pasado y acabó con los grandes “capos del fútbol” como les llamaron a los veteranos dirigentes que por años dirigieron la Concacaf y Conmebol a los que la justicia de Estados Unidos acusa de corrupción.

Según informes del departamento de justicia de esa nación, son 40 los dirigentes que cayeron en la red de corrupción que rondaba la FIFA y de estos, 15 se declararon culpables de los cargos que les imputaban y en ellos se encuentran los hondureños Alfredo Hawit y Rafael Callejas.

Era la medianoche en Honduras del 3 de diciembre del 2015 cuando la policía suiza en conjunto con la Interpol capturaron en Zúrich al entonces presidente de Concacaf y Fenafuth, Alfredo Hawit.

El dirigente fue encarcelado en Suiza y pasó un mes en una prisión de ese país. En enero de este año fue extraditado a Estados Unidos donde responde a los cargos que le acusa la justicia de este país, de los cuales aceptó cuatro de los 12 que le imputaron.

La nueva vida de Hawit en el condado de Broward, Florida, donde radica con su hija, es permanecer en una zona establecida por el juez de Nueva York, Robert Levy. Es monitoreado por un grillete electrónico que tiene restricciones. Pero puede asistir a la iglesia y a los hospitales.

WebHawit.3(800x600)

El dirigente hondureño Alfredo Hawit cuando salía de la corte de Nueva York en abril.

Ahora, Hawit tendrá que ir ante el juez nuevamente en enero, fecha que en los próximos días establecerá la corte de Nueva York que lleva el caso y que dictará sentencia.

Alfredo Hawit aceptó cuatro de los 12 cargos que se le imputaron y son: Dos por conspiración de fraude, obstrucción de la justicia y conspiración de soborno, delitos que tienen hasta 20 años cada uno y que en enero marcarán su destino con la sentencia.

“Cuando uno llega a un arreglo con la fiscalía (en este caso de Nueva York), el fiscal propone una pena por arreglos que puede ser en cárcel de mínima seguridad o pocos años. Pero el que toma las decisiones y puede convalidar el arreglo, es el juez y es quien dicta sentencia”, explicó a DIEZ el abogado Raúl Suazo experto en derecho internacional.

LA VIDA DE CALLEJAS EN MIAMI, FLORIDA

El expresidente de Fenafuth y de la República de Honduras (1990-1994), Rafael Callejas, quien se entregó a la justicia norteamericana una semana después que fue capturado Alfredo Hawit, también se declaró culpable de corrupción y espera condena.

La vida de Rafael Callejas se ha reducido igual a la de Hawit, vive en Miami monitoreado por un grillete electrónico y ha sido de los pocos acusados que se ha visto en público con el chip que lo monitorea.

dt.5004(800x600)

Rafael Callejas en su última aparición en público con su grillete en el tobillo izquierdo.

Rafael Callejas de 72 años se declaró culpable por los delitos de conspiración por crimen organizado y fraude electrónico. Cada uno de estos delitos contempla una pena máxima de 20 años, por lo que podría pasar hasta 60 años preso.

15 de los acusados se han declarado culpables y aceptaron cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de condenas y otros 25 son actualmente juzgados, entre los que se encuentran el expresidente de Concacaf, Jeffrey Webb, así como el tico Eduardo Li.

Junto a los hondureños Hawit y Callejas, vuelven a la corte de Nueva York donde se definirá su destino que podría ser pasar el resto de sus vidas tras las rejas luego de aprovecharse del fútbol y hacer negocios sucios para favorecerse.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias