Deserción de dos jugadores en Estados Unidos; un problema de país que va más allá del fútbol

Los jugadores Luis Ortiz y Carlos Perdomo desertaron del Marathón para quedarse en Estados Unidos en busca del 'sueño americano'. Te contamos todo lo que está detrás de esta historia.

Luis Ortíz y Carlos Perdomo decidieron dejar la concentración de Marathón para buscar, así como muchos otros hondureños, el ansiado 'sueño americano'.
Luis Ortíz y Carlos Perdomo decidieron dejar la concentración de Marathón para buscar, así como muchos otros hondureños, el ansiado 'sueño americano'. *
DIEZ

La noticia de los dos jugadores del Marathón que decidieron desertar y quedarse en Estados Unidos tras la derrota 5-0 ante Portland Timbers en Oregon, sacudió al fútbol hondureño este jueves. Pero las razones para que dos deportistas catrachos tomaran esta drástica decisión van más allá del tema futbolístico.

Los dos jugadores que abandonaron al equipo verdolaga en suelo estadounidense fueron el defensor Carlos Perdomo (27 años) y el joven arquero Luis Ortiz (23 años).

Ortiz debutó con los esmeraldas en marzo de 2019 y se perfilaba para ser en un futuro el dueño del arco, pero decidió dejar todo atrás porque equipo no llenó sus expectativas económicas y los atrasos en sus pagos.

Perdomo por su parte contó que se quedó en Houston con consentimiento del cuerpo técnico, pero regresará al país. Sin embargo, Marathón en comunicado indicó que ambos "desobedecieron las reglas internas" y que procederá a "informar a las autoridades migratorias de Estados Unidos" y que pondrá en conocimiento del TNAF "la violación su contrato para los efectos legales correspondientes".

No hay que condenarlos

Lo ocurrido trajo muchas críticas para ambos deportistas en redes las redes sociales, pero el sociólogo Julio Navarro, representante de la UPNFM, pidió no condenarlo por la determinación que tomaron.

"No debemos asustarnos y sorprendernos que personas porque jueguen en un equipo de fútbol en Honduras, que uno vea que tienen una mayor valoración económica de ingresos, están exentos de querer emigrar a Estados Unidos en busca de mejor oportunidades, la verdad es que no. En este momentos en la mayoría de ciudadanos hondureños persiste la idea que garantizar su vida, su sobrevivencia, desgraciadamente es emigrando", dijo Navarro, sociólogo y representante de la UPNFM.

Para Navarro, la idea de emigrar de Honduras "es transversal a nivel generacional y ocupacional por lo que "no deberíamos sorprendernos ni condenarlos. A cada quien hay que respetarle su deseo de superarse".

"Es una posición muy individual que ellos ven; aprovechando una visita legal, puedan buscar otras opciones quedándose en Estado Unidos. Deberíamos comprender, es una situación difícil que estamos pasando los hondureños".

El sociólogo indica que el futbolista ve muchas oportunidades en suelo americano, incluyendo el balompié.

"Es una aspiración transversal en todo el tejido social que hay en Honduras, porque no sienten que haya espacio de posibilidades de poder sobrevivir, desarrollarse y sostener a sus familias. La otra cuestión es que para futbolistas con buen nivel de competitividad, Estados Unidos es un buen espacio para ganarse la vida. No solo a nivel de fútbol profesional, sino a nivel aficionado que llamamos en el país burocrático. Aquí en fútbol burocrático ganan buen dinero, trabajan la semana y juegan el fin de semana donde retienen ingresos hasta de 500 dólares por partido el fin de semana. A estos jugadores hay que comprenderlos y no condenarlos", recalcó.

Corrupción, crisis económica y falta de vacunas, los detonantes

El tema de inmigración en Honduras tiene raíces profundas en la corrupción, la delincuencia y la falta de oportunidades.

Estudios indican que cada día, 300 hondureños emprenden la marcha para recorrer unos 2,500 kilómetros en busca del "sueño americano".

Para la mayoría de ciudadanos hondureños cualquier cosa es mejor que quedarse en un país sin mucha perspectiva, desgastado por la desesperanza económica y la corrupción, el narcotráfico y las bandas delictivas. A esto se suma la crisis que provocados por los huracanes Eta y Iota y la falta de vacunas.

Todo ello han orillado a muchos a tomar la decisión de dejar el país en busca de mejores oportunidades y los futbolistas no son la excepción.

"Que mentalidad más pobre la que tenemos, hacer bomba algo que es mentira y no comparten que los políticos se roban tantos millones en hospitales, que solo han llegado 2 mil vacunas y El Salvador ya está vacunando a la mayoría de gente", tiró Carlos Perdomo en sus redes.

Salarios, uno de los problemas en el fútbol hondureño

En Honduras existe idea equivocada de que los jugadores de fútbol son los que mejores ingresos perciben. Si bien hay algunos que ganan buenos salarios, la mayoría de futbolistas que vienen comenzando no ganan tan bien.

Este Clausura 2021 en Honduras, los deportistas de cuatro clubes cobrarán salario únicamente del 16 de febrero al 25 de abril (poco mas de dos meses). Los que lleguen hasta la final (27 de mayo) devengarán un mes más.

"Los futbolistas en Honduras dejan de percibir un ingreso el día que juegan el último partido del campeonato. No como en otros países que tienen contratos por año e independiente que terminen el 15 de junio y comienzan el 15 agosto cobran igual. Aquí los vuelven a contratar una vez inicie la pretemporada y le pagan la mitad, hasta que inicia el torneo le pagan su salario completo. Pero la percepción es que los futbolistas son bien pagados, porque uno escucha a nivel internacional que a los atletas le reconocen buenos salarios. En Honduras los salarios son muy raquíticos, y la carrera es muy corta, a veces un joven no tiene la paciencia para esperar y destacar para jugar en otro equipo que le paguen bien o jugar en el exterior".

Muchos exfutbolistas han emigrado al norte

Luego de su retiro del fútbol, muchos son los exjugadores que han decidido iniciar una nueva vida en Estados Unidos.

"No es algo nuevo. Ya en Honduras anteriormente recuerdo jugares como Oscar García (padre de Boniek), Héctor Uclés y otros jugadores que se quedaron en una gira de Olimpia en Estados Unidos. Pero estos ya estaban culminando sus carrera", recordó Navarro.

La mayoría de los que deciden emigrar tras colgar los botines, trabaja en construcción durante la semana y los fines de semana juegan a nivel burocrático por unos dólares.

La historia se seguirá repitiendo en Honduras mientras las condiciones, en este caso de los futbolistas, no mejore en Liga Nacional y eso solo irá ligado a muchos factores de país.

Futbolistas que se fueron a EEUU hablan del tema

La decisión tomada por Perdomo y Ortiz no es nueva en el ámbito deportivo hondureño al igual que en Centroamérica, en los últimos años jóvenes deportistas decidieron abandonar sus carreras buscando un mejor futuro para sus familias ya que en Honduras estaban cansados de ganar poco y encima de lidiar con atrasos salariales.

"Lejos de criticarlos, la gente debería entender que al final los futbolistas en Honduras no somos muy diferentes a las demás personas en la vida cotidiana; hay equipos que pueden hacer la diferencia como Real España, Olimpia y Motagua por el poderío económico, el resto prácticamente son luchadores", inició relatando a DIEZ Henry Martínez, ex delantero aurinegro quien a los 30 años decidió abandonar el fútbol y quedarse en Estados Unidos donde hoy trabaja en el área de construcción.

"Y la realidad por la que tomé la decisión de venirme es porque hice una reflexión de lo que es la vida del futbolista en Honduras y yo tengo responsabilidades con los hijos y familia 24/7 todo el año, las deudas, la renta, luz, internet, comida se paga todo el tiempo y si hacemos números hoy en Honduras hay un techo salarial y el que mejor gana en un equipo chico son 35 a 45 mil lempiras, en algunos casos más o menos, pero en el año jugamos tres meses y medio por torneo, de esos te pagan un mes y los otros tenés que pelear para ver si los pagan", analizó.

Y finaliza: "Yo acá veo la diferencia y al igual que yo hay muchos futbolistas que tomaron la decisión, acá la vida es dura, no lo vamos a negar y más nosotros que solo trabajábamos dos horas en el fútbol y ahora nos toca hacerlo 10 horas, son 40-50 horas a la semana y no tengo que andar peleando con nadie para que me paguen, solo se debe ir a cambiar el cheque o revisar que hayan depositado", relató el 'Titi' Henry.

Adán Ramírez, jugador que se retiró a los 26 años

Uno de los futbolistas más talentosos que Platense ha tenido en los últimos tiempos ha sido Adán Ramírez, quien llegó a ser seleccionado nacional Sub-23 y mayor además de llegar a las filas del Motagua, hoy el jugador cuenta con 35 años, vive en Nueva Orleans y cuenta que haber abandonado el fútbol para irse al norte es algo que ha valido la pena, pero también hace algunas reflexiones.

"La situación del país es complicada y la de los clubes también es difícil y la decisión que ellos tomaron es porque quizá había atraso de pagos o ganaban poco, los aficionados deben entender que uno viene a este país a salir adelante junto a la familia, hay muchos futbolistas que nos hemos quedado acá y nos ha ido bien", cuenta Ramírez.

"Yo decidí retirarme joven por la misma situación, el tema económico no era bueno y a los 26 años me quedé, el nivel que tenía en ese momento era bueno, pero decidí luchar por mi familia acá y ojalá estos muchachos salgan adelante", desea.

"Es fácil criticarlos sin saber la situación del jugador, en Honduras todo está caro y me da pesar por el futuro de muchos jóvenes promesas de que no haya esa solvencia en el país y en el fútbol y está complicado que mejore", cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias