La última 'locura' de Ibrahimovic: ''Le puse nombres a las paredes de mi casa y hablaba con ellas''

El ariete relata cómo vivió sus días cuando dio positivo por COVID-19 y se encontraba lejos de su familia.

Ibrahimovic tiene más de un mes alejado de los terrenos de juego por una lesión muscular.
Ibrahimovic tiene más de un mes alejado de los terrenos de juego por una lesión muscular. *
Redacción

El Milan cerró el 2020 como el único equipo invicto de las cinco grandes ligas europeas y al parecer no está notando excesivamente la baja del sueco Zlatan Ibrahimovic, algo que se convierte en gran noticia para Pioli.

Ibrahimovic revela cuánto dinero tiene y asegura que posee una isla

El artillero de 39 años no juega desde el pasado 22 de noviembre, cuando le hizo un doblete al Nápoles y cayó lesionado muscularmente.

Ibra se sigue recuperando y mientras tanto dialogó con el Corriere dello Sport acerca de su futuro y de lo que experimentó cuando fue contagiado por coronavirus a principios de la temporada.

''En Milanello (la ciudad deportiva del Milán) me siento como en casa, pero mi futuro no lo decidiré solo'', explicó haciendo referencia de que ahora mismo vive en la ciudad de Milán lejos de su familia y que los echa de menos.

El engaño que sufrió Ibrahimovic tras dar 10 millones de euros

''Los extraño mucho, están agotados por no tenerme cerca. Me gustaría quedarme con ellos. Traté de regresar, pero Pioli respondió que tengo 2 hijos en casa, pero que Milanello también es mi casa y que aquí tengo 25 chicos que me necesitan también'', añade.

Contagiado de coronavirus

En septiembre, Ibra informó al público que había dado positivo por COVID-19 y cuenta que fue uno de los episodios más duros porque tuvo que afrontarlo en solitario en casa.

''Era algo que me intrigaba, porque golpeó a todo el mundo. Es una gran tragedia. Al principio tuve un dolor de cabeza que no era fuerte pero molesto y luego perdí el gusto. Estuve todo el día en casa, cabreado, no podía salir. No podía entrenar'', recuerda el atacante.

Zlatan se sentía sobre todo solo y eso le llevó a tomar curiosas medidas. ''Llegó un momento en el que estaba hablando solo con la casa. Les puse nombres a las paredes. Se convirtió en algo mental. Te miras a ti mismo e imaginas todos los males sobre ti, incluso los que no tienes. Un dolor por lo que sientes y por lo que crees que sientes'', cerró el sueco, que afortunadamente logró vencer la enfermedad.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias