Cergia Güity, la atleta de Judo que busca vencer dos obstáculos antes de Tokio: su sobrepeso y obtener su visa para viajar

La judoca hondureña no tiene vigente su visado americano y también se convirtió en madre hace cuatro meses, razón que la llevó a subir de peso.

Redacción

Más de 400 kilómetros separan a Santa Fe, Guadalupe, Colón de Tegucigalpa, lugar donde nació Cergia David Güity, atleta de judo que representará a Honduras en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

Agitada por preparación del primer entrenamiento matutino, Cergia recuerda como las calles de Santa Fe vieron crecer a una niña que jamás se le cruzó por la mente practicar el judo, ya que su pasatiempo era jugar a escondidas y disfrutar del fútbol, pero el destino le abrió un nuevo camino.

Pese a disfrutar del sonido y el encanto de las olas del mar, la vida le dio un giro inesperado y un gran desafío le esperaba en la capital, luego de ser escogida entre las jóvenes atletas para practicar judo.

"El sueño del judo llegó sin pensarlo, fueron ha realizar captaciones a mi pueblo y me dijeron que tenía las condiciones, pero yo no sabía que era. Yo solo conocía lo que era el fútbol, ya que eso es lo que más practicamos allá", comienza contando.

Los cambios de vida son duros y para Güity no fue diferente, quien comenzó a extrañar la libertad y la vida en las playas, pero el coraje y del deseo de superación fueron más fuertes.

"Los primeros día fueron duros, difícil y le dije al profe: "Yo ya me voy porque me cansé de caer", pero el me dijo: "Ten paciencia". Luego fue compitiendo, agarrando experiencia y como todo en la vida a veces caemos y nos levantamos".

Y agrega: "Ahorita ya cumplimos 16 años en judo y lo disfruto a lo máximo porque me gusta la defensa. Aquí es una defensa personal muy hermosa".

LOS LOGROS QUE HA TENIDO Y SU INVITACIÓN A TOKIO



Después de 16 años practicando el judo, este deporte la ha llevado a representar al país en varios eventos, donde ha sabido poner en alto el nombre de Honduras.

"He sido campeona centroamericana, he competido en panamericanos, Grand Prix, Grand Sland, Centroamericanos y del Caribe, donde perdí la medalla de bronce, pero es una experiencia que uno va adquiriendo", comenta.

Sus cualidades de disciplina y respeto la han llevado a destacar en su rama, y sin menos esperarlo así recibió la invitación para representar a Honduras en los próximo Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

"Meses atrás me hicieron una entrevista los de la Confederación Panamericana de Judo contando mi historia, pero no pensé que era para darme una invitación, ya que en los últimos clasificatorios no pude participar por el Covid-19 y gracias a ellos y al Comité Olímpico iré a los Juegos".

"Sabemos que no hemos tenido la preparación que deberíamos de tener, pero le estamos echando muchas ganas"

SE CONVIRTIÓ EN MADRE DE FAMILIA



Curiosamente el reto más grande en su vida le llega cuatro meses después de convertirse en madre de una niña, situación que no ha sido un obstáculo para dar el si, pasar los exámenes médicos y luchar contra las barreras.

"Hace cuatro meses di a luz una hermosa niña y desde el primer mes ya estaba haciendo ejercicio a la orilla de la playa y eso me ha ayudado mucho".

Con mucha valentía y decisión, Cergia no oculta lo duro que fue dejar a su pequeña y tener que regresar a la capital para prepararse para las justa Olímpica.

"Lo más difícil fue dejar a mí hija, pero tenemos que hacerlo y esforzar cada día y más por ella. Me vine tranquila porque está a cargo de mi mamá y la abuela. Toda la familia me apoya por eso estoy tranquila".

Y añade. "Hace una semana me trajeron para aquí (Tegucigalpa) y me estoy preparando fuertemente y tengo un compañero que me está ayudando".

SIN VISA Y UNA LUCHA CON EL SOBREPESO

Un año después de la pandemia regresó a su natal Santa Fe, donde se dedicó a la vida de madre, situación que le trajo cambios a su estado físico y hoy se está convirtiendo en una de sus barreras por vencer.

"Ella por la situación del parto se va arriba con el peso, ella es 63 kg y ahorita desde que está aquí ha bajado 10 kg. Llegó a pesar casi 80 kg, pero gracias a Dios y un buen plan de entrenamiento, ya ha bajado y lo que nos queda son seis kg", cuenta su entrenador Ernesto Taillacq.

Puedes leer: Mario Núñez, el barbero que pule las cabelleras de los futbolistas de la Liga Nacional y personajes de la farándula

El tema del sobrepeso no es la única lucha que debe superar Cergia Güity, ya que su visa americana está vencida y le están buscando una ruta alterna para poder llegar a Tokio.

"Tenía la visa vencida de Estados Unidos, la de México y tenemos problemas serios con los pasaje de ella, pero con todo este problema de la pandemia y las dificultades que hemos tenido, estoy convencido que ella dará el máximo. El Comité Olímpico está tratando de sacarla por México en un vuelo, pero aún no me confirman la vía, pero creo que será Panamá, México y luego a Tokio".

LOS JUEGOS OLÍMPICOS ERAN SU SUEÑO

Con mucho sacrificio y dedicación en cada entrenamiento, esta guerrera soñaba con este momento y pese a las adversidades, el anhelo de una medalla no se lo quita nadie.

"Yo sueño con tener una medalla Olímpica, pero si no se pudiera, es entrar y darlo el todo por el todo. Este es un sueño hecho realidad para mí, siempre soñé con estar en unos juegos Olímpicos y se me da la oportunidad y debo aprovecharla al máximo", asegura Güity.

Ernesto Taillacq lleva mucho tiempo junto a Cergia Güity y es muy consciente en destacar las virtudes que ha destacado esta atleta a lo largo de su carrera.

"Su espíritu, yo la he visto pelear con atletas de mucho más nivel que ella y no se le achica. Una lástima esta pandemia y los presupuestos para un buen plan de fogueo. Ahorita vamos prácticamente sin nada, no hemos estado concentrados y ella debería de estar haciendo una hora de combate y no lo podemos".

Leer: Entregando rosquillas, ropa y comida; así se gana la vida como delivery Ronal Montoya, capitán de la UPNFM

Pero más allá de la confianza y capacidad que tiene Güity, la realidad es otra, ya que no se ha tenido la preparación, ni el apoyo necesario para soñar con una medalla.

"Hay que ser realista y una medalla cuesta mucho dinero, es casi todo el presupuesto que le dan a todos los deportes juntos y cuidado me quedo chiquito", confiesa Taillacq.

Previo a tomar el avión que la lleve a Tokio este próximo 14 de julio, este boleto podría tener una marca en la carrera de la atleta, quien deja en el aire la posibilidad de que podría ser el fin de su carrera. Pero vaya forma de despedirse en caso de que deje este deporte y se dedique por completo a su pequeña, que años más tarde sabrá, que su mami, estuvo en unas olimpiadas.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias