Diego Rodríguez sobre su estreno con la 'H': "Cuando debuté me temblaba todo y no era del frío"

El defensor hondureño de 25 años habló de su primera experiencia con la Selección de Honduras en su gira por Europa con Fabián Coito.

Por Edgar Witty

El nombre del futbolista hondureño, Diego Rodríguez, se ha puesto de moda en la Liga Nacional tras su debut con gol en la Selección de Honduras durante el amistoso del pasado 24 de marzo ante Bielorrusia, un pasaje especial que le abrió las puertas al lateral izquierdo de 25 años para hacerse de un lugar entre los posibles elegidos de Fabián Coito para la próxima eliminatoria rumbo al Mundial de Qatar 2022.

Lo cierto es que el propio Diego nunca se imaginó que se llamado a la “H” sería tan pronto, pero admite que nunca bajó los brazos y tampoco perdió las esperanzas desde que inició su carrera futbolística en el Olimpia, Parrillas One, Real de Minas y recientemente su llegada al Motagua.

Hoy en entrevista a DIEZ, el defensor de las águilas habla abiertamente sobre los retos que ha tenido en su carrera poniendo en evidencia los sacrificios que ha hecho hasta convertirse en quien es ahora.

Este 2021 arrancó de una forma especial para ti, primero siendo fichado por Motagua y recientemente tu debut con la selección de Honduras: ¿Cómo traduces este momento?

Muy contento, ha sido un 2021 donde he podido realizar uno de mis sueños de pequeño como el hecho de debutar en Selección de Honduras y anotando en los partidos por Europa. También logro estar en uno de los equipos más grandes del país como lo es Motagua.

¿En un 2020 con pandemia y estando en Real de Minas te imaginabas este cambio en tu carrera?

La verdad que sí, no lo voy a negar, desde que salgo de Olimpia, salí con la mentalidad de un retorno. Me considero un futbolista trabajador humildemente y en tiempo de confinamiento trabajé muy duro para estar al cien cuando retornara el campeonato. Se me dio la oportunidad de destacar en Real de Minas y por eso se me brinda esa oportunidad con Motagua.

Es decir, desde que saliste de Olimpia te mentalizaste en volver a un equipo grande...

Sí, las aspiraciones mías eran esas siempre, estar en uno de los grandes ya que de allí son los jugadores que van más a la selección.

Te puede interesar: La historia de Edwin Rodriguez desde su llegada al Olimpia y protagonista en Juegos Preolímpicos en Guadalajara

Entiendo que jugaste a la parte de Chirinos, Elis, Kevin... ¿Cómo fue ese proceso en Olimpia?

En Olimpia se trabaja bien, tuve toda mi formación y fue allí donde creé mi carácter de siempre trabajar, de querer ganarme las cosas. Estoy agradecido con ellos, allí fue mi debut, me di cuenta que sí podía estar allí, que podía estar en un equipo igual o mejor, además de un paso a la selección. Compartí con Alberth Elis y Kevin Álvarez en las reservas, ellos subieron antes que mí.

¿En ese pasaje en reservas se vive de todo, llantos y ganas de rendirte cierto?

La alegría del futbolista es poder jugar, para eso te levantas cada mañana. Normalmente las reservas son utilizadas para el crecimiento de los jóvenes, pero cuando van a debutar jugadores (contratados en primera) los utilizan mucho en las reservas, entonces quien paga eso es el jugador que todavía está allí, a mí me tocó, bajaban al que estaba en primera y a mí me hacían a un lado.

¿En qué momento de tu carrera en Olimpia quisiste tirar la toalla?

La verdad que nunca me di por vencido, no recuerdo haber dicho -ya no puedo-, yo amo el fútbol desde pequeño. Tuve momentos de tristeza y llanto -por lo que te expliqué-, porque uno siempre quiere jugar.

¿Qué hay de Parrillas One?

No fue una buena experiencia porque la mayor parte del tiempo que estuve en San Pedro Sula tras mi salida de Olimpia, me lesioné, costó mucho que me recuperara, estuve como tres meses. Al final uno pasa por lo que tiene que pasar porque Dios así lo quiere, quizá tenía que pasar por ahí para llegar a Real de Minas y luego a Motagua.

Ver: Así fue el primer gol de Diego Rodríguez con la selección de Honduras

¿Quedaste con resentimiento contra el Olimpia?

No tengo resentimiento, al contrario, estoy agradecido por la oportunidad y formación que se me dio en el club desde muy pequeño (5 años hasta los 22) toda la formación se la debo a ellos y a mi familia que siempre han estado conmigo.

¿Cómo resumes tu pasaje en Real de Minas?

Mi objetivo era regresar a un equipo grande, así que había que sacrificarse. Se sabe que en el tiempo en que yo estuve se sufrió mucho en lo económico, no se cobraba y si lo hacíamos era al final del torneo. Yo sabía que tenía que trabajar bajo cualquier circunstancia para regresar a un equipo grande.

Te escucho y pienso en lo siguiente: ¿hubo algún momento en que comiste arroz vacío o pan con mantequilla por falta de pago en el Real de Minas?

No, tuvimos la dicha de tener a un técnico como Raúl Cáceres, -quizá al directivo ya no le daba la bolsa para hacer algo por nosotros- pero el profesor siempre tuvo a ese alguien a disposición para ayudar a un equipo de jugadores que querían triunfar, que no estaban allí por un bono económico. Cuando yo llegué fue un compromiso, por una oportunidad porque dinero no había. Puedo decir que se sufrió mucho, pero soy afortunado que he tenido a mi familia cerca.

Diego Rodríguez durante el enfrentamiento ante Grecia

SU LLEGADA AL MOTAGUA

¿Cómo llegaste al Motagua?

Me llamó Javier Núñez, me preguntó si tenía contrato con Real de Minas y luego me contactó Diego Vázquez para preguntarme cómo estaba… finalmente, así se dio mi contratación.

¿Te pusieron algún cheque en blanco?

No, pero de igual manera yo puse la cifra que quería ganar y ellos aceptaron.

¿Cómo es Diego Vázquez como entrenador?

La verdad que pasar de un equipo de tabla baja a un equipo de primera es bastante diferente, pero Diego Vázquez es alguien preparado, consciente de los objetivos que se tienen, por eso trabaja bien marcado todo de cara a los partidos. Me siento contento por esta oportunidad, sé que acá se tiene que trabajar mucho, hay varios jugadores y todas aportan mucho al equipo, por eso la competencia es mayor, el que está lo hace bien, por eso hay que trabajar día a día.

SU DEBUT CON LA SELECCIÓN DE HONDURAS

¿Cómo te enteraste de tu convocatoria a la selección nacional?

La verdad no lo sabía. A los jugadores les avisan unos días antes, pero a mí fue en menos de 24 horas; recuerdo que eran las 10 de la noche, me llamaron de un número desconocido y me dio curiosidad por contestar. Me llamaron para decirme que estaba convocado, no lo podía creer, estaba contento, feliz, no pude dormir, pero no se lo dije a mi familia.

¿No te la creías?

No, quería esperar a que saliera la convocatoria oficial porque previamente había visto en Diario Diez unos nombres previos de posibles convocados; dije -va este, el otro, pero yo no salía allí-, así que quería esperar para comunicarle a mi familia.

¿Qué te dejó esa experiencia por Europa?

Fue una experiencia muy bonita. Me volví a encontrar con compañeros con quien conviví en Olimpia (Kevin Álvarez, Alberth Elis). El profesor Fabián Coito es alguien bien preparado y nos transmite esa confianza para que nos sintiéramos bien, eso me ayudó a sacar los partidos.

Hoy que ya estás en casa y recuerdas ese gol ante Bielorrusia en tu debut, ¿qué te se viene a la mente?

Me pongo a recordarlo, me he puesto a pensar y no me la creo que fui convocado o que fui de gira y anoté ese gol, a veces pienso y no me la creo, pero fue un momento lindo para mí y mi familia, es por ellos que estoy aquí.

Dime algo: ¿te temblaban los pies en tu debut?

Me temblaba todo manito y te diré que no era del frío, aunque estábamos a 0 grados, pero gracias a Dios Maynor Figueroa me acogió de una manera fenomenal a igual que otros compañeros.

¿Qué palabras escuchaste de un referente como Maynor Figueroa?

Que si ya estábamos allí que no era casualidad y que si perdía un balón no había problema.

¿Qué tanto anhelas apoderarte de esa posición?

Claramente que sí, yo sueño con tener ese puesto en la 'H', estoy claro de la responsabilidad que hay y que tengo que trabajar, pero quiero ser el lateral izquierdo de la Selección de Honduras; quiero salir al extranjero.

Este teléfono tuyo, me imagino que no para de sonar...

Por ahí siempre hay personas que le escriben a uno, pero esas cosas las platico con la familia, luego que Dios tome el control.

¿Alguna oferta concreta que hayas recibido?

Únicamente estamos hablando con personas que nos quieren representar.

Finalmente, ¿por qué decidiste estudiar Educación Física?

Es una carrera que me ha gustado mucho, de niño siempre fui líder en esa clase y he sido ágil porque amo el fútbol y quiero seguir ligado hasta donde Dios me de fortaleza física y mental.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias