Marel Álvarez sobre fútbol de Nicaragua pese al coronavirus: "Toca, de esto depende la familia"

El defensa del Managua FC, Marel Álvarez, charló con DIEZ desde Nicaragua, país cuya Liga es de las pocas del mundo con actividad en días de coronavirus.

Marel Álvarez lleva varias temporadas en el fútbol de Nicaragua, país que es de los pocos con actividad en medio del caos que está causando el coronavirus.
Marel Álvarez lleva varias temporadas en el fútbol de Nicaragua, país que es de los pocos con actividad en medio del caos que está causando el coronavirus. *
Fredy Nuila

Siguiendo las más estrictas medidas de seguridad, el defensor central hondureño del Managua FC, Marel Álvarez Jr. (25), sigue su día a día con normalidad en Nicaragua, país que es uno de los pocos del mundo cuya Liga no se detiene pese al azote del coronavirus Covid-19.

"La Liga no para, estamos jugando a puertas cerradas como los casos que hay en el país son pocos y algunos ya se recuperaron", le dice Álvarez a DIEZ desde Managua, capital nicaragüense.

El hijo del ex jugador de Motagua e Independiente Villela (club desaparecido) , del mismo nombre, cuenta que "hay varios (infectados) que han venido de afuera y son mayores por lo que los llevan al hospital... Hay miedo en la población, pero se están tomando las medidas".

Marel asegura que "estamos del entrenamiento a casa" y hasta "la comida nos la llevan" a sus domicilios. Reconoce que "da un poco de miedo" la situación, "pero en la cancha no tenemos temor, entrenamos tranquilos... Sí hay que tomar y tomamos las medidas que se recomiendan", advierte.

Testimonio de un hondureño en Nicaragua: revela por qué es de los pocos países del mundo con fútbol.

El aguerrido defensor del líder de la liga pinolera tras 13 fechas con 29 unidades, dice que "no nos hemos opuesto" a jugar pese al coronavirus Covid-19 que tiene en vilo al planeta entero, "solo Diriangén, nosotros tomamos las medidas y tratamos de no viajar con gente".

La crisis sanitaria que vive el mundo por el coronavirus Covid-19 no ha frenado el fútbol en Nicaragua, país donde ya hay cuatro casos de la enfermedad.

MAREL ÁLVAREZ Y SUS PADRES

En Honduras su madre Nora Suazo (46), comenta el futbolista, "me dice que me encomiende a Dios, ellos la están pasando feo en El Progreso porque hay un caso en el barrio que yo vivo, el Melgar Castro", lamenta.

La dura noticia de Donald Trump para inmigrantes ilegales en Estados Unidos en medio del coronavirus.

Sobre su papá, un ex jugador catracho de los ochentas y noventas, menciona que "igual está saludable y tranquilo, vive en San Pedro Sula". Con modestia, confiesa que ellos como profesionales siguen jugando porque "toca, de esto depende la familia de uno, más que todo mi hija (Samara); toca jugar para recibir ese sueldo, aquí no está propagado y se puede jugar", se resigna.


UN PRESENTE DEPORTIVO POSITIVO

Marel Álvarez es un inamovible en el esquema del Managua FC, puntero de Nicaragua que en la fecha 14 jugará un partido por demás especial para él, ante el Real Madriz que lo llevó a esa nación hace un tiempo. "Voy contra un ex equipo mío y vamos con todo", anticipa.

Entre el gremio futbolero resalta que no han habido ni indicios del coronavirus Covid-19: "Ni un caso, se toman todas las medidas... Nos llegan a traer y a dejar, ningún equipo tiene contagiados".

El ex Graciano y Sula de La Lima, en la Liga de Ascenso, que hizo las inferiores en Marathón y ascendió a primera con Honduras Progreso ilustra al respecto: "Los casos que hay son un señor que vino de Colombia, los otros dos señores de 72 años y 53, pero ya están bien y venían de Estados Unidos".

La actualidad, remata diciendo, no les permite nada más que rutina pura: "Solo en el entrenamiento nos juntamos con mis compañeros y, antes de entrenar, nos lavamos las manos y nos limpian el uniforme... Después de entrenarse igual y estamos bebiendo té y líquidos".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias