Rubilio Castillo y su pesadilla en el Tondela: "Me regresaba a casa llorando y el equipo seguía entrenando"

El delantero del Motagua cuenta que el entrenador no marginó y solo le dio cinco minutos en la Liga y todavía no entiende porqué. 'Son cosas que la gente no sabe'

El delantero hondureño Rubilio Castillo estuvo seis meses en el Tondela de Portugal pero ha revelado que vivió una pesadilla; fue totalmente marginado. Fotos cortesía
El delantero hondureño Rubilio Castillo estuvo seis meses en el Tondela de Portugal pero ha revelado que vivió una pesadilla; fue totalmente marginado. Fotos cortesía *
Redacción

Rubilio Castillo se fue con la ilusión de conquistar Europa cuando dio el salto del Saprissa de Costa Rica al Tondela de Portugal, pero ese sueño terminó en pesadilla. El delantero que tuvo que regresar al Motagua para volver a levantarse, pasó momentos donde narra que lloraba amargamente al ser marginado. Su relato es impactante

El goleador histórico de los azules abrió su corazón en un Live en Facebook y Youtube de DIEZ donde contó esos amargos momentos vividos. Revela la verdadera razón de su regreso al país pero quiere una revancha y volverá en enero para conquistar Europa, un sueño pendiente del que no ha renunciado.

Ver. LOS MOVIMIENTOS DEL MERCADO DE PIERNAS EN HONDURAS

Fecha de regreso a los entrenamientos: "Todavía no nos han dicho, pero sabemos que es un poco desesperante estar acá (en casa), más no sentir el día a día que es jugar, estar en la cancha, disputar cada partido... es difícil, pero hay que tratar de llevar eso bien. Los directivos no nos han dicho, ojalá sea pronto porque queremos volver a estar en la cancha y esperemos que esto se normalice".

Los clásicos que jugó en Costa Rica: "Se vive como cualquier clásico, esos se ganan, no se viven con una intensidad, se entra con todo, o sos vos o es él. El clásico tico es muy disputado, no se pierde mucho tiempo, se pierde un poco menos tiempo, se juega más que aquí, que es de mucho roce, de mucha fuerza y potencia. Pero clásico es clásico, se juegan a morir, se tienen que ganar. En los grandes que he estado como Saprissa y Motagua, le inculcan que un clásico se tiene que vencer; pero para mí se juegan de igual manera".

El delantero Rubilio Castillo confesó en DIEZ la pesadilla que fue el estar en el Tondela y la forma en que fue marginado por el DT.

Diferencias del clásico Saprissa-Alajuela y el Motagua-Olimpia: "Me la ponés difícil, pero siento que son parejos porque la afición está metida, tanto jugadores se siente eso especial siempre. Estamos aquí mismo en Centroamérica y se juega de igual manera. Aquí se llega más al fanatismo entre Olimpia y Motagua, en Costa Rica saben manejar más eso, allá son más civilizados.

Cuido de las declaraciones picantes: "Se cuida mucho eso, allá se cumplen las reglas, allá un jugador no puede lanzar palabras desafiantes al otro, obviamente no saliéndote de lo deportivo, pero se cuida mucho. Yo me encontraba aficionados del Alajuelense y se tomaban fotos conmigo, platicaban, ellos entienden lo futbolero y por eso el fútbol es desarrollado en Costa Rica. Un partido de Alajuela-Saprissa, están unidos, cada uno con su equipo y aquí no se hace eso, pero acá me he encontrado muchos olimpistas que platican con uno pero algunos son obcecados y te gritan cosas; eso es por lo que Costa Rica está más arriba de nosotros en esa parte".

Regreso al Tondela de Portugal: "Yo vine a una etapa de préstamo al Motagua, tengo un año de contrato, ya culminé los primeros seis meses. Me toca regresar en enero del próximo año para Tondela, allá veremos qué pasa, esperemos en Dios que las cosas sucedan de la mejor forma, estamos a la expectativa de lo que pueda pasar. Decidí regresar porque tenía muchos temas familiares que me aquejaban venir. Decidí venirme por el tema de la Selección Nacional, el tema de mis estudios y obviamente la Bicolor".

Manejo de las redes sociales: "Las manejo de la mejor forma, gracias a Dios son muy fuerte mentalmente. El Twitter ya no lo uso después del problemita que pasó la vez pasada que se metieron y me pusieron muchas tonteras; ya no uso esa red social. Yo me manejaba así y respondía, a veces hasta de forma jocosa y veo cosas como memes y me causa gracia. Tengo una mentalidad fuerte, sé de donde soy, de donde vengo, nadie me ha regalado nada y gracias a Dios tengo una familia luchadora. Sé como responder a una persona, si me hablás bien te respondo bien, si me hablás mal no te hago caso y allí terminó la discusión. Ahora solo tengo mi Instagram y mi página de Facebook que no es mucho".

La pesadilla vivida en Portugal: "En este momento mi ficha sigue perteneciendo al Tondela. Cuando estoy en Saprissa y jugamos la Copa Oro con Honduras, surge la idea de ir al Tondela, empacamos maletas con mi familia y nos fuimos, con la ilusión de hacer las cosas bien, con la ilusión de disputar los partidos requeridos. Como cuando alguien se va mojado (a EUA) y dice, voy a estar bien con mi familia, así. No tengo nada en contra de ellos, pero voy. El técnico desde que yo llego me mete en el partido de Copa. Bueno dije yo, me dio el partido de copa, realmente fueron dos. Entonces viene el juego de liga y me deja en el banco y solo me mete cinco minutos y al estrellé en el poste. No volví a aparecer más, no sé porqué, las explicaciones del técnico no sé, no le agradaba yo o por el simple hecho de ser Centroamericano o no sé. Se dio ese mal entendido.

Regresaba llorando a casa: "Yo llegué a platicar con el técnico (del Tondela), le pregunté qué estaba pasando, qué tenía que mejorar, que no me sentía bien porque todo el mundo estaba jugando y yo era el único que no; no me dijo nada, solo que mi oportunidad iba a llegar y que me quedara tranquilo. Pasó el tiempo, no le volví a decir nada, no me llevaba en lista, no me determinaba en los entrenamientos y no sé porqué ni cuáles fueron las razones porque yo traté de hacer todo lo posible para poder destacar. Llegué como un niño a querer triunfar en la Liga de Portugal, pero no fue así. A raíz de todo eso hubo momentos que yo llegaba llorando a la casa donde mi esposa, yo sólo, mi hija estaba en la escuela y la gente no sabe eso. Había veces que yo llegaba a la casa y el equipo todavía estaba entrenando, yo en mi apartamento y el club haciendo balón parado; hasta eso llegó, que me excluyó".

El delantero hondureño Rubilio Castillo solo pudo participar en dos partidos de Copa y uno de Liga el año pasado con Tondela.

Fue apartando del grupo sin explicación: "De la noche a la mañana yo llegaba a los entrenamientos metía goles, venía, daba asistencias, eso cuenta en la liga europea. Le decía Jonathan Rubio, hermano, yo ya no sé que puedo hacer para poder convencer al entrenador, no sé si convertirme en Messi o Cristiano Ronaldo (risas), le decía en bromas a Rubio. Nosotros teníamos la confianza de platicar de todo, me daba ánimos, me asesoraba. Luego venían las convocatorias a la Selección Nacional y era lo más triste para mí, yo sin ritmo, sin minutos. Llegó un momento que llegué a bajar de peso, me pusieron nutricionista pero yo comía y comía pero como que no estaba comiendo, se me cayó el pelo y me quedé más flaco de lo que soy. Cuando al hondureño le va mal afuera, el mismo hondureño se encarga de hacer risa y todo eso, pero a mí no me importa eso. Creo que hay muchas familias que quieren cruzar al otro lado de Estados Unidos, van con su maleta a querer pasar y si te agarra la migración, es como que yo me ría de esa persona porque lo retorne; no lo estoy comparando, sino que vas ilusionado, pensando en el bienestar de la familia, en ese sentido. Yo no podía competir cuando me excluían de los entrenamientos. Yo solo hacía el calentamiento y el entreno no, yo busqué explicaciones y nunca me las dieron".

Pudo ir a otro equipo de Europa y quedarse: "El mismo Tondela me iba a prestar allí mismo en Europa, ellos platicaron conmigo, me dijeron que iban a tomar una decisión, te vas a ir a segunda división de España, a otro club de Portugal. Estaba la oferta de ir al Nacional de Madeira donde estaba Bryan Róchez, pero habían muchas complicaciones porque ellos tienen un techo salarial y surgió la posibilidad de venir al Motagua y para mí era difícil pensar, Rubilio Castillo regresa a Honduras.. si me hubiese puesto a pensar qué va a decir la gente, otra vez fracasó, un fracasado, que leño, que este y el otro, todos esos términos del hondureño, pero yo sé porque me vengo, mi familia sabe. El jugador tiene muchas cosas detrás que solo la familia lo sabe. La gente podrá reírse. Yo había decidido quedarme seis meses más en Tondela, pero qué ganaba, iba a ser un año sin jugar porque el entrenador no me iba a meter a jugar y estamos claros".

Racismo del entrenador: "No sé, no estoy diciendo si fue racismo, porque yo me esforcé seis meses en Tondela y obviamente uno tiene que estar donde lo quieran y donde te sientas bien. No se llegó en diferentes temas con otros equipos y me vengo (a Honduras) para seguir estudiando, tengo esa mentalidad, arreglar el tema de mi familia, un tema muy personal que estoy solventando y la gente no sabe. No estoy para explicar a la gente, pero si Rubilio tomó la decisión de regresar, solo mi familia y yo sabemos porque lo hago".

Retroceso de volver de Europa pronto: "Para nada, retroceso no le sentí de ninguna manera, porque jugar en Motagua cualquier persona quiere estar en los azules. Yo tomo esa decisión a raíz de lo que estoy pasando, tomo la determinación de irme a préstamo, para qué me voy a ir a otro país; si bien es cierto es Europa, pero el problemita que tenía con mi familia me aquejaba estar afuera, yo ya no podía estar afuera. Yo aprovecho el tiempo de venir a Motagua, hablé con Diego y los directivos pidieron el préstamo. Yo tomé la decisión y le dije a mis hijos, y todvía les digo, no le hagan caso a lo que diga la gente, de lo que ven o lean. Aquí no ven programas deportivos, no leen redes, para cuidarme, cuidarnos a nosotros mismos. Solo nosotros sabemos lo que estamos pasando. No es retroceso, es beneficio. Motagua para mí significa demasiado y no es que me vengo a quedarme, es un contrato de préstamo. Pueda ser que regrese a Tondela, solventar el problema de mi familia, graduarme en los estudios, pueda estar más tranquilos y decirles, préstenme donde quieran, en Europa u otro lugar".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias