La ley de "Primitivo" ¿Cuáles son las reglas que Ramón Maradiaga no permite que se rompan en sus clubes?

El entrenador hondureño es uno de los más capacitados, pero mantiene códigos que hacen que tenga choques con algunos dirigentes y sus proyectos no terminen

El entrenador hondureño, Ramón 'Primitivo' Maradiaga es un entrenador que si algo no le gusta, abandona el barco, recientemente dejó al Vida cuando iba a buen paso.
El entrenador hondureño, Ramón 'Primitivo' Maradiaga es un entrenador que si algo no le gusta, abandona el barco, recientemente dejó al Vida cuando iba a buen paso. *
Redacción

Quienes conocen a Primi Maradiaga han revelado algunos detalles poco conocidos de cómo es la forma en la que se rige el técnico. Recientemente tuvo un inconveniente con un dirigente en el Vida que lo hizo abandonar el barco cuando estaba camino a buen puerto.

"Su sitio de trabajo lo hace respetar; es el es que manda en la cancha", así lo cataloga uno de los que fue sus jugadores en el Motagua, en aquel equipo con el que inició su brillante carrera a finales de los 90 que después lo llevó a la Selección Nacional de Honduras.

Leer. LAS EXPLOSIVAS DECLARACIONES DE PRIMI AL DEJAR EL VIDA

Primi tiene un código de trabajo, sus reglas son impuestas por él. En algunos casos ha tenido roces con dirigentes porque cómo el lo dijo, no le agacha la cabeza a nadie aunque tenga la necesidad del trabajo. Dentro de sus reglas, hay una que se debe respetar.

LAS REGLAS DE PRIMI MARADIAGA:

Transparente: Deja las cosas claras cuando le toca firmar un contrato, aunque en el camino muchas veces ha tomado decisiones en dejar una institución por diversos problemas. Pero siempre sale dando la cara con los dirigentes y explicando las razones de su marcha, no hace públicas muchas de sus razones, se las guarda para él.

El entrenador Ramón Maradiaga cuando fue entrenador del Real España hablando con el grupo de jugadores antes de comenzar la práctica.

Es la cabeza del proyecto: Cuando le toca estar dirigiendo, pone las cosas claras desde antes, si en el camino cambian las cosas y no le gustan, no duda en dar un paso al costado. "Cómo el líder, siempre busca mejorar y mira que no tiene apoyo, se aparta", comenta uno de los que fue sus asistente.

Leer. ASÍ FUE COMO UN EMPRESARIO INTENTÓ SOBORNAR SELECCIÓN DE PRIMI

Los principios no son negociables: Primi sabe hasta dónde lleva el proyecto y cuando mira que algo no va de acorde al beneficio del grupo, lo analiza con su cuerpo técnico.

Respeto a su área de trabajo: Solo los que trabajan con él pueden estar en el campo de trabajo; si hay algún dirigente que quiere hablar con él, tiene que hacerlo con cita previa y no en su zona de trabajo. "Así como a él no le gustaría que un jugador vaya en pantalón corto a una oficina, un dirigente no puede entrar en su terreno de juego".

Condiciones negociadas con anticipación: Si una cosa tiene clara Maradiaga, es que antes de tomar un proyecto, cierra todos los cabos sueltos como los sueldos de él y sus ayudantes y le gusta trabajar seriamente. Cuando un equipo tiene problemas, él se lo dice a los dirigentes, pues cobra lo que trabaja.

Leer. LUIS PALMA, EL JUGADOR AL QUE PRIMI LE CAMBIO LA POSICIÓN

Si algo no le gusta se va: Primi siempre ha sido de una sola palabra, si los resultados no lo acompañan, es de los primeros en dar un paso al costado. "Tiene diálogo con todo el equipo de trabajo y expresa el tipo de problemas. Cuando mira que los hechos son distintos a lo hablado, no da marcha atrás".

Habla con sus ayudantes, pero él tiene la última palabra: El técnico hondureño siempre busca que sus ayudantes sean personas cercanas, pues no le gusta gente que no conoce, pues esto puede generar divisiones. "Con su asistente siempre tiene diálogo y planifica todo".

Manejo de grupo, poco individualista: "Siempre es serio con el jugador, ya sea a la hora del entreno o fuera de la cancha. Es estricto hasta en la hora de llegada", dice uno de sus jugadores que entrenó en el Vida en este torneo. Maradiaga le habla al grupo cuando tiene una idea.

Respeto por los árbitros: Para Primi, hablar del arbitraje es poner excusas, siempre le dice a los jugadores que cada quien tiene que hacer su trabajo y le ayuden a los jueces jugando y no peleando. "Si dice una cosa, no cambia de opinión, no le gusta que nos metamos con los árbitros", cuenta el futbolista del conjunto cocotero.

Disciplina con mano dura: Maradiaga tiene a los jugadores motivados, el que mejor trabaja es el que juega y cuando mira que hay cosas que no se cumplen, impone multas. "Defiende a muerte al jugador, él es quien pone la multa cuando hay faltas, no permite que nadie más lo haga".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias