Olimpia y su jugada maestra para 'robarle' al Marathón a Edwin Rodríguez

Edwin Rodríguez perteneció al Marathón, pero una jugada de una de las ojeadoras del Olimpia, les terminó quitando a la figurita.

Edwin Rodríguez comenzó a formarse como futbolista en el Marathón, pero el destino lo llevó al Olimpia.
Edwin Rodríguez comenzó a formarse como futbolista en el Marathón, pero el destino lo llevó al Olimpia. *
Gustavo Roca

A Edwin Rodríguez es garantizado que casi nadie lo recordará con otra camiseta más que con la del Olimpia, su actual club. Pero lo cierto de esto es que el orgullo de Quimistán, Santa Bárbara, no comenzó su carrera vestido de blanco.

En una extendida charla que Diario DIEZ tuvo con la familia de la figura del Olimpia, se reveló cómo el Marathón, institución en la que comenzó a dar sus pininos, lo terminó perdiendo, esto luego de una jugada maestra de una de las ojeadoras que el club blanco tiene en la zona norte. Su nombre, Nani, viuda de Mon Paz.

Cuenta don Edwin Rodríguez, papá del mediocampista de 21 años del Olimpia, que él inició jugando en las inferiores del Marathón luego del pedido del propio jugador, esto al ver que el tiempo pasaba y el padre no accionaba a llevarlo a probarse a un equipo.

- Sus inicios los dio en el Marathón -

El padre del futbolista le contó a DIEZ toda la verdad. "Cuando él estaba en primer curso, mis amigos le decían a él -decile a tu papá que te lleve a San Pedro Sula a probarte con el Marathón- entonces yo le decía -sí, hijo, cualquier día lo llevo- y pasaban los días y las semanas y nada, y un día me dijo -papi, ¿cuándo me va a llevar a San Pedro?- me habló fuerte, yo me preocupé y pues le dije que la otra semana, y así fue".



El señor cuenta con lujos de detalle todo el trayecto que su hijo tuvo antes de llegar a Liga Nacional. "La siguiente semana me fui con él al Marathón. Me acuerdo que estaba Junior Sandoval y él quiso ayudarme. Llegamos a las canchas de la Suazo y estaba el técnico argentino Carlos Anchel en las inferiores y él nos recibió. El primer día me acuerdo que fue un martes. Edwin se fue cohibido a ponerse sus tenis con su humildad y así llegamos a Marathón. Lo llevo ahí porque él me dice -papá, aunque sea a Marathón lléveme-, porque no conocíamos de Olimpia ni de Real España nosotros. Él era olimpista. Fuimos paso a paso".

"La primera tarde que él está entrenando, me fui a sentar a unas gradas, y cuando van al colectivo, el técnico me llamó cuando miró a Edwin pegarle a la pelota y meter un gol. Me dice -señor, ¿el chico ha jugado federado?- y le digo -no, tiene 13 años, sí ha jugado en campeonatos de iglesias, en el barrio, y entre amigos, pero federado no-. Al rato Edwin mete otro gol y Anchel me vuelve a llamar y me dice -señor, necesito que el chico sea federado para este viernes, entiéndase con doña Reyna, ella le va a solucionar-, cuando me dice eso, a mí me sorprende porque era martes. Cuando llegamos a la casa veníamos que no creíamos, porque era el primer día, él no cabía de la emoción", continuaba narrando.

La estrella que traía Edwin Rodríguez era incomparable y es inverosímil que el Marathón se lo dejara arrebatar, pues en un colectivo logró ser federado por las inferiores del monstruo verde, pero atrás habían otros chicos que llevaban meses de intentarlo y no lo conseguían.

Edwin Rodríguez cuando perteneció al Olimpia de la Liga Mayor en SPS.

"Yo me volví a regresar a las gradas y había un señor a la par mía y me preguntó si iban a federar a Edwin y pues le digo que sí, me preguntó quién era mi hijo y le digo -el que le va a pegar ahorita- y gol de Edwin. Entonces me dice -tiene condiciones-, luego le pregunto -¿cuál es el suyo?- y me responde señalando con la mano -aquel que está sentado allá-. Ese niño tenía tres meses de estar ahí y no lo habían federado, a Edwin lo federaron el primer día", dice con mucho orgullo el padre del futbolista.

El apoyo a Edwin Rodríguez nunca le faltó de parte de la familia. "No dejamos de acompañarlo desde el primer día. En Marathón estuvo como año y medio, jugó dos campeonatos, si no iba yo, iba mi esposa y alguna de sus hermanas. Íbamos cuatro días a la semana a San Pedro Sula. Yo tenía problemas en el trabajo, pero a veces iba mi esposa, hacíamos un esfuerzo para cumplirle su sueño. Un día él me dijo que se iba solo, pero nunca lo dejamos ir solo".

- Así se edificó la llegada de Edwin Rodríguez al Olimpia -

Aduce que su hijo aprendió mucho en las inferiores del club sampedrano, pero que en un abrir y cerrar de ojos todo dio un giro inesperado. Se jugaba un Marathón-Olimpia y Edwin era la joyita del monstruo. Impresionaba con su delicado toque de balón, con su despliegue físico a pesar de la edad y con cada gol que convertía.

"Aprendió mucho del profesor Carlos Anchel, él nos decía que Edwin tenía mucha calidad que no dejáramos de apoyarlo. Bueno, resulta que en un partido Marathón-Olimpia en Las Palmas, le metió un gol al Olimpia, uno de los mejores goles que ha metido. Fue un domingo. Cuando llego, estaba doña Nani, la viuda de Mon Paz, es una catedrática, es la señora que dirige las ligas menores del Olimpia en San Pedro Sula, entonces me dice -señor, déme a ese muchacho, yo me lo llevo para Olimpia, tengo entendido que en Marathón usted colabora para que el muchacho esté ahí-, o sea, prácticamente me dice que hay que pagar, -aquí no va a gastar nada con nosotros-, me dijo. Pero no me motivó eso que no iba a gastar porque por ejemplo, si uno quiere que su hijo estudie, paga la educación y si él quería jugar al fútbol había que sacar dinero y apoyarlo a toda costa".

Mon Paz en vida junto a su esposa, Nani y David Suazo.

Luego sigue explicando. "No me emociona tanto que me diga que ahí iba haber más colaboración, sino que yo regreso atrás y recuerdo cuando mi hijo me dice -tan siquiera a Marathón lléveme- porque él era olimpista, desde niño. Ahí es donde yo le digo -doña Nani, pero esto ya termina- porque era octubre. -En febrero véganse para el Palenque, ahí entrenamos nosotros-, me responde. -¿Cómo hago?, Edwin es un niño que lo tengo en Marathón, me va a costar sacarlo-, le trataba de explicar, y me responde -no le va a costar, yo me encargo de todo eso-. En febrero ahí estábamos en el Olimpia. Ya se ponía la blanca y estaba más motivado".

"Pasamos a Olimpia y comenzó a jugar en la misma categoría, jugó en la Liga Mayor sampedrana con el equipo. Unas personas le dijeron una vez al técnico -ustedes solo goleadas reciben- y él contestó -no importa, con tal Edwin juegue bien-, hasta los entrenadores se fijaban en el nivel que tenía. Incluso, perdió la categoría Olimpia. Un día lo sacaron al medio tiempo y le tuve que decir unas cosas y me decía -papá, lo que pasa que el técnico solo a mí me dice cosas- y le contesté -hijo, es que usted es la estrella del equipo-", reseña don Edwin Rodríguez.

Hay una anécdota que habla muy bien y de la responsabilidad que trae el muchacho desde muy niño. Resulta que había un partido y ambos salieron tarde de Quimistán, algo que tenía muy molesto al chico, quien le reclamó feo al papá por el atraso.

Don Edwin Rodríguez contó con detalles cómo fueron los inicios de su hijo en el fútbol. Junto al periodista de DIEZ, Gustavo Roca.

"Una vez nos agarró la tarde un domingo porque el transporte se reduce esos días. El juego era a las 10 y era las 8:15 de la mañana y nosotros aquí (Quimistán) todavía y costaba llegar a San Pedro. Ese cipote estaba desesperado y me decía -ya es muy tarde, es por su culpa porque se va a hacer otros mandados- así era de responsable él. Cuando llegamos al Jaime Villegas y ya va el equipo para adentro y al profesor le dicen que ahí venía Edwin, óigame, el técnico ha quitado un muchacho de la lista para meter a Edwin. Yo le dije que no hiciera eso pero me dijo -yo soy el responsable aquí- y pues metió a mi hijo, pero hay un detalle, y eso se da porque después me explicó el profesor que nosotros nunca habíamos fallado a un entrenamiento y un partido y que él tenía muchachos que no conocía a sus padres. Cocli Salgado me dijo también en Tegucigalpa eso mismo", rememoró.

Luego concluye contando. "La historia termina cuando después se llevaron a 10 muchachos para Tegucigalpa a una prueba a las reservas especiales y solamente él pasó la prueba. Se sorprendieron con la calidad que tenía".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias