Diego Rodríguez, el orgullo de la montaña de Isopo que cumple su sueño de llegar a la Selección de Honduras

El lateral izquierdo del Motagua estudia una licenciatura en Educación Física y se convirtió en la gran sorpresa en la convocatoria de Fabián Coito. Diego Rodríguez nunca había formado parte de una selección.

A sus 25 años, Diego vivirá su primera experiencia en una selección de Honduras y logrará realizar el viaje a Europa lo que es un sueño para él.
A sus 25 años, Diego vivirá su primera experiencia en una selección de Honduras y logrará realizar el viaje a Europa lo que es un sueño para él. *
Carlos Castellanos

Diego Fernando Rodríguez es el penúltimo hijo de diez que tuvo el matrimonio conformado por la maestra María Felicita López Andino y don Luis Enrique Rodríguez Castro (agricultor) donde a pesar de las vicisitudes, la unidad y el amor han sido el pilar que fortalecen los cimientos de su hogar.

Oriundo de la Montaña de Isopo, departamento de Francisco Morazán, donde sus días fueron muy cortos, el jovencito de 25 años ha recibido con mucho entusiasmo su primera convocatoria a una selección de cualquier categoría.

Pese a que hoy goza de esta buena noticia que acepta no esperaba, la vida no ha sido tan cómoda para Diego, ya que a muy temprana edad tuvo trasladarse a Tegucigalpa para comenzar desde muy chico una vida separada de sus padres.

Diego vivió sus primeros años en la montaña de Isopo en Francisco Morazán donde hay 40 caseríos y la actividad principal de sus pobladores es la ganadería y la agricultura.

Rodríguez sabe que las diversas ocupaciones de doña María como maestra y de don Luis como agricultor le llevaron a vivir en la capital bajo el cuidado de su hermano mayor, quien fue el impulsor de su carrera en el fútbol.

"A los cinco años me vine la aldea El Tablón, un kilómetro después de UNITEC, aquí en Tegucigalpa. Yo me vengo porque mi hermano mayor le dijo a mi madre que me quería meter a las fuerzas básicas del Olimpia"

UNA CARRERA ACADÉMICA QUE LA LLEVÓ A LA PAR DEL FÚTBOL

Pese a no contar con la presencia física de sus padres, los genes de buen estudiante los llevaba en sus venas y fue así como comenzó a abrirse paso en su proceso académico.

"Fui un estudiante muy aplicado, siempre me ha gustado tratar de hacer las cosas de una mejor manera. En la montaña de Isopo saqué mi primer grado, luego en Tegucigalpa inicié el segundo grado en la Escuela Nemesia Portillo de la Aldea El Tablón, donde saqué el sexto grado", cuenta el nuevo jugador de Motagua que llegó procedente del Real de Minas.

Luego de un cambio de aires en dos escuelas, el proceso de emprender su superación prosiguió siempre en la capital. "Ingresé a la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio donde saqué ciclo común, ya después ingresé IHER, un colegio a distancia por tema de tiempo para estudiar y jugar. Ahí saqué Bachillerato en Ciencias y Letras".

La mirada puesta en un mejor futuro y un sueño bien marcado fuera de las canchas deportivas, Rodríguez ha dado un paso firme en carrera universitaria.

"Actualmente estoy en la Universidad Autónoma sacando la carrera de Educación Física. Me motiva el ejercicio y por eso lo hago, yo siempre quiero seguir ligado a este deporte y por eso me motivó sacar esa carrera".

SU PRIMEROS PASOS FUERON EN EL OLIMPIA

Independientemente que hoy vista los colores del Motagua, los primeros pasos y su crecimiento deportivo fueron marcados con las garras del "viejo león" ingresando a las Fuerzas Básicas de Olimpia desde los 6 años hasta terminar su proceso en 2018 cuando lo ascendieron a primera división y pudo debutar de la mano de Carlos Restrepo.

"Jugué cinco partidos, luego me faltaban seis meses y sentía que se me estaba pasando el tiempo y necesitaba ganar minutos", explicó.

Diego Rodríguez debutó en primera división en 2018 de la mano de Carlos Restrepo

Diego cuenta queel punto de quiebre para decidir salir de los albos fue cuando los blancos ficharon al panameño Luis Ovalle y a él o hicieran a un lado cortándole su crecimiento por lo que decidió hablar con Osman Madrid y solicitarle su marcha.

Tras dejar la institución merengue, Rodríguez buscó una nueva oportunidad en la Liga de Ascenso donde el Parrillas One le abrió las puertas. "Me fui seis meses a San Pedro Sula y luego llegué al Real de Minas".

Tras retornar a la primera división, el lateral agradece dicha oportunidad por que le ha valido para estar en las filas azules.

"Real de Minas me dio la oportunidad de volver a la Liga Nacional, es ahí donde puedo sumar minutos y destacar de la manera que lo hice. Fue gracias a Raúl Cáceres, el técnico que lo tuve desde ligas menores en Olimpia".

Su buen accionar con el cuadro de Cáceres fue lo que finalmente le abrió las puertas para llegar a las filas de las águilas, club con el que ya debutó, es titular y espera dejar una huella.

"No me esperaba algo así como Motagua, pero sí sabía el trabajo que había hecho en el Real de Minas y que seguro me podía llegar un gran oportunidad y me cayó de sorpresa que se fijaran en mí".

FORMADO EN MEDIO DE OTROS JÓVENES QUE AYUDÓ RAÚL CÁCERES

Rodríguez formó parte de un grupo de jóvenes que formó Raúl Cáceres, quien en los días libres fortalecía sus condiciones y pudieran tener un mejor futuro en el fútbol.

"Estuve en ese grupo que eran muchos jóvenes de los cuales pocos hemos llegado a estas instancias. Todos los domingos en las mañanas, no importaba lo que teníamos que hacer, pero él nos impulsaba para poder lograr nuestros sueños".

Tras jugar seis meses en la Liga de Ascenso con Parrillas One, su entrenador de reservas, Raúl Cáceres le brindó la oportunidad de jugar en el Real de Minas en Liga Nacional.

Una de las anécdotas que recuerda con mucha jocosidad, es que su estatura no fue limitación para luchar por los sueños dentro del fútbol.

"Yo tengo esa peculiaridad que soy de estatura pequeña y él nos colgaba un balón a una altura y que comenzáramos a saltar para crecer un poco más".

SIN PROCESO EN LA SELECCIONES MENORES Y LLEGA A LA MAYOR

A diferencia de algunos jugadores de la Liga Nacional, Diego Rodríguez no tuvo la dicha de formar parte de los procesos de selecciones menores y solamente en una oportunidad fue invitado.

"Fui a un microciclo con la Sub-20, fue en la que estuvo Marcelo Pereira, José Escalante, Jhow Benavídez, no recuerdo muy bien adónde fueron, pero fue a los únicos trabajos que he ido en selecciones menores", recuerda.

Rodríguez es una de las novedades en la convocatoria para los amistosos ante Bielorrusia y Grecia y luego de recibir la noticia, asegura que no pudo compartirlo con sus familiares.

"Aún no lo comento con mi familia porque justamente ayer a las 10:00 de la noche me hablaron, ya mi familia estaba descansando y hoy me tocó salir temprano. Estoy esperando regresar a casa para contarles".

Diego acepta que lo que vive es un sueño por el cual luchaba en la Liga Nacional y la respuesta ya tuvo sus frutos.

"Lo he tomado con mucha tranquilidad que se debe, contento y muy agradecido con mi padre celestial que nunca me deja y contento por mi trabajo. Claro que es un sueño que todo futbolista quiere obtener y ahora se me ha presentado la oportunidad a mí, espero aprovecharla de la mejor manera".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias