Kevin Álvarez llora al recordar a su hermana y revive sueño cumplido a su madre

El chico al que el fútbol sobrepuso de la tragedia y le permitió sacar a los suyos adelante recibió a DIEZ en su nuevo hogar.

Kevin Álvarez recibió a DIEZ y en exclusiva mostró el sueño convertido en casa que le cumplió a su madre. Abrió su corazón como nunca y mostró su lado más humano.
Kevin Álvarez recibió a DIEZ y en exclusiva mostró el sueño convertido en casa que le cumplió a su madre. Abrió su corazón como nunca y mostró su lado más humano. */
Fredy Nuila

Criado con lo necesario y forjado para triunfar. Sin prejuicios y seguro de que lo más importante en la vida es dar felicidad a quien uno ama. Kevin Álvarez decidió abrir el libro de su vida, uno que está lleno de momentos tristes y felices.

DIEZ se metió a la mismísima casa que le regaló a su madre, por cierto de una forma peculiar hace apenas unos meses. El ex Olimpia y ahora Norrkoping de Suecia dio a conocer a detalle cómo fue ese bonito día en que su madre casi explota de emoción.

La triste partida de su hermana y la bonita historia de superación del chico sampedrano, al que ni los viajes ni los lujos de los que goza ahora le han hecho olvidar de dónde surgió, le hacen pequeño el corazón a cualquiera.

"Mi familia para mí es todo, es ese motor que me hace caminar y tratar de alcanzar cosas que nunca imaginé", dice segundos después de abrirnos personalmente la puerta de su nueva casa el lateral derecho de 23 años.

FOTOS: La bella casa que Kevin Álvarez le regaló a doña Juana.

"Mi hijo para mí es algo muy importante en mi vida, le agradezco por ese hermoso regalo que me dio, que siempre deseó, desde que empezó a jugar... cuando me dio la sorpresa entré en shock y no lo podía creer", cuenta Juana Hernández, la progenitora del aguerrido jugador.

Lo considera "especial con la familia" y "buen padre", tal como su progenitor Nicolás Álvarez, quien asegura que "es un excelente hijo, nos ayuda en todo lo que puede". Ha sido gracias a que ellos como padres se esforzaron "educándolo lo mejor y conociendo a los amigos con los que se llevaba".

Doña Juana recuerda el día en que su vástago la sorprendió: "Fue un impacto, no me lo esperaba. Siempre le decía al Señor que un día me regalara una casita y él me decía: 'Dios me va a dar la oportunidad de salir adelante y lo primero que voy a hacer es comprarle su casita'. No esperaba tanto", expresa.

Inés, su bisabuela, recuerda que era un cipote "tremendo, pero cuando lo aconsejaba me hacía caso, cuando salía pasaba pidiéndome un lempira para ir a entrenar y yo buscaba la manera de darle el pasaje". Vaya que valió la pena, pues cuenta que "desde que se levantó (superó), siempre me apoya".

DIEZ estuvo en la intimidad de la familia de Kevin Álvarez, ex lateral de Olimpia y ahora del Norrkoping de Suecia.

La mujer que le dio la vida a Kevin suelta una frase que lo representa claramente: "Para él primero es la familia, apoya a los hermanos, estamos agradecidos con el Señor y no tenemos nada que reprochar".

Y prosiguió: "Cuando vino a la entrega de la casa me dijo: 'Mami, alístate que viene una familia que nos quiere conocer'. Entonces me alisté, pero llegamos y me dice que su amigo no estaba... lo vi caminando en la casa y le dije: 'sentémonos que se van a enojar los dueños de esta casa, andás caminando mucho'... Cuando llegamos al apartamento de él -colinda con la casa- me dijo: 'Mami, esta es tu casa'".

La sorpresa fue tan grande que "pasé inconsciente, no lo podía creer; cuando llegó a Suecia me preguntó cómo me sentía en mi nueva casa y le dije que no sentía que era mía, pienso como que estoy trabajando en esta casa", reza con humildad que le dijo.

EL ADIÓS QUE MÁS LE HA DOLIDO EN SU VIDA

Hace un año y ocho meses la tragedia tocó la puerta de Kevin y su familia con la muerte de su hermana Heidy. El cáncer no le permitió disfrutar de los logros de su hermano preferido y eso vaya que le choca al futbolista.

"Fue algo muy duro, eso lo recuerdo como si fue ayer, mi hermana siempre estará con nosotros; ahora puedo hablar de esto sin rodar lágrimas, he tomado la fortaleza en el Señor porque son golpes que es mentira que el tiempo los cura", comienza diciendo sobre el que considera su peor momento hasta la fecha.

Fallece hermana del futbolista del Olimpia, Kevin Álvarez.

"El salto al extranjero" sin sus felicitaciones le toca el alma. Eso sí, rememora que "mientras mi hermana estuvo en cama en el hospital lo di todo, estoy tranquilo en eso y no soy hipócrita como otros que hasta que está muerto (su ser querido) van a la tumba...".

Con una lágrima en los ojos que no pudo disimular con los lentes que se puso sabiendo que el tema saldría a colación, agrega que "fue muy duro, ese día íbamos a jugar con Marathón... mi hermana me llamaba mucho, me decía '¿manito, cuándo te voy a ver?'. La sangre llama y el corazón de la familia te une, llegó un momento en el que le dije a mi mami y a mi papi: 'Está muy desesperada por verme, yo siento que de pronto se nos va a ir". Y así fue...

Kevin no pudo contener las lágrimas al recordar a su fallecida hermana Heidy, a quien no supera a casi dos años de su partida.

"'Ya no gastés, hermanito'", le decía Heidy, según cuenta el legionario catracho, quedándole como enseñanza que "en esas situaciones el dinero no vale nada, solo es algo que te puede dar una posición, pero cuando te toca partir no sirve; yo le dije a ella que si supiera que guardando un par de centavos en el banco me iba a dar vida eterna, entonces todo mundo ahorraría y buscaría tener prendas de valor".

"Él se fue sin pensar que esa misma noche o madrugada lo íbamos a llamar para darle esa noticia, pero ahora es un ángel que está en el cielo". Así trae mamá Juana el recuerdo del 16 de marzo del año anterior que la tristeza les abrazó.

Pero la partida de un ser querido les dejó otro que les llena los días de felicidad. "Esta es mi niña, Edsany, es mi sobrina pero me dice papá; las promesas son promesas y antes que mi hermana partiera le dije que ella estaria con una familia que la iba a arropar", resalta en su plática mientras acaricia a su sobrina de dos años.

Sobre la bebé que tenía seis meses cuando murió su hermana, explica que "llegará un momento en el cual va a preguntar por la mamá, pero habrá que formularle bien la respuesta, hay que saber el momento y las palabras adecuadas; lo importante es que está feliz, sana y con esa sonrisa".

Juana, la abuela, se limita a decir que "por ella agarramos fuerza siempre, verla a ella es ver a la mamá". Sin lugar a dudas así es, es su reemplazo ideal aunque las pérdidas son irreemplazables.

LA FAMILIA, SU TESORO

Además de la fallecida Heidy, Kevin tiene otros dos hermanos: Kensy y Geremy. Uno estudia en una escuela bilingüe y se decantó por el estudio aún teniedno talento, mientras que su hermana es maestra.

"Mi hermano Geremy había firmado con Real España, por ahi no se le dieron las cosas, de mis hermanos es el menor pero el más maduro; llegó un momento en que me dijo que no quería seguir, me explicó los motivos"...

Tres generaciones de mujeres en una sola foto y con Kevin Álvarez: su bisabuela Flavia, su abuela Inés y su madre Juana.

Esas razones son sencillas: "Me dijo que no podía seguir viendo la situación del futbolista en Honduras, que gana siete meses y después tiene que ver qué hacer; es muy inteligente, habla inglés, tiene educación bilingüe y me dijo que se iba a preparar por sí mismo, lo dejó y dijo que iba a seguir los estudios", comentó sobre el chico, de 16 años, que en 2018 había firmado con las reservas aurinegras.

Nicolás destaca el don de gente de su hijo: "Siempre ha sido así, es por la crianza y lo que uno le ha inculcado desde muy pequeño; siempre hay que enseñarles a los niños lo bueno, el respeto a los adultos y no creerse más que nadie porque aquí solo vinimos a alquilar... Kevin siempre ha sido muy maduro y por eso Dios lo ha bendecido, por su madurez y respeto a las demás personas".

Doña Inés, su abuela que vive en su hogar junto con su madre Flavia, bisabuela de Kevin, forman el bonito recuento de tres generaciones que a día de hoy todavía lo consiente mucho: "Como ya faltaban pocos días para venirme le dije que me hiciera mi platito especial, ella tiene un punto que no tiene ni mi mamá; le dije: 'abuelita, hágame un pescado frito'... para mí ella es alguien muy importante, siempre fue una mujer que estuvo cerca. Para mí esta mujer es un tesoro que voy a cuidar hasta que Dios me la preste".

Padre de Kevin Gerar (5) y Javier Sterling (3), quienes junto con Edsany, fruto que dejó su hermana, la manada de los Álvarez sigue en crecimiento y derribando obstáculos en el camino.

LAS FRASES DE KEVIN

"Para mí lo más importante es ser humano, que se preocupa por el bienestar de su familia; ser sencillo, pues ya a la hora de estar a siete metros de profundidad ya no hay nada que valorar, a la gente se le respeta y valora en vida".

"Trato de ser alguien muy sencillo, para mí antes de ser jugador o disque famosos somos seres humanos que en cualquier momento o día podemos necesitar de otros; para mí volver al barrio es volver a nacer y recordar mi infancia, volver a querer bajar mangos y jugar 'maquinitas'".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias