Liga Nacional

Rafael Zúniga se confiesa: 'Se me salieron las lágrimas'

El ahora portero de Marathón relata que lloró cuando Medford eligió a Luis López como titular pese al tiempo que tenía.

2015-10-27

Seis años no pasan fácil. Es mucho tiempo el que debió esperar el espigado Rafael Zúniga para encontrar un arco que defender.

Incluso tuvo que moverse de Tegucigalpa en San Pedro Sula, acompañado 'tres mudadas' para finalmente hacerse con la titularidad en el Marathón.

La de Zúniga es una historia peculiar, pues antes de llegar a Real España, estuvo seis años en las inferiores del Olimpia, pero recuerda que en su niñez fue seguidor del Motagua. Ahora luce los colores del verde y de alguna forma tiene relación con todos los equipos denominados grandes de Honduras.

Rafa ha sido perseverante, le ha tocado esperar mucho y confiesa que hubo momentos que estuvo a punto de 'tirar la toalla'. Hablamos el portero verdolaga después del clásico sampedrano, partido donde cumplió un papel determinante para el triunfo de su equipo.

¿Hace cuánto tiempo saliste de la capital?
Hace un como seis años y medio que estoy en San Pedro Sula.

¿Qué pasó con los equipos de allá?
La verdad estuve en las inferiores de Olimpia, de unos 10 años a los 16 y medio, subí en segunda, pero no habían oportunidad. Decidí parar un año con el objetivo que me dieran mis papeles y así fue. Después jugué para Gimnástico como cinco partidos y el entrenador de ese equipo Luis Green me recomendó para Real España.

¿Y eras olimpista?
En mi niñez fui Motagua, estuve en Olimpia porque fue donde se me abrieron las puertas. Aproveché las oportunidades que se me dieron ahí.

¿Y sigues siendo Motagua?
La verdad que Motagua quedó en el pasado, uno tiene que defender el color con el que está jugando, ahora lo que me queda es defender la camisa de Marathón a muerte. Por ahora estoy agradecido con Real España, le tengo cariño a la institución porque me trataron bien, lastimosamente no se dieron las oportunidades de jugar.

¿Cuándo saliste de la capital que era lo que te acompañaba?
Lo recuerdo muy bien, solo traía mis implementos y tres mudadas, nada más, pensaba que me iba de regreso para la capital, la verdad que no quería estar aquí, me vine forzado, no quería alejarme de mi familia. La primera semana que estuve en Real España me desesperé, me quería volver. Fue un año duro, porque en el primer año en Segunda División no jugué ningún partido. El siguiente torneo tampoco inicié jugando.

¿Cuánto te ha costado llegar a esta oportunidad?
Me ha costado mucho, siete años peleando un puesto, trabajando duro, es complicado, pero siempre seguí los consejos de compañeros, de seguir trabajando y nunca bajar los brazos. Creo que el tiempo de Dios llegó y esas oportunidades hay que aprovecharlas al máximo.

¿Que te enseñaron esos años en la banca?
Me enseñaron que hay que trabajar fuerte, me enseñaron que cuando un compañero estaba jugando eso me daba motivación porque imaginaba verme en el algún momento como titular. Esos seis años me sirvieron de experiencia por el sacrificio y la entrega de querer triunfar.

¿Y ahora?
La mentalidad mía no es solo estar en Marathón, también quiero agarrar Selección Nacional y salir al extranjero si Dios me lo permite.

Pinto estaba en el estadio Morazán el sábado anterior.
No me esperaba que él estuviera. Creo que la Selección tiene buenos porteros, él tomará la decisión, lo único que me queda es seguir trabajando.

¿No será que en Real España te habías conformado?
Nunca me conformé. Cada día que trabajaba lo hacía para ser titular. Tenía un contrato de cinco años, y cuando decía que me prestarán siempre la respuesta era no. Se terminó el contrato y se abrió la puerta para llegar a Marathón.

¿Cuál fue tu momento más difícil en Real España?
Desde 2012 ya quería jugar, más cuando llegó Nahún Espinoza y me dio la oportunidad, creo que hice un buen papel, me enfocaba en ser titular. Después vino José Treviño y se contrató al portero Elmer Canales, esto me bajó moralmente, estuvo desanimado.

¿El salto que dio Luis López de tercer portero a titular le afectó?
La verdad que fue un momento difícil, muy duro. Kevin Hernández se fue a la Selección Nacional, quedamos Buba y yo. Estaba confiado que iba a jugar ante Marathón. Cuando el profe Medford tomó esa decisión fue un momento duro, solo agaché mi cabeza al empezar el colectivo. Tanto trabajo y sacrificio, uno se perfila para ser titular, pero no se dio, me salieron lágrimas, muy triste la verdad, pero en ese momento recapacité que todo lo que pasa es para bien.

¿ Y si hablamos de este momento cómo lo vive?
La verdad muy feliz y agradecido con Dios por la puerta de bendición que me abrió, muy feliz con mi esposa y mi hijo. Mi familia que siempre me ha apoyado. Este momento lo vivo con felicidad, la primer juego ante Victoria mantuve el arco en cero y comencé a ganarme la confianza.

No comenzaste de titular.
Cuando llegué en Marathón lo hice con la mentalidad de ser titular, pero miraba en los amistosos y no jugaba de primero ni de segundo, lo hacía los últimos 20 minutos. Se me complicaron las cosas pensé, pero gracias a Dios la oportunidad se me dio.

¿Qué ha hecho de nuevo para pasar de ser un partido relegado a ser el titular?
Uno tiene que estar preparado para todo. Me gané la confianza del profe y gracias a Dios que me da la fortaleza todo los días. Cada partido lo juego como una final, como si fuera el último. Trato de estar concentrado.

En estos seis años de espera, ¿En algún momento perdiste la fe?
Sí, como todo ser humano. A veces uno pierde la paciencia y la fe. Después del momento en que Luis fue titular, quedamos campeones, pero ese fue el momento donde quise tirar la toalla. No hallaba qué hacer, llamé a toda la familia. Mi esposa me aconsejó 'bajar los brazos es lo peor que podés hacer', me dijo. Seguí trabajando y Dios me abrió puertas de bendición. Lo que me queda es seguir trabajando fuerte.

Foto: Diez

Rafael Zúniga junto a su esposa Aleida Marisol junto a su hijo José Miguel.

¿Qué se siente ver al Real España en último lugar?
Es un poco complicado ver a una institución grande como a Real España en el último lugar, nadie se lo espera con la contrataciones que hizo. Nunca me lo imaginé así. Lo que les puedo decir es que se mantengan unidos. Creo que tienen la oportunidad.

¿A usted por la forma que salió no le alegra verlos?
No la verdad que no, independiente de la forma como salí, a ningún jugador le gusta ver sufriendo a otro y más cuando fueron sus compañeros. Yo tengo mucho aprecio por el equipo, salí por la puerta de enfrente. Gane títulos con ellos y primeramente Dios ahora vengan con Marathón.

¿Hasta dónde querés volar?
Mi mentalidad siempre ha estado puesta en cosas grandes. Quiero ser campeón con Marathón, consolidarme como titular, tomar Selección Nacional y salir al extranjero.

LA FRASE
'Estoy agradecido con la gente de Marathón, especialmente con el profe Coello y profe Cantarero, quienes en un partido de reservas, me preguntaron cuando tiempo faltaba con Marathón, ellos fueron abriendo la puerta'.