¡Aplazados! Fenafuth suma su segundo fracaso consecutivo y deja en crisis el fútbol de Honduras

Por segunda eliminatoria consecutiva, la Comisión de Selecciones y la Federación de Fútbol no logran el objetivo de ir a un mundial de fútbol.

Los principales dirigentes señalados en esta nueva eliminación de la selección de Honduras por segunda eliminatoria consecutiva.
Los principales dirigentes señalados en esta nueva eliminación de la selección de Honduras por segunda eliminatoria consecutiva. *
Redacción DIEZ

El fútbol de Honduras ha recibido un nuevo golpe en el corazón y por segunda ocasión consecutiva se ha quedado sin poder regresar a un mundial de fútbol después de dos boletos directos a Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, ya para Rusia 2018 quedamos fuera en el repechaje contra Australia y esta vez, rumbo a Qatar, la eliminación ha sido prematura y con un cambio de entrenador en medio de la eliminatoria.

Y aunque los principales responsables de este nuevo fracaso son los futbolistas y el anterior técnico Fabián Coito, los hombres de pantalones largos que definen el rumbo de la Bicolor no se quedan atrás y ahora son señalados por una administración fallida a nivel mayor con dos exclusiones consecutivas.

A nivel de selecciones menores los resultados, de momento, se han mantenido en Sub-17, Sub-20 y Sub-23, pero el panorama en este nivel no es alentador debido a la poca planificación y la supresión de torneos de formación como el de reservas.

Y es que todo, como dice un adagio, 'lo que inicia mal, terminal mal' y así ha pasado en este proceso donde el tiempo se ha encargado de demostrar que las decisiones no fueron las correctas pese a las voces de alerta en 2019 cuando se informaba la posibilidad que un entrenador inexperto tomara el mando de la Bicolor.

"La Federación ya debe tener un análisis de dónde se equivocaron; lo primero es obvio, trajeron un técnico bien formado, pero con poco conocimiento en el área y en el manejo de jugadores adultos y eso pasó factura porque en su afán de ir formando futbolistas no hizo la elección correcta", coincide Rolando Peña, vicepresidente de Marathón.

Y es que la decisión de fichar a Fabián Coito era contraria a las tomadas en eliminatorias anteriores con Rafael Callejas y Alfredo Hawit, donde el primer filtro para la elección del entrenador era un perfil mundialista como sucedió con Luis Fernando Suárez y posteriormente con Jorge Luis Pinto; con Reinaldo Rueda en 2006 la apuesta de Rafael Ferrari fue distinta, pues el sudamericano había completado procesos de selecciones menores en Colombia, contaba con recorrido en eliminatoria mayor de Sudamérica y eso le daba un plus para experimentar con Honduras en Concacaf y llevarla a un mundial después de 28 años.

Los últimos tres entrenadores que tuvo Honduras de origen colombiano, con los primeros dos, la Bicolor fue mundialista, con Pinto se fracasó en el repechaje.

Aún así, la Fenafuth y la Comisión de Selecciones encabezada por Rafael Villeda y Javier Atala, que también fueron piezas claves en el fichaje de Suárez y Pinto, creyeron erróneamente que Fabián Coito era el hombre ideal para iniciar una transformación del fútbol hondureño por su experiencia a nivel menor en Uruguay, sin embargo sus credenciales en eliminatoria absoluta quedaron cortas y se evidenció al momento de tomar decisiones en momentos importantes de los partidos definitivos.

Pero es que Coito arrancó mal su proceso y nadie lo corrigió al permitirle la elección de un asistente hondureño sin ninguna experiencia en clubes y que en ese momento estaba en política; luego en 2019 en su primera competencia oficial en Copa Oro dejó a Honduras en la última posición del grupo C con 3 puntos, posterior a esto agarró una racha positiva en amistosos, pero la pandemia por Covid-19 frenó el proceso que parecía ir bien encaminado.

Luis Cruz y Rolin Peña se han referido al fracaso de Honduras y ambos coinciden en malas elecciones y decisiones tardías.

NO HUBO PLAN B EN LA PANDEMIA; PANAMÁ SÍ TRABAJÓ

Otro de los puntos negros en la parte administrativa de la Federación y que marcan también este fracaso deportivo fue no haber reactivado un plan de trabajo de emergencia en tiempos de pandemia con futbolistas locales.

El entonces DT, cuando ya se escuchaban informaciones del cierre de fronteras, decidió marcharse a su país y pudo volver hasta cinco meses después cuando se reabrieron, otros entrenadores como Pedro Troglio, con competencias internacionales pendientes como los octavos y cuartos de final de Liga de Campeones, prefirió quedarse, esperar, reanudar los más pronto posible los trabajos y el resultado fue meterse entre los mejores cuatro del área.

Y aunque Coito y los federativos expresaran que era poco lo que se podía hacer durante este tiempo, Panamá, que hoy se perfila para estar en Qatar 2022, en 2020 en plena pandemia se adelantó a todos y armó una burbuja en un un complejo hotelero para concentrar a 31 futbolistas bajo del entonces nuevo entrenador Thomas Christiansen Tarín (nombrado en julio de 2020) quien necesitaba tiempo para conocer a su plantel y transmitirle su idea de juego.

Panamá fue la primera selección en reactivar sus trabajos en la pandemia, se concentró con 31 jugadores en el Buenaventura Pacific Sports Center, Thomas Christiansen recién había sido nombrado.

Hoy los resultados son claros; Panamá ha ganado de visita, también de local, suma 14 puntos, los mismos de México, y está apenas a uno y dos del primer y segundo lugar en esta octagonal.

COITO DEBIÓ IRSE EN SEPTIEMBRE Y NO OCTUBRE

Y pese a una buena sensación dejada por Honduras en Nations League ante Estados Unidos, Costa Rica y el amistoso contra México en Atlanta en junio de 2021, los resultados del DT uruguayo no fueron positivos en Copa Oro donde una parte del plantel se contagió de Covid y resquebrajó los objetivos planteados.

Sin embargo, a la hora de la verdad, cuando tocó enfrentar la eliminatoria y después de dos años en el cargo, Coito comenzó a tomar decisiones erradas dejando al descubierto su inexperiencia en este tipo de torneos. No convocó a futbolistas en Europa y Sudamérica que debían estar.

Y a pesar de un empate en Canadá que daba buenas sensaciones, todo se vino abajo en los siguientes días con los partidos del 5 y 8 de septiembre.

El primero ante El Salvador; realizó nueve cambios del equipo titular que había funcionado bien en Toronto y terminó celebrando un empate 0-0 que a todos les pareció más una derrota por la forma en cómo se presentó. Para el 8 de septiembre, cuando debutaba en el Olímpico terminó el primer tiempo ganando 1-0, pero en la segunda parte hizo tres cambios inexplicables (sacó a Rubio, Choco y Carlos Pineda) que facilitaron una remontada a Estados Unidos y terminó goleando 1-4.

El estadounidense Gregg Berhalter estaba acorralado en el Olímpico, pero el novato Coito le ayudó con sus cambios en el segundo tiempo y lo terminó goleando, acá fue el punto de quiebre y la Federación no quiso cambiarlo.

Los futbolistas han aceptado que en este choque se perdió confianza en el DT; el clamor de prensa, aficionados y dirigentes del fútbol local era la salida de Fabián Coito, pero el Comité Ejecutivo y la Comisión de Selecciones no hizo caso a la decisión que parecía la más sabia y y los resultados hoy Honduras los paga caro, pues en la ventana de octubre con Fabián Coito se sacó un punto de nueve que dejaban a la H virtualmente fuera de Qatar.

El cambio de entrenador llegó tarde por parte de la Federación, ahora con Bolillo hay muestra de mejora en la parte futbolística, pero los resultados son los mismos, dos derrotas, pero a diferencia del DT anterior estas caídas se han marcado por errores individuales y no en la toma de decisiones.

"ESTE ES UN GOLPE FUERTE, LLEVARÁ TIEMPO RECUPERARSE"

Para el experimentado dirigente Rolando Peña, vicepresidente de Marathón, este fracaso tendrá un efecto grande en el torneo local.

"Es un golpe fuerte que llevará un buen tiempo recuperarse y esta eliminación se traslada de liga porque hay un desanimo en la afición. Ha habido poca planificación y no era el camino correcto porque somos últimos de Concacaf", ha reflexionado también el vicepresidente de Marathón Rolin Peña.

Y agrega: "Quiero defender al jugador que trató de entregarse, luchó y me parece que la dirección fue la incorrecta. Hoy no tenemos plan, un proyecto para encontrar la luz en el camino y retomar el sendero de poder llevar a una selección a otro mundial".

Sobre el futuro, Luis Cruz, presidente del Vida asegura que "creo en procesos, no conozco al profe "Bolillo", pero creo que le cambió un poco la cara al equipo. Ante Panamá tuvimos el partido, luego se les fue de las manos en los últimos minutos, ayer en Costa Rica dio otra cara. No soy quién para decir si se va o se queda, pero un proceso le vendría bien y nos ayudaría para estar bien preparado para el mundial de 2026", confía el dirigente.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias