Emilio Izaguirre: "La Champions más grande que yo he ganado es conocer a Jesucristo"

En entrevista exclusiva con Diez, Emilio Izaguirre abrió su corazón y contó cómo ha sido el proceso de tener una vida muy apegada a Dios.

Kevyn Oseguera

Emilio Izaguirre siempre ha sido un hombre muy entregado a Dios, desde pequeño siguió el consejo de su madre de seguir su camino y en entrevista exclusiva con DIEZ contó cómo se maneja en esa faceta.

Izaguirre Girón dio a conocer detalles y reveló cual es su anhelo con los jóvenes futbolistas hondureños y también cómo fue apartado de las maras a temprana edad. Aseguró haber perdido muchos amigos por andar en malos pasos.

Emilio se confiesa: El club de la Premier que lo iba fichar; el jugador que recomendó al Celtic y su salida de Motagua

La pregunta concreta sobre el tema de Nahún Aguilar, jefe de redacción de Diario Diez: "Emilio, otra faceta que conocemos de usted es su vida entregada a Dios, esto no es de hace poco, siempre está cercano a él, hablando de él ¿cómo es su relación con Dios, es una persona que ora, va a la iglesia?".

"La Champions más grande que yo he ganado es conocer a Jesucristo, conocer de sus caminos, me acuerdo que a los 13 o 14 años cuando vivía en El Pedregal, estaba el conflicto de las maras y tenía amigos de diferentes pandillas. Yo jugaba en un lugar donde solo habían de una pandilla y todos se metieron a eso y a mí me compró Olimpia. En eso yo ya no podía subir (al lugar), entonces cuando yo no iba decían que yo era de la otra mara. Mi mamá se preocupó porque todo se puso caliente y me comenzó a llevar a la iglesia. Cuando yo comienzo a llegar a "La Cosecha" (nombre de la iglesia) recuerdo que el pastor Mario Tomás oró por mí y dijo -que si uno quería tener éxito y soñar en grande, tenía que poner todo en las manos de Dios- ".

Emilio Izaguirre charlando con Nahún Aguilar, jefe de redacción de DIEZ en entrevista exclusiva. Foto: Neptali Romero.

Emilio detalló que después de cada partido cuando era un joven, iba a la iglesia a pedir oración para que todas las cosas le salieran bien, así fue formando su éxito.

"Recuerdo que a los 14 años paso a Motagua, me suben a segunda división y sigo en las cosas de Dios, iba de El Pedregal a Prados, primero en bus y luego caminando como cuatro cuadras hasta llegar a la iglesia y me iba bien, ponía asistencias, entonces tenía como una cábala, todos los domingos siempre iba a la iglesia. Me bauticé a los 16 años, empecé a llamar al pastor antes de los partidos para que orara por mí y así comencé a involucrarme más y a comenzar a servir en la iglesia, primero en el grupo de jóvenes, después cuando me fui para Europa también me congregaba y ahora mantengo que antes de cada partido llamo al apóstol Mario Tomás que ore por mí, que me bendiga, a cualquier persona le pido que ore por mí para evitar cualquier lesión, entonces así me involucré, oro de mañana, tarde y noche, doy gracias a Dios por todo, sin él soy nada, sin él estuviera allá con los amigos, las gavias, los vicios, que gracias a Dios nunca tuve eso de beber y estar en discotecas, Dios me apartó de eso".

¡Regresó a donde fue feliz! Las vacaciones de Emilio Izaguirre y su familia en Escocia

Izaguirre aseguró que uno de sus propósitos es ayudar a los jóvenes a que conozcan el camino del éxito como él lo hizo, buscando de Dios.

"Mi anhelo es ayudar a los jóvenes, primero los apoyo para que busquen de Dios, que es donde está el mayor éxito de todos. Cada día quiero aprender más, quiero discipularme y cada día me da más madurez. En Europa esto me ayudó, porque mis compañeros (en el Celtic) cada mes hacían fiestas y ahí tomaban decían que era un pecado no tomar y ese fue el respeto que me fui ganando de la afición, jugadores, que miraban que yo nunca me tomé una cerveza con ellos. Íbamos a Dubái y ellos se iban de fiesta con sus amigos y yo me quedaba hablando con mi esposa e hijos, que esa es la bendición más grande que se me ha dado, la familia. Todo lo que soy es por él".

¿Se mira en algún momento como pastor?

"Es que pastor es un término muy complejo, porque aquí lo mal interpretamos, así como quiero aportar a los jóvenes futbolistas, prefiero ser un discípulo de Dios. Predicarles con mi ejemplo, hablarle a cada joven que vea en las ligas menores, ayudarles como a mí me ayudaron, que el éxito es seguir a Dios. Recuerdo que mi mamá me llevó a una vigilia y ciertos jóvenes tenían tatuada la cara y no podía quitarse eso y querían involucrarse, esas fueron cosas que me marcaron".

Emilio Izaguirre sorprendió en su relato y recordó a uno de los grandes compañeros que tuvo en la selección de Honduras y Motagua, Osman Chávez.

"Siempre he dicho que uno de mis mejores amigos en el fútbol es Osman Chávez, lo aprecio como un hermano, es un tipazo, tengo varios, pero con él conviví en Motagua, luego en la selección y siempre tenemos comunicación, es un ejemplo para mí porque estaba en las cosas de Dios y me alegra por él".

¿Perdió amigos de su infancia por temas de violencia?

"Perdí muchos amigos, otros que se fueron para Estados Unidos huyendo, otros que los mataron y hasta desaparecidos. Son cosas que lo marcaron a uno, si uno no se da cuenta que la vida es corta y hay que aprovechar. Hoy en día me tomo algo que dijo el preparador físico de Marathón -Fabian Boyaro-, dijo que Dios a nosotros nos da 25 mil dólares, pero no los podemos ahorrar, solo gastar un dólar por día y dice que el promedio (de vida) de las personas es de 70 años, son 25 mil días, entonces el dólar y el día hay que aprovecharlo bien, hay que gastarlo bien y nos quedamos con eso, ahora en la pretemporada, en el entrenamiento, en la casa sí lo gastamos bien y eso nos hace sentir feliz.

Emilio Izaguirre contó cómo Dios le cambió la vida desde temprana edad y lo alejó del camino del mal. Foto: Neptali Romero.

Izaguirre contó que siempre trata de sacar lo mejor de cada persona y reveló una anécdota con el profesor Chelato Uclés.

"Si yo miro un cartel y veo algo positivo, una frase o algo, lo apunto. Me acuerdo una vez que Chelato lo molestaban porque decía -estos gringos sin son exitosos, en todos lados miramos "exit, exit, exit"- jajaja (risas). Entonces hay que hacer bien las cosas todos los días. A mí no me importa si la gente lo mira, con tal Dios sí, eso es lo que me llena"

Su versículo preferido de la Biblia

"Tengo muchos, me sé bastantes, me gusta el libro de Proverbios que da mucha sabiduría, Daniel es un gran ejemplo y Josué otro. Recuerdo que desde niño cuando yo conocí a Dios mi mamá y mi abuela me dieron una Biblia y yo siempre la abría en el Salmo 91, me lo sé todo. Antes de cada partido le digo a mí hijo que yo oro y trato de decir un versículo. Eso me da mucha felicidad, a mi no me da felicidad que me llamen un buen jugador, sino una buena persona".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias