Fabián Coito, hombre de fe, amante de la jardinería, los libros y la cocina

En una faceta poco habitual, conocimos más allá del Fabián Coito entrenador de fútbol y líder de la Selección Nacional. ¿Sus otras pasiones? Imperdibles

Jorge Fermán

Papel y lápiz listos. Los oídos bien abiertos y la mente preparada para absorber todos los conceptos de vida que puede dejarte una plática con Fabián Coito, técnico de la Selección Nacional de Honduras.

Lea más: Fabián Coito: "No deben castigar tanto a Antony Lozano, él se está consolidando"

Así funciona cuando se trata de conversar de otros aspectos, con Coito, algo alejados de lo futbolístico, pero como él mismo dice, ligados, pues todo en la vida se relaciona a las situaciones que uno como persona enfrenta cotidianamente y para él no es la excepción.

En esta segunda parte de la entrevista exclusiva que le concedió a DIEZ, el técnico uruguayo y conductor del barco que nos intentará llevar al Mundial de Catar 2022, conocerán otras facetas de su vida, en el que descubrimos aspectos inesperados, pero que simplemente evidencian su sencillez, humildad y sobre todo la transparencia con la que recorre día a día este viaje por la vida.

¿Qué enseñanzas le dejó leer: el libro de James Kerr/ Legado: 15 lecciones sobre liderazgo? Entiendo que es su favorito.
Me gustó el libro, leo mucho, de todo tipo de cosas, creo que leer no solamente genera conocimiento y de repente adquirir e interpretar nuevas cosas, aparte es un buen hábito, es un momento de tranquilidad, aprendo, lo relaciono con situaciones de mi vida, de mi actividad. A mí, ser entrenador de fútbol me enseñó mucho como padre, como esposo, mi relación y mi vínculo familiar me sirve mucho para tratar con los futbolistas, sobre todo cuando trabajaba con jóvenes, pero ese tipo de libros, que te dejan conocimientos que estaban ahí, pero no sabías.

Aún mantiene en su oficina en Uruguay: una imagen del Papa Francisco, en el cual hay una cita impresa: "Cuando vayas subiendo, saluda a todos. Son los mismos que vas a encontrar cuando vayas bajando". La mantiene, la trajo a Honduras.
Si ves en mi perfil de Whatsapp es la que aparece ahora. Esa frase me gusta.

¿El Papa Francisco, es un personaje al que admira mucho?
Sí, me gusta. Me han gustado algunos mensajes que ha dado. Quizá su procedencia, es sudamericano, latino, nos acerca mucho más. He leído muchas cosas de él, he visto cosas de su vida, me gustó mucho esa frase. Es para aquellos que estamos en actividades donde la percepción de la gente, estar viviendo momentos de euforia, de dificultad, de alegría y de tristeza y se da mucho eso, a veces, en circunstanciales éxitos hace que uno se dispare y se despegue de la realidad y esta me parece que es una frase bastante realista de como uno debe mantener el equilibrio en la vida y como hay que ser frente a la euforia y ante la adversidad.

Usted es un hombre de formación salesiana ¿Entonces es un tipo de mucha fe?
Soy de fe. Soy católico, me gusta tener una filosofía de vida, adaptarme a ella, regularme por esas formas de vivir. El salesiano lo que tiene es que es apegado a la familia, de los afectos, el deporte como una herramienta fundamental para la formación de los jóvenes. Son cosas que he incorporado y he aprendido para salir adelante.


El técnico de la Selección de Honduras sostuvo una íntima charla con DIEZ.

Su padre falleció en el 2007 y en una ocasión, usted dijo que: "Él era muy duro en sus críticas, pero también era muy hincha mío" ¿Qué valores le dejó su padre en su formación personal y como profesional?
Sí, el año en el que yo inicié a trabajar con la Selección. Me dejó mucho, como toda persona que está muy cercana, uno lo valora con el tiempo y sobre todo cuando ya no está. Es una lástima que nos pase a los seres humanos. Él era muy duro, era una persona de deporte, era su forma de ser. Siempre me apoyó, acompañó, estimuló, en esa dureza que yo de repente percibía, su principal objetivo e interés era intentar ayudarme y aportarme cosas para mi crecimiento.

¿Cuál es la ciudad o el lugar que más le ha gustado de Honduras en sus dos etapas?
A mí, Tegucigalpa. En la primera etapa mía acá (1994-1995 como jugador del Olimpia) viví en Tegucigalpa y ahora nuevamente. Me han dicho siempre que hay otras ciudades más lindas, pero el hábito de vivir aquí, realmente que cuando no estoy, extraño un poco y me pone contento cuando vuelvo. Me gusta mucho vivir acá.

Cuando no está viendo fútbol, qué cosas le gusta hacer a Fabián Coito, ¿de qué otras pasiones disfruta?
Como dije antes me gusta mucho leer, pero también la jardinería, yo vivo en un apartamento actualmente y le he puesto muchas plantas, es una actividad que le dedico mucho tiempo cuando estoy en casa. También me gusta cocinar.

¿Qué cocina, por ejemplo?
Ahora que estoy solo en Honduras cosas muy sencillas, pero en mi casa, con mi familia, mis hijos, me gusta mucho cocinar asados, pasta, pescado, hacer salsas, tartas y eso me encanta. He hecho algunas cosas para mis compañeros del cuerpo técnico (Miguel y Sebastián).

¿Le gustan las películas, ver documentales, ir al cine?
Películas no, documentales sí, sobre todo muchos de clubes ahora que están saliendo bastantes. Ver la vida de entrenadores, deportistas. Otros relacionados a la preparación en el fútbol. Películas no porque me dedico a ver muchos partidos, a repasar imágenes, a leer, entonces el tiempo para ver películas, ja, ja, ja.

Te puede interesar: Fabián Coito ampliará la lista de convocados para el mes de noviembre

¿Alguna canción que lo inspire?
No tengo gran memoria para recordar los nombres de las canciones, pero me gusta la música latina. Me gusta, lo que llamamos en Uruguay, el canto popular, el rock nacional, rock argentino y me gusta también la música de esta zona, del caribe, la salsa, bachata, todo eso.


Fabián Coito contó la ciudad que le gusta de Honduras y las redes sociales que utiliza.

¿Cuál de todas las redes sociales usa más?
Uso solamente el Whatsapp para comunicarme con mi familia. Ahora el twitter, comparto algunas cosas, pero no privadas mías, que no interesa comentar sobre eso, pero sí cosas que leo, sobre algún entrenador, gente de fútbol. He visto a través de twitter, que jugadores con los que trabajé y ahora son profesionales de primera división y de alto rendimiento, que me escriben: “vamos Fabián, estamos esperando la próxima”. Eso me entusiasma a compartir más cosas que voy leyendo, aprendiendo o confirmando en esta nueva etapa mía como entrenador de Honduras.

¿Cuáles son las aplicaciones que tiene en su teléfono?
No tengo. Es más cuando trabajaba con los juveniles, yo hablaba con ellos sobre el tema de las redes sociales, porque para ellos forman parte de su vida, no como yo, que soy de otra generación, pero ellos sí, dependen de eso, de lo que en las redes sociales opinen sobre ellos mismos, he sostenido mucha charla al respecto y de aquellas cosas que la gente toma como atribución de relacionar un rendimiento deportivo o de un resultado, a cosas de la vida privada, que me parece no es algo que corresponda.

¿Quién es su principal confidente, esa persona única a la que le pide consejos para tomar alguna decisión o para que le dé un consejo?
Tengo amigos con los que realmente existe una linda amistad, hay mucha confianza, ahora físicamente no estoy con ellos, pero que siempre estoy vinculado.

Uno siempre se va equivocando y acertando en la vida. Hasta hoy, sus mejores aciertos y sus principales equivocaciones como entrenador o personales.
No los tengo enlistados, pero he ido aprendiendo, como todo en la vida, sobre todo en las edades tempranas, cuando toca aprender mucho más. En mi vida, por supuesto he cometido errores, en esta profesión también, sobre todo al principio. Lo importante de los errores es aprender de ellos porque es una forma de crecer, saber cuál es la causa. En eso estoy tranquilo, porque mi forma de proceder en la vida siempre está regido por la transparencia, por la honestidad. Me he equivocado, pero nunca con una mala intención, sino que producto del acierto y error que hacemos día a día.

Desde adentro, viviendo aquí, usted cómo ve a Honduras como país. Violento, ingobernable o piensa que desde afuera se exageran.
Bueno, primero debería saber bien cómo califican a Honduras, lo que te puedo decir es lo que yo siento viviendo acá. Te repito, a mí, me gusta, estoy habituado y de hecho no he vuelto a Uruguay desde que vine en todo este año, eso me parece que es una demostración de algo. Después yo en los países lo que más veo es el nivel educativo, que en definitiva es lo que va marcando la pauta hacia el futuro. Como todo en la vida, como a mí me pasa en la Selección, como le sucede un gobierno con su gente, a una organización. Una situación es lo que está pasando y de qué manera intentas maximizar, mejorar o lograr el mejor rendimiento. Lo otro es como cambio de proceder. Esas son cosas que están pasando mucho en el mundo. Leo sobre la sociología y estos son comportamientos que se van repitiendo y se va haciendo algo cultural y al final es lo que le vas dejando las generaciones que vienen,

¿Y usted aparte de lo deportivo qué le gustaría dejar en Honduras?
Quiero dejar cosas. Porque un día yo no voy a estar, vendrán futbolistas nuevos, otros entrenadores y me gustaría que quedaran cosas incorporadas que siguieran y que se mantuvieran en el camino.

A usted le da temor salir a las calles, salir a algunos lugares que quisiera o para usted todo ha sido de normal hasta el momento.
Yo ando tranquilo. Tomo precauciones por todo lo que se comenta y se habla, lo que se ve que sucede, pero nunca he tenido algún problema, más allá del vínculo que hay con la gente, está muy en función de lo deportivo. Yo estoy bien, no he percibido nada en carne propia.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias