Amado Guevara revela lo vivido previo al juego ante Trinidad y Tobago en 2001 rumbo a Japón y Corea

El ex capitán de la Selección de Honduras habla también de los desórdenes administrativos por premios que había antes de la era de Rueda. ¿Qué realmente pasó en Sudáfrica?

Redacción

Amado Guevara vistió 138 veces la camisa de la Selección de Honduras, es de los históricos y más grandes que ha tenido el país. Desde jovencito siempre fue líder y en una extensa charla, el “Lobo” revela detalles poco conocidos de los que pasó en aquellos partidos raros de la H.

Amado habla de porqué fracasó la Selección del 2001, aquella que jugaba espectacular y tumbó rivales sin temor dirigida por Primi Maradiaga. Por primera vez Guevara habla de lo que pasó esa noche previa al juego ante Trinidad y Tobago donde se quedó fuera del Mundial del 2002. Culpa directamente a los dirigentes de Fenafuth por no manejar bien el tema.

Leer. ALEXANDRE GUIMARAES Y SUS BUENOS RECUERDOS DE HONDURAS

El ex capitán de la Bicolor se destapó en una charla con Copán Álvarez de Telemundo, donde dice cómo Rafael Ferrari le cambió la cara a los procesos mundialistas anteriores. Aunque en el último proceso con Jorge Luis Pinto, fue el asistente y explica detalles que pasaron en ese camino frustrado a Rusia.

El fracaso con Pinto rumbo a Rusia: “Como hondureño me dolió no clasificar al Mundial (de Rusia). Con el profesor Pinto con él éramos 24 horas. Hubo momentos que Pinto me llamaba en la madrugada porque necesitaba datos ya que estaba revisando videos; el profe fue alguien que se dedicó de lleno a la Selección. Cuando no se logra el objetivo estamos claros que las críticas van a llegar. Por qué no se jugó de esta manera, que faltó lo otro... Tenemos que vivir de las críticas, aprender y hacer a un lado las malas. Nos sentimos tristes al no clasificar ya que fueron muchas horas dedicadas a la Selección. Nos faltó, dejamos de hacer otras cosas y cuestiones externas que para nadie son nuevas como el gol fantasma (de Panamá a Costa Rica) y otras cosas; nadie quiere fracasar, nadie se prepara para eso y cuando no se logran objetivos las críticas se van a decir”.

Amado Guevara en ese partido donde Honduras perdió 1-0 contra Trinidad y Tobago en San Pedro Sula que nos marginó del Mundial 2002.

Su primera experiencia en el Valladolid en 1995: “Si me hubiese tocado después de la Copa América (2001) no hubiera regresado a Honduras. Imagínate, con 18 años, en ese entonces no había la tecnología que me hubiese ayudado; la edad me afectó mucho. Mi ilusión era jugar, siempre competir. Me acuerdo que a ese Valladolid nosotros llegamos a segunda división porque acababa de descender y por cuestiones administrativas lo ascendieron y la liga jugó con 22 equipos. El míster Rafa Benítez lo armó para jugar en segunda, pero lo mío cambia cuando cambian de entrenador, los resultados no se dan; ya había llegado a mitad de temporada Carlos Pavón y pensamos que el nuevo DT nos daría oportunidad y nos borró de alguna manera; tuvimos muy poca participación. Eso nos dejó un poco mal porque queríamos jugar; yo hablé con la directiva del Motagua y la gente del Valladolid, les dije que no quería seguir y se llegó a buen término, regresé a Motagua competir y allí se escribe otra etapa de mi vida”.

Ver: VERÓN Y PACINI TRABAJAN PARA VOLVER A DIRIGIR A HONDURAS

El debut con la Bicolor: “Ya en el 1996 me llaman a la Selección Nacional, pero ya había debutado en 1995 en la mayor; pero luego me convocan para el partido contra México que es cuando hago mi debut en eliminatorias y juegue contra México que por primera vez se les gana en el estadio Morazán. Allí el panorama cambia, venía con la experiencia de España, con el crecimiento y eso me ayudó para consolidarme en Motagua y la Selección Nacional”.

Lo que pasó en la eliminatoria del 2000: “Allí miro muchos factores, primero la organización. Siempre digo que cuando aparece la figura de don Rafael Ferrari y la Comisión de Selecciones que nos ayudó a organizarnos y dejar la improvisación… todos esos aspectos influyeron. Ese famoso partido contra Trinidad y Tobago que por una cuestión de negociación de premios vieja; porque todo el mundo habla de que en la Selección somos pisteros, que esto y lo otro… En la Selección nunca nos pagan un sueldo a nosotros; jugamos por premios y bonos que nosotros negociábamos y allí existían esos roces, no había esa organización. Me acuerdo que se tomaban decisiones de momento y quizá eso influyó para que esta selección no llegara a un Mundial y estando en un nivel óptimo y jugando. Hoy se recuerda ese equipo por el buen gusto que tenía”.

La Selección de Honduras rumbo a Corea y Japón 2002, ha sido de las mejores generaciones que ha tenido el país.

Proceso con Bora Milutinovic: “Volvemos a lo mismo, lo que arrastró las selecciones anteriores, él tuvo que irse y dejar la selección a medio camino afectó y que nos quedáramos eliminados en la cuadrangular porque tuvimos un arranque prometedor. Con el profesor Bora clasificamos en la serie contra Antillas Holandesas y fuimos la única selección que ganó los dos juegos y luego le ganamos 5-2 a Costa Rica, le empatamos de visita a Canadá, iniciamos con cuatro puntos de seis. Pero iniciamos con problemas, en Honduras muchos de los procesos se quedaron cortos fue por improvisación de nuestros dirigentes que habían en su momento”.

Época de Reinaldo Rueda en Honduras: “Allí fue totalmente diferente y lo que te mencionaba anteriormente; aparece la figura de la Comisión de Selecciones que aparece don Rafael Ferrari, donde los premios ya estaban definidos, todo en orden, la logística, hoteles de concentración que era lo más importante, estaba como el cuerpo técnico lo había pedido, sedes y campos para entrenar, solo nos quedaba trabajar y al profe igual; por fin se consigue otra vez lo soñado, volver a un Mundial. Ahora con esto que dije, me tocó estar en dos clasificaciones, la Sub-20 en 1995 la Mayor en 2010, con las dos me tocó capitanear”.

Clasificación al Mundial del 2010: “Platicando con unos amigos me decían que importancia sentía portar el gafete; les dije que una responsabilidad. Recuerdo que nosotros terminamos nuestros juego y habíamos hecho un pacto de que no nos íbamos a decir nada de cómo iba Costa Rica para que no nos sacara del objetivo. Si iba ganando nos iba a desconcentrar y nos pondría ansioso. Al final del juego le pregunto a Costly, cómo quedó Costa Rica, ganaron 2-1. Pero después pensé, nos toca el repechaje contra Uruguay, ponerme triste no cabe, hay que levantar el grupo. Ya cuando voy a dirigir el grupo, me abraza Costly y me dice, gol de Estados Unidos, no puede ser le dije; no puede ser. Reacciono cuando veo a un amigo celebrar y me dice que clasificamos, allí me fui a tierra”.

Pensamiento tras la clasificación a Sudáfrica: “Recuerdo la situación crítica del país, la situación política, fue una descarga porque el fútbol es el único que puede unir a un país. Creo que Dios guardó todo para ese momento y nosotros fuimos una locura en la celebración”.

Lo que pasó en el Mundial de Sudáfrica: “Muy poco se habla del grupo que nos tocó, España campeona del Mundo con la base del Barcelona, el mejor equipo de todos; Chile de Bielsa, no era fácil; Suiza que había clasificado invicta. Fueron muchas cosas que influyeron. Primero se cumplió el objetivo de ver a Honduras en un Mundial y luego las otras cosas que se acumularon como las lesiones. De verdad fue falta de experiencia. La preparación que tuvimos no fue la adecuada y nos pesó. El Mundial de Sudáfrica fue como que se logró el objetivo, pero había veces que el jugador se tomaba confianza y Ramón Núñez era de los pateadores, mucha gente dice que existieron problemas, de ninguna manera, yo como capitán tenía que dar el ejemplo”.

Después de la Copa América lo quisieron los grandes: “Me buscaron de varios equipos, mi pase pertenecía al Toros Neza de México. Yo en lo personal aparte del PSG, del Valencia, del Betis y de otros del profesor Ramón Maradiaga que me decía que lo contactaban. No pude y allí era mi tiempo, tenía 24 años no como cuando fui al Valladolid. Si me hubiese dado esa oportunidad no regreso a Honduras.

En México no lo dejó salir Toros Neza: “Al final me di cuenta que el presidente del equipo le pusieron ofertas y no aceptó, no sé si por ego o porque fue, pero me cerró las puertas, pero no tuve conflictos con nadie. Luego paso al Saprissa y otros siete años en la MLS, en el Metro Star gano prácticamente todo, solo me faltó una Copa”.

En el futuro dirigiendo al ciclón: “Yo soy profesional, aspiro a dirigir donde Dios me abra una puerta. La Selección es un sueño y llegar al Mundial. Dirigir en la MLS o el extranjero, me encantaría, dirigir a Motagua también, pero lo dejo en manos de Dios. Lo mío es prepararme y esperar el momento”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias