Carlos "Muma" Fernández, el niño que vendía pan de coco y ahora triunfa en el Fénix de Uruguay

El delantero originario del Triunfo de la Cruz, Tela, anotó un doble el fin de semana y además está siendo observado por Fabián Coito para una posible convocatoria a la Selección Nacional.

Carlos Castellanos

Rápido, potente, encarador y con un deseo de alcanzar sus sueños, así es Carlos "Muma" Fernández, el delantero hondureño que milita en el Fénix de la primera división de Uruguay.

Originario del Triunfo de La Cruz, Tela, Atlántida, donde las playas aún tienen marcadas las huellas de un niño que recorría cada día las calles vendiendo pan de coco para ganarse la vida.

Te puede interesar: Boavista mete el acelerador buscando fichar a Alberth Elis, según medios portugueses

Con una gran pasión por el fútbol en sus venas y aficionado a muerte del Olimpia, así se vio marcada la infancia de un pequeño que soñaba con un día poder jugar al fútbol de manera profesional y hoy ese anhelo se le hizo realidad.

"Soy originario del Triunfo de La Cruz, Tela y lastimosamente mi carrera no la hice en Honduras, por eso no me conoce mucha gente", comenzó contándonos.



Al no tener una vida con comodidades, pero con la esperanza de alcanzar sus sueños, Carlos Fernández tenía que unirse al esfuerzo y trabajo que realizaban sus padres en su pueblo.

"Mi familia siempre ha sido muy guerrera, mis padres me criaron en el pueblo vendiendo pan de coco. Siempre en las playas cuando llegaban los turistas, yo iba con mi madre y le ayudaba a vender. Recuerdo que hay veces que iba hasta El Progreso a vender".

Además nos cuenta que: "Yo hice mi negocio en las champas que le llaman, son esas que quedan alrededor de las playas, donde se les alquila a los turistas para que pongas sus maletas. Yo tuve una vida bastante peleada, pero con el hambre de superarme en el fútbol. Yo tenía mucho talento, pero me costó bastante para que se me dieran las oportunidades, varias personas me cerraron las puertas, pero yo he sido muy guerrero".

Pero como reza el dicho que nadie es profeta en su tierra, así le pasó a "Muma" Fernández, quien después de una decepción de una mala pasada de los dirigentes en el país, optó por buscar su sueño en Guatemala.

"Yo jugué siete años en Guatemala en la segunda división, luego surgió la posibilidad de ir a jugar a la segunda de Uruguay con Cerro Largo, donde hice un excelente torneo, fuimos campeones y logramos ascender a la primera división. Luego en el 2019 jugué en la primera división, tuve poca participación, pero los partidos que tuve fueron destacados y ahora se dio la oportunidad de llegar a Fénix, un club muy conocido", cuenta el atacante catracho.

Carlos Fernández comienza a tomar mayor protagonismo en el equipo Fénix y destaca por su velocidad a la hora de ir al ataque.

Y es que una mala experiencia que tuvo en el fútbol hondureño lo llevó a emprender sus sueños lejos de casa. "Yo estuve en un proyecto de Raúl Martínez Sambulá y otro empresario, el equipo se llamaba catrachos 09, era de juveniles y luego colocarlos en los equipos y ellos tenían derecho de mis papeles. Hubo un año que Olimpia comenzó a reclutar jugadores y yo hice las pruebas en La Ceiba, las pasé, pero estas personas me negaron los papeles y me decepcioné. Fue hasta que el equipo se desafilió que recuperé mis papeles, luego jugué en el Atlético Esperanzano, pero solo un torneo".

Tras la decepción de lo que vivió, llegó la oportunidad de probar suerte en otro país.
"Un amigo me dijo que me fuera para Guatemala que ahí pagaban mejor y a raíz de lo que me había pasado, no dudé dos veces para irme, donde tuve siete años jugando ahí".

LLEGÓ EL MOMENTO DE PROBAR SUERTE EN URUGUAY

Tras siete años en el balompié de la segunda de Guatemala, el delantero hondureño emprendió una nueva aventura, pero esta vez en el fútbol de sudamérica, donde le venían siguiendo por su desempeño en el fútbol chapín.

"Desde el 2017 me hicieron un seguimiento en Guatemala, luego en el 2018 me dieron el visto bueno para que viniera aquí (Cerro Largo) y gracias a Dios se me dieron las cosas de buena manera", relata.

Muma Fernández sueña con poder tener participación con su equipo Fénix en la Copa Sudaméricana y en algún momento lograr estar en la Libertadores.


El "Muma" Fernández, quien de cariño se le apodó así por su similitud en la pegada con Víctor Bernárdez, todavía pasa un poco desapercibido a pesar de ser un legionario hondureño.

"Lastimosamente no se me conoce mucho a pesar que juego en Uruguay, pero a partir del 2018 que ascendí con Cerro Largo, comenzó un poco. No sé si soy el primer hondureño en ascender de la B a la A, pero a mí no me interesa mucho eso, yo me enfoco en lo que quiero".

Luego de una destacada participación en el ascenso del equipo Cerro Largo, el panorama le comenzó a pintar mejor para el catracho, ya que un club de mayor renombre puso los ojos en su talento.

"En el 2019 yo hice buenos partidos con Cerro Largo en la primera división, luego me fui a Honduras y el hijo de Juan Ramón Carrasco (técnico de Fénix) me llamó y me dijo que me miraba muchas cualidades, luego me dijo que me iban arreglar todo para el pasaje, el sueldo y que me iban a dar una casa. A los días me habló el presidente y arreglamos todo", cuenta Fernández.

A base de esfuerzo y sacrificio, el delantero hondureño se ha ganando la confianza del técnico del Fénix, Juan Ramón Carrasco, pero no todo ha sido fácil.



"Me costó adaptarme, luego el tema de la pandemia, el no cobrar. Yo siempre he querido ser titular y demostrar lo que soy, pero ahora en cada partido me tracé que es una final, ya que tengo contrato hasta diciembre".

Y agrega: "En los amistosos antes de la pandemia y con el hombre de salir adelante, sólo yo sé lo que me ha costado la carrera y pienso en mi familia. Nos es fácil, estoy lejos y tengo un niño que tiene cuatro años y lo mejor de él lo estoy perdiendo. Yo me mentalizo que esto que estoy haciendo debe valer la pena, sino no estoy en nada".

LE APUNTA A LA LIBERTADORES Y SUDAMERICANA

El "Muma" Fernández se destapó con un doblete en el partido que Fénix venció 5-0 al Defensor Sporting y pese a que están ubicados en el puesto 11 en la clasificación, el hondureño piensa en cosas grandes.

"Tenemos que meternos ahí arriba para estar en Copa Libertadores y Sudamericana, ya que en esos hay que que quedar entre el primero y octavo lugar. En octubre se reanuda la copa Sudamericana y nosotros estamos en competición", asegura.



Y es que el Fénix está participando en la Copa Sudamericana, pero catracho no ha podido ser de la partida y ese es uno de sus retos ahora que está siendo considerado en el cuadro titular.

"Uno recién había llegado, otro no estuve en el banco y el otro sí, pero no se me ha dado la oportunidad de debutar. Ahora que se me ha dado la chance de ser titular me quiero consolidar y no la voy a soltar. Yo quiero adueñarme de esta posición, ya que cuando se reanude la sudamericana pueda ser de la partida"

SU SUEÑO ES PODER DEFENDER LOS COLORES DE LA SELECCIÓN

A pesar de no haber vestido nunca los colores de ninguna selección menos del país, ni tampoco de ningún club de la primera división, Carlos Fernández destaca en la primera división de Uruguay y este no esconde su deseo de poder llegar a la Bicolor.

"Todo jugador aspira a defender los colores de su país, pero conmigo no se ha comunicado el entrenador Coito. El año pasado sí se comunicó con Danielo Núñez (técnico de Cerro Largo) y este año con Juan Ramón Carrasco (técnico del Fénix), con mi representante y les ha preguntado cómo voy. También he visto entrevistas en Honduras que dice que me viene haciendo un seguimiento, pero yo estoy enfocado en trabajar y lo demás vendrá por añadidura".



Fernández destaca que: "No es de menos estar en el fútbol de Uruguay, aquí los partidos hasta que no pita el árbitro no se define. Aquí los equipos del último lugar le pueden ganar al primero, es bien aguerrido y Coito sabe de fútbol".

Tras su buen momento que vive con el equipo Fénix y el seguimiento que le está dando Coito, el catracho se ilusiona. "Yo llevo el tercer partido de titular y eso me llena de confianza; físicamente estoy bien, con el apoyo de los compañeros y técnicos. La verdad que estoy pasando un momento lindo y espero un día llegue el llamado a la Selección y aprovecharlo".

La apertura de Coito en llamar jugadores que pasan por un buen momento es lo que lo hace soñar al originario de Triunfo de la Cruz. "Coito es un técnico muy conocido en Uruguay, es bueno que le hayan dado la oportunidad a un buen entrenador y que le está dando chance a los jóvenes. La base de la mayor es casi la Sub-23 y yo voy a seguir trabajando para ver si un día llega ese llamado a la Selección".

Carlos Fernández es uno de los tantos legionarios que han emprendido el sueño por un futuro mejor y hoy la vida les comienza a sonreír, pero no solo se conforman con eso, sino que quieren cumplir sus sueños de jugar en la Selección Nacional.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias